A la cabeza de Fedepe, Eva Levy empeñó 17 años en que se considerara a la mujer digna de ser directiva. Hoy, con la ley de Igualdad, las selecciona para consejos de administración. Su garantía: Las féminas en la crisis no se hunden
«Las empresas con mujeres en sus consejos sufren la mitad de pérdidas»
Actualizado Lunes, 30-03-09 a las 10:19
-¿Qué tipo de mujeres anda buscando?
-Entre los 45 y los 55 años -la edad media de los consejeros en España es de 59-, muy sólida, con valores demostrados, capaces por su nivel de compromiso, pero también con éxitos contrastados. Su formación puede ser variada porque en los consejos de administración debe de haber diversidad, con conocimiento del mundo de la empresa y la estrategia, y pensadoras, que traen paciencia y tranquilidad, porque en los tiempos que corren hay que tener nervios de acero.
-¿Sus propuestas están garantizadas?
-Visto lo sucedido, las mujeres podemos aportar mucho, no sólo porque seamos laboriosas, largoplacistas, el 50% de la sociedad y sabemos que trabajar mano a mano con los hombres complementa muchas de sus virtudes cortoplacistas y audaces... No, no: Hay datos que demuestran, tanto en Europa como en EE.UU., la correlación estrecha entre la presencia de mujeres en la alta dirección y los resultados de la empresa, que cuando no son beneficios, es menor el quebranto. Empresas con mujeres en los consejos han sufrido la mitad de pérdidas. Es la realidad. Un estudio de McKinsey revela que el ROE, ratio que mide la rentabilidad, es superior cuando hay mujeres, lo mismo que el EBIT (beneficio antes de intereses e impuestos).
-Y además salimos más baratas...
-Lo que ha hecho que a altos niveles se despidan más hombres que mujeres, que cuestan entre un 20-30% menos, según los estudios salariales.
-¿Partidaria de la Ley de Igualdad hasta el infinito y más allá?
-No. La ley es necesaria para poner fin a muchas injusticias, como la falta de objetividad, de criterio. Transitoriamente, es fundamental, aunque haya muchas mujeres anti cuotas que se horrorizan y, sin embargo, no se asustan por cómo estamos sin aportar alternativas. Además, como todos en ExcellentSearch -para quien trabaja-, pienso que la ley ya no hay que debatirla, sino cumplirla. Y eso se hace creyendo en el talento y la diversidad. Y en que los currículos de las mujeres estén ahí, bien visibles.
-Nuestras hijas dudan de que les merezca la pena dejarse el pellejo en esta carrera de fondo. ¿Para esto se hizo la guerra?
-La guerra son muchas batallas y se van ganando poco a poco. La mujer ha avanzado, se ha formado y ha llegado a un punto donde tiene que dar otro salto más, y no hay que desesperarse porque nunca se gana del todo. Y compensa dejarse el pellejo porque la independencia es clave a todos los niveles. Prueba de ello es el desastre de mujeres maltratadas, donde un factor principal es no tener autonomía...
-Perdone, pero las he conocido de elevados estudios, profesionales de alta cualificación, y con la cara vuelta del revés.
-También se da. Hay un problema de autoestima, de pena, de decir a la familia que una se ha equivocado, que ese individuo no es lo que parece...
-¿Qué opina del caso Madoff y su repercusión en la comunidad judía?
-Es un caso de total falta de control y, finalmente, Madoff es el ser humano, que si le dejas... Por eso ha de funcionar la contención de la avaricia, la codicia, que cobre peso la sociedad civil. Aprender que sin valores ni ética sólo se va al infierno. Madoff es uno más, pero que entendió cómo somos: creó un club donde era un honor estar y acalló voces críticas. Que sea judío es una desgracia, ¡parece que todos los judíos somos así!; pero ha perjudicado como nadie a instituciones judías, también de caridad, hoy arruinadas. Sé de gente que se ha empleado en lo que ha podido porque con 71 años no tiene para comer.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...