Lunes, 09-03-09
«No me veía trabajando como mis padres», señala. Así que se planteó buscar otra forma de hacer rentable el producto y hacerlo llegar al consumidor final.
«Investigamos todo sobre las propiedades de la granada, vimos que había potencial y en 2006 nos animamos a dar el paso. Abrimos una web con la idea de ofrecer algo atractivo y funcionó».
Más adelante y con la colaboración de la Universidad Miguel Hernández (UMH) estudiaron hacer zumo de esta fruta, bajo el nombre de «Granavida», que además de comercializar en España exportan a países de la Unión Europea.
Esta empresaria de 43 años reconoce que lo más difícil es compaginar el trabajo con la vida familiar. «Quiero hacerlo bien con mis hijos, pero la responsabilidad empresarial hace que no tengas horarios». Reconoce que tuvo dificultades para poder explicar el proyecto a la hora de buscar apoyos. «Era algo tan novedoso que muchos no creían que pudiera funcionar».
Celia opina que los hombres deberían empezar a confiar más en las mujeres.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...