Ariel Rot y la fórmula que nunca falla
Ariel Rot /JOSÉ MARÍA BARROSO
Publicado Jueves, 19-02-09 a las 13:05
Con pantalón rojo y una camiseta con la imagen de un ancla, el cantante argentino Ariel Rot volvió a subirse a los escenarios con su banda habitual, en lo que fue su primer concierto como solista de este año.
Con Joaquín Sabina y Jaime Urrutia como testigos de lujo en la madrileña Sala Clamores, el show comenzó con 'El vals de los recuerdos', uno de esos temas que enganchan con sus primeros golpes de guitarra, seguido de 'El mundo de ayer', con un tranquilo Ariel.
Como era de esperar, no faltó de nada: comentarios jocosos, largos solos de guitarra, el perfeccionismo del argentino y, sobre todo, auténtico rock and roll. Eso sí, en una de esas fórmulas que siempre gustan y que, por tanto, aciertan, pero que camina sobre seguro, sin riesgos.
Sonaron, incluso, 'Hasta perder la cuenta', de Sergio Makaroff, y el ya clásico tema 'Lo siento, Frank' que, pese a ser uno de sus más recientes en su etapa en solitario, su público lo ha cogido con gracia. Con la instrumental y aplaudida 'Confesiones de un comedor de pizza' llegó uno de los más esperados, 'Vicos caros', que el público coreó al unísono. Momento sublime.
Los imprescindiblesPor supuesto, no podían faltar temas como 'Adiós carnaval', 'Brumas en la Castellana', 'Dos de corazones' o 'Hoja de ruta', una de sus canciones talismán que también funcionan muy bien en directo. Pero sin rechazar la obligada necesidad de interpretar 'Dulce condena' o 'Mucho mejor' -en versión tango con algunas deficiencias sonoras-, de los míticos Los Rodríguez, porque, no olvidemos, que cuando uno asiste a un concierto de Ariel Rot también se va a uno del que fuera guitarrista del grupo argentino.
Tras un guiño al pasado, retomó con 'Baile de ilusiones', lo que levantó a los asistentes del estado de letargo en el que se habían sumido después de algunos medios tiempos y, tirando, entre otras, con el clásico 'Adiós mundo cruel' para acabar la velada, momento perfecto para enfudarse una camiseta con el lema 'Who the fuck are the Rolling Stones anyway'.

Enviar a:

¿qué es esto?