Los datos
Enel entregará a Acciona un total de 10.966 millones de euros por su 25% de Endesa. A este importe habrá que restarle los 1.500 millones de euros que Acciona percibirá en dividendos de Endesa. El grupo italiano, por su parte, recibirá otros 4.500 millones de euros en dividendos , de los que empleará alrededor de 3.000 millones en sufragar parte de la operación.
Actualizado Viernes, 20-02-09 a las 22:01
Acciona ha completado la venta de su participación en Endesa por 8.200 millones en efectivo y 2.105 megavatios renovables, pertenecientes, entre otros, a la totalidad de la energía eólica. Sin embargo, Enel deberá recibir el visto bueno de Bruselas, y así tomar el control de la eléctrica. Además, el grupo italiano está a la espera de conocer si la Comisión Nacional de Energía (CNE) decide analizar la operacióin y de si el Gobierno decide hacer lo mismo, invocando a la conocida como Ley Rato.
Acciona ha vendido su 25% en Endesa por 8.200 millones en efectivo y 2.105 megavatios (MW) renovables, según el acuerdo final entre la constructora y Enel, indicaron a Europa Press en fuentes empresariales. De esta forma, Acciona recibirá exactamente, sin primas, el importe del 'put' de venta al que tenía derecho como parte del pacto parasocial firmado entre el grupo constructor y Enel en marzo de 2007 para controlar Endesa, cifrado en 11.100 millones de euros. En concreto, Acciona recibirá 9.600 millones de euros en efectivo de manos de Enel y otros 1.500 millones en dividendos de Endesa como pago por su 25% en la eléctrica.
Con este dinero, se cubrirá el pago del 'put' de venta. Tras ello, la constructora de la familia Entrecanales comprará por 2.900 millones los activos renovables de Endesa. Estos activos consisten en 2.105 megavatios (MW) en España y Portugal, de los que 688 MW corresponden a centrales hidráulicas, y
quedarán integrados dentro de la sociedad Acciona Energía. Para afrontar la parte en efectivo que le corresponde en la operación, Enel ha suscrito un préstamo con doce entidades por 8.000 millones de euros.
El acuerdo firmado hoy está condicionado a que Enel no tenga que lanzar una Oferta Pública de Adquisición (OPA) por el 100% de Endesa y se vea obligada por tanto a tomar el 8% de los minoritarios, lo que habría encarecido en más de 3.000 millones la compra. Con la ruptura de su relación con Acciona, la compañía italiana eleva del 67% al 92% su participación en Endesa y asume un control que, debido al acuerdo de accionistas de marzo de 2007, le estaba limitado.
Dividendo de 6.200 millonesUna vez cerrado el acuerdo de disolución, el consejo de administración de Endesa acordó dar aprobación al reparto de un dividendo total de 6.200 millones de euros entre sus accionistas, de los que Acciona ingresará su parte correspondiente de 1.500 millones.
Enel ingresará 4.150 millones de euros gracias a este dividendo, que incluye los ingresos extraordinarios procedentes de la venta de activos de Endesa a E.ON, mientras que los accionistas minoritarios, representativos del 8% del capital, recibirán 500 millones.
Por otro lado, el presidente de Acciona y todavía presidente de Endesa, José Manuel Entrecanales, seguirá temporalmente al frente de la eléctrica, mientras se resuelven los detalles asociados a la operación. El consejero delegado de Enel, Fulvio Conti, ha viajado hoy a Madrid para sellar el acuerdo, que pone fin a
una larga pugna por Endesa, iniciada en septiembre de 2005 con el lanzamiento de la OPA de Gas Natural. Las negociaciones de ruptura en Endesa han estado encabezadas por el vicepresidente de la eléctrica, Andrea Brentan, en nombre de Enel, y por el consejero director general de Acciona, Valentín Montoya, quien también forma parte del consejo de la eléctrica. En el plano legal, Acciona está siendo asesorada por el despacho Uria Menéndez y Enel, por Cuatrecasas.
Aprobación de BruselasEnel deberá recibir el visto bueno de la Comisión Europea para comprar el 25% de Acciona en Endesa y tomar el control de la eléctrica, indicaron a Europa Press en fuentes empresariales. Además, el grupo italiano quedará a la espera de conocer si la Comisión Nacional de la Energía (CNE) decide analizar la operación, y de si el Gobierno decide hacer lo mismo invocando la disposición adicional vigésimo sexta de la Ley 55/1999, también conocida como Ley Rato. No obstante, fuentes ministeriales indicaron a Europa Press que en España no será necesaria la aprobación del Gobierno a esta operación.
La La Ley Rato, diseñada en 1999 para evitar la entrada de EDF en Hidrocantábrico, permite al Ejecutivo limitar los derechos políticos en el consejo de una compañía de una empresa participada por capital público extranjero.
Por su parte, el portavoz del Competencia del Ejecutivo comunitario, Jonathan Todd, explicó a Europa Press que "son las empresas las que deben hacer los números y saber si tienen que notificar la operación o no, si está cubierta por la autorización (que Bruselas dio a la oferta de Enel y Acciona sobre Endesa) o es una operación distinta". Por otro lado, fuentes de la CNE señalan que el regulador energético deberá decidir si analiza la operación a la luz de la Función 14 o si decide inhibirse. La Función 14 le capacita para pronunciarse sobre movimientos significativos en el capital de empresas con actividad regulada.
La CNE ya decidió inhibirse en septiembre en la compra de Unión Fenosa por Gas Natural y no utilizar una potestad que ha sido declarada ilegal por el Tribunal de Luxemburgo y que sirvió en el pasado para impedir la adquisición de Endesa por E.ON. En concreto, la Justicia comunitaria censuró en julio de 2008 la parte del articulado en la que se requiere la autorización de la CNE en la compra de participaciones de más del 10% en empresas reguladas o sujetas a control administrativo. La Función 14, introducida por el Gobierno en febrero de 2007 para obstaculizar la compra de Endesa por parte de E.ON, no ha sido todavía derogada, para lo que se requeriría un real decreto u otra fórmula legislativa.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...