El TS reconoce a un hotel el perjuicio provocado por las obras del Metro
Miércoles, 15-04-09
Fueron once meses de ruido y polvo las 24 horas del día. El Hotel Miguel Ángel, en la confluencia de las calles de José Abascal con Miguel Ángel y Castellana, se vio cercado desde abril de 1996 a marzo de 1997 por las obras de conexión de las líneas 8 y 10 del Metro de Madrid en la parada de Gregorio Marañón. La ejecución se realizó a cielo abierto. La propiedad intentó reclamar la responsabilidad patrimonial de la Administración, sin conseguirlo. Al final, una sentencia del Tribunal Supremo -que admite el recurso contra otra del Superior de Justicia- les acaba de dar la razón.
Por ello, la Comunidad de Madrid deberá indemnizar a la propiedad del hotel por los daños y perjuicios que provocó la realización de estas obras. La empresa asegura que perdieron clientela y tuvieron que bajar precios, lo que les ocasionó daños económicos, que reconoce el Tribunal. «Los transeúntes soportaron las molestias de una calle cortada y en obras; los titulares de actividades económicas en la zona sufrieron, sin excepción, las consecuencias de la ejecución de unos trabajos públicos, llevados a cabo en beneficio de todos; pero nadie, salvo la compañía recurrente, tuvo que soportar durante un largo periodo una excavación «a cielo abierto» en la puerta de su negocio», recoge la sentencia.
El Supremo sostiene que los daños son imputables a la Administración y que no tuvieron su causa inmediata en la actuación del contratista sino en el proyecto, tal y como fue aprobado por la Comunidad de Madrid. Los trabajos, asegura en la sentencia, se desarrollaron con arreglo al proyecto y los ejecutores de la obra mantuvieron repetidas reuniones con los responsables del hotel a fin de minimizar sus efectos, por lo que si «algún protagonismo cabe imputar a la empresa adjudicataria» es el de intentar amortiguar sus consecuencias.
La cuantía de la indemnización se fijará en la fase de ejecución de la sentencia, y se calculará con la evolución que deberían haber seguido los beneficios del establecimiento entre junio de 1996 y mayo de 1997 de no haber habido obras, y comparando con los declarados a dicho período para calcular las ganancias que dejaron de obtener.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...