Miércoles, 15-04-09
Para presentarse ante los medios de comunicación en su primer día ejerciendo como ministra de Cultura, Ángeles González-Sinde eligió significativamente la firma de un convenio con Audiovisual Aval para financiar con ayudas las industrias culturales. Pero las primeras palabras que los periodistas le pidieron eran sobre otro asunto candente: el hosco recibimiento que la comunidad de internautas la ha regalado.
La ministra «Sindescargas», tal y como la han bautizado los más militantes en la red, respondió con voz muy calma: «Que los internautas no se preocupen, que no tengan miedo, que internet seguirá siendo la herramienta prioritaria de difusión de la cultura y de comunicación de nuestros tiempos. El avance de internet es imparable».
Tampoco perdió la calma cuando, en un inciso, otro periodista le pidió una reacción a la recusación que la Asocación de Internautas ha pedido por sus intereses en el sector del cine, debido a su condición de presidenta de la Academia y a su vinculación con tres empresas, como informó ayer ABC. González Sinde dijo que cree que su posible falta de «aptitud, imparcialidad y neutralidad» -tal era la acusación- es «algo que tendrán que estudiar los organismos competentes o expertos en esa materia jurídica».
Pero la mayor atención, lógicamente, se centraba en los nombramientos de su Ministerio. «No lo sé, realmente. Llevo sólo dos días en el cargo, y lo mejor es que sea responsable y me ponga al día de todos los asuntos», dijo González-Sinde, quien no quiso pronunciarse sobre la decisión de nombrar a Ignasi Guardans director general del Instituto de la Cinematografía y las Artes Audiovisuales (ICAA) y aseveró que «por respeto, hay que esperar a que sea oficial en dos semanas o diez días, porque él todavía tiene su escaño de europarlamentario».
Sin embargo, sí fueron confirmados otros tres directores generales, los del Libro, Rogelio Blanco; Bellas Artes, José Jiménez, y del INAEM, Juan Carlos Marset. De hecho la ministra se había reunido con Blanco la víspera, mientras que con Jiménez pudo hablar en la mañana de ayer y con Marset en el almuerzo.
En las breves declaraciones a los medios, González-Sinde señaló que con Marset, de «momento no va a ocurrir nada». «Todavía -decía a última hora de la mañana de ayer- tengo que reunirme con él». Más concreta fue con el director general de Bellas Artes y Bienes Culturales, José Jiménez, para quien tuvo amables palabras: «Si quiere, continuará en su puesto, porque es un magnífico director». Por otro lado, también seguirá en su cargo el director general del Libro, el leonés Rogelio Blanco.
Sobre las prioridades de González-Sinde al frente de su departamento, la ministra sólo explicó que «van a ser todas las áreas, no sólo el cine, y muy en concreto la promoción de la cultura y el patrimonio cultural español en el exterior». Al cine lo calificó como «una parte importante, una gran locomotora, pero es una de las industrias culturales y tenemos otros asuntos por suerte en el Ministerio que nos van a hacer trabajar».
Con respecto al acuerdo firmado ayer entre Sinde y Miguel Angel Benzal, consejero delegado de Audiovisual Aval S. G. R (Sociedad de Garantía Recíproca), se centrará en las ayudas para el coste de los avales para industrias culturales. Este acuerdo se enmarca en el Plan de Fomento de la Industria Cultural 2009 que ha puesto en marcha el Ministerio de Cultura. Estas ayudas, financiadas por el Ministerio y gestionadas por la entidad Audiovisual Aval S. G. R. , consisten en subvenciones dirigidas a sufragar el coste de los avales necesarios para la obtención de préstamos que permitan la puesta en marcha de nuevos proyectos empresariales o actividades culturales.
La ministra recordó que desde la creación de la Sociedad hace tres años, Cultura ha aportado 4 millones de euros y que con este nuevo acuerdo (que ahora se extiende no sólo al audiovisual sino al resto de actividades culturales) su Departamento pone en marcha una línea de ayudas por importe de un millón de euros con los que el Ministerio sufragará parte de los avales citados.
Asimismo, González-Sinde recordó que esta actuación «es clave para el éxito de la inminente apertura de la línea de financiación ICO Industrias Culturales 2009, dotada de 22 millones de euros, para otorgar préstamos a las empresas culturales a un tipo de interés del 2 por ciento. De esta manera, y en tiempos de incertidumbre económica, mejoraremos la financiación de las empresas culturales y contribuimos a fortalecer nuestra industria cultural», indicó.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...