El Gobierno parece dispuesto a cambiar de arriba a abajo el marco normativo que ha estado vigente para el sector audiovisual en los últimos años. Si hace unas semanas aprobaba un decreto para permitir las fusiones entre cadenas privadas de televisión, ahora el objetivo es autorizar la TV Digital Terrestre de pago, un sistema que no está contemplado en la legislación vigente aunque es tecnológicamente posible.
La TDT de pago ha sido una de las peticiones más insistentes por parte de grupos de comunicación como La Sexta o Mediapro. Cabe recordar que a partir de la próxima temporada la productora catalana que preside Jaume Roures controlará la gran mayoría de los derechos audiovisuales de los clubes de la Liga de fútbol, y que la autorización de la TDT de pago abriría una atractiva ventana de explotación para intentar comercializar este producto.
Carrera contrarreloj
Lo cierto es que el Gobierno tenía previsto dar luz verde a este sistema televisivo aprovechando la tramitación de la futura Ley General Audiovisual, como así figura en los distintos borradores del texto que existen. Sin embargo, la próxima temporada liguera está a la vuelta de la esquina y para lanzar la campaña comercial se requeriría una aprobación inminente.
Según ha podido saber ABC, el Ejecutivo estudia acelerar el proceso mediante la elaboración de un decreto dedicado a la TDT de pago, medida que incluso podría materializarse en el Consejo de Ministros previsto para hoy. La iniciativa vendría dirigida desde la Vicepresidencia Primera del Gobierno, debido a que es María Teresa Fernández de la Vega quien ha tutelado la redacción del proyecto de Ley General Audiovisual.
Jaume Roures nunca ha ocultado su interés por la TDT de pago: «Sería un error enorme no aprovechar la campaña de Navidad para acelerar el tránsito de la audiencia a la TDT» ofertando contenidos «premium» para seducir a los hogares que aún no se han conectado, decía a finales del pasado año. En sintonía con estas declaraciones se ha manifestado el consejero delegado de La Sexta, José Miguel Contreras. Por contra, otros grupos como Prisa o Telecinco han pedido más paciencia al Ejecutivo.
Eso sí, el Gobierno deberá amarrar los suficientes apoyos parlamentarios si no quiere sufrir otro varapalo, como le sucedió al intentar ratificar el decreto de fusiones.

Enviar a:

¿qué es esto?