El mitin forzoso de Quintana se convierte en la «comidilla» de la campaña gallega
Quintana, en su acto «robado» de ayer con ancianos / EFE
Actualizado Viernes, 20-02-09 a las 20:30
A la tercera edad, como a todas, le gustan los viajes baratos y divertidos. A eso aspiraban los más de 500 pensionistas que se apuntaron ayer a una excursión a Portugal organizada por la Confederación Gallega de Mayores. Pero el paquete tenía sorpresa, una parada forzosa en Oia, provincia de Pontevedra.

Allí, los ancianos se toparon con que el candidato del BNG a presidir la Xunta de Galicia, dispuesto a soltarles la clásica perorata de campaña electoral, un mitin, vamos. Los abuelos aguantaron el chaparrón como pudieron, con la esperanza de poder partir pronto hacia el destino que les habían prometido.

Quintana eludió hoy pronunciarse sobre el controvertido mitin, pero sí ha tenido oportunidad de hablar de su elevada nómina. El líder nacionalista ha dicho que los altos cargos deben cobrar lo que cobran por su «alta cualificación». Preguntado durante un acto electoral por un jubilado por las diferencias salariales entre los ciudadanos y los políticos, Anxo Quintana respondió diciendo que «si se compara el sueldo de un alto cargo con el de un albañil es tremendamente injusto, pero es que la sociedad es injusta».

«Trabajándose a los jubilados»Quintana, además vicepresidente regional, echaba sus manos al viento y «vendía» su gestión, sobre todo en lo relativo a los derechos de los jubilados. A su auditorio lo que le importaba era llegar a su destino y dar cuenta de la comida y la cena que les habían prometido. Más de uno acabó mostrando su indignación con el inesperado «evento» que tuvo que «tragarse».

El día después del «secuestro de voluntades» -así lo ha calificado Alberto Núñez Feijóo- ha abierto la veda de las reacciones. No es la primera vez, ni será la última, que los mayores se convierten en sujetos pacientes del mercadeo electoral de los partidos. Los años de Felipe González al frente del Gobierno español se recordarán como aquellos que los que de un modo más descarado se empleó a un organismo público como el Imserso para ganarse impúdicamente el apoyo electoral de los ancianos.

El caso es que el mitin forzoso a los ancianos le ha granjeado las críticas incluso de su propio socio de Gobierno. Quintana excusó el episodio de ayer, alegando que desconocía que los ancianos estaban allí obligados. Mar Barcón, secretaria de Organización de los socialistas gallegos, ha destacado hoy que en los mítines de su partido, «todo el mundo sabe que va a un mitin», en lo que intuía una auténtica ofensiva bajo cuerda de los socios de gobieno del BNG en la última legislatura.

El candidato nacionalista está dando mucho juego en esta campaña, al someterse hoy a las preguntas de una decena de ciudadanos, al estilo de la fórmula del programa de TVE «Tengo una pregunta para usted», pero con la peculiaridad nada desdeñable de que las personas habían sido escogidas por la organización del BNG en la presente campaña.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...