El jugador del Madrid se negó a calentar para salir en Málaga a cinco minutos del final. Decepción en el cuerpo técnico por el comportamiento de uno de los capitanes
VÍdeo: Cuatro.com
La fractura laboral entre Juande Ramos y Guti es total. Pese a que el entrenador ha intentado taparle en los últimos meses porque había motivos familiares de por medio, ahora se ha cansado. Decía en la rueda de prensa previa al viaje a Málaga que Guti era uno más, algo que nadie se creía: «No ha creado ningún problema. Es un jugador más de la plantilla que utilizo cuando creo conveniente. Por quedarse un día fuera de la convocatoria viene toda la polémica, cuando muchos días han estado fuera Drenthe, Javi García o Faubert».
Lógicamente, intentaba que el problema se quedase en el vestuario y no saltase a los medios de comunicación para convertirse en una novela por entregas. Pero el último pecado ha sido cazado por las cámaras de la cadena Cuatro. Fue en Málaga, donde realizó un seguimiento al jugador. Antes del partido, en el banquillo junto a Javi García y a Saviola, hizo de pitoniso. Fue cantando los cambios a sus compañeros y recalcó que él no sería de la partida.
«Quedan cinco minutos»
Lo tenía claro el jugador. Se fue cumpliendo el guión que había diseñado. La escena se agravó en la recta final, cuando le tocó el turno de intervenir. Quedaban cinco minutos para el final. Jordi García, uno de los preparadores físicos, se dirigió hacia Guti para que calentase porque podía ser el tercer cambio para perder tiempo.
<Guti no se tragó el envite. «¡Venga coño! ¡Que quedan cinco minutos!», espetó. Tiró un órdago ante la sorpresa de Míchel Salgado, a su lado en el banquillo. El ayudante no sabía cómo salir del entuerto. La realidad es que el jugador no estaba por la labor de mover un pelo. Y así lo supo Juande Ramos. Finalmente Drenthe entró al campo por Van der Vaart.
Ahora, el entrenador ya comparte una prueba con los medios de comunicación y con los aficionados para, si lo entiende oportuno, darle un escarmiento. El rendimiento de Guti en las últimas semanas no llega al aprobado. Entre sus despistes y la falta de compromiso se ha montado un enorme galimatías.
Juande se queja de que Guti se ha entrenado fatal últimamente. Se toma el trabajo a la ligera y entiende que por su condición de capitán todo lo que haga debería ser ejemplarizante para el grupo. Un problema que conoce Raúl hace tiempo y que ha intentado corregir en la medida de lo posible.
El Real Madrid, por su parte, no está dispuesto a pasarle ni una más por alto y su futuro inmediato es incierto. Una de las máximas de Juande es que no quiere ser injusto con el grupo y, si no cambian las cosas en los próximos días, pinta en bastos para el canterano. También hay que esperar a la postura que adopte el Bernabéu, donde un amplio sector ha sido muy crítico con él desde que viste la camiseta blanca.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Mundial Sudáfrica 2010
Facebook ABC.es