El vicepresidente Solbes asegura que CCM «es una entidad solvente», que «no hay ningún agujero fianciero» y que la intervención es una actuación «más simbólica que económica» | El Gobierno aprueba un aval del Tesoro de 9.000 millones pese a que cree que se necesitará menos de un tercio
Actualizado Lunes, 30-03-09 a las 02:12
Tras dos intentos fallidos de fusión (primero con Ibercaja y después con Unicaja) la salvación, en principio, de Caja Castilla-La Mancha (CCM) ha recaído en la intervención del Banco de España y en el saneamiento económico de la entidad a través de avales del Estado por valor de hasta 9.000 millones de euros. A partir de este momento, el Banco de España buscará la mejor fórmula posible de sacar adelante la entidad y «sólo recurriría a su liquidación en un caso extremo», señalaron fuentes del regulador financiero.
Ni los «apaños» políticos socialistas ni el Fondo de Garantía de Depósitos de las cajas de ahorros han podido tapar el «no agujero», según Solbes, de esta caja. Pero sí se utilizarán avales, al menos, por 2.000 ó 3.000 millones. Tanto el Gobierno como el Banco de España insisten en señalar que CCM tiene un patrimonio neto positivo «y es, por tanto, una entidad solvente, pero tanto la situación de su capital regulatorio como sus perspectivas financieras aconsejaban buscar soluciones que garantizaran su futuro».
La realidad es que la cifra que ahora prevé el Gobierno utilizar en avales concuerda en cierto modo con el supuesto acuerdo financiero al que esta caja había llegado la semana pasada con el Banco de España y con Unicaja para formalizar la fusión de ambas entidades. Ese acuerdo pasaba por la compra por parte del Fondo de Garantía de Depósitos de 500 millones de euros en participaciones preferentes de CCM, para que esta caja pudiera provisionar la morosidad esperada en 2009.
Además supuestamente el Banco de España le concedería avales por otros 900 millones en el caso de que su cartera crediticia se deteriora aún más y 300 millones más serían avalados con plusvalías latentes de sus participaciones industriales.
Fuentes financieras señalaron a este periódico que Unicaja podría haberse negado a realizar la fusión al basarse buena parte del saneamiento de CCM en avales, de ahí que el Banco de España decidiera intervenir esta caja antes de que la situación de la entidad se deteriorara más si se volvía a buscar una nueva fusión.
En un comunicado oficial, el Banco de España informaba de la primera intervención de una entidad desde que realizara en 1993 la de Banesto. En aquella ocasión, la salvación del banco se hizo mediante una operación «acordeón», reduciendo el nominal de la acción y luego haciendo una ampliación de capital suscrito por el Fondo de Garantía de Depósitos. Posteriormente se realizó una subasta que fue adjudicada al Santander.
Cambio a petición de Moltó
El Banco de España comunicó también la sustitución de los administradores de Caja Castilla-La Mancha por dos inspectores del organismo supervisor y un letrado jurídico (Carlos Miguel Hervás, Raúl Hernández, Jorge Pérez Cerdá,). Este último estuvo inspeccionando la caja hasta diciembre pasado, cuando Juan Pedro Hernández Moltó, el presidente de CCM. pidió que le sustituyeran.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...