Dentro del historial de frustraciones acumuladas por el presidente Obama a la hora de cerrar su equipo de gobierno, la cartera de Comercio ha vuelto a quedar vacante ayer por segunda vez consecutiva. De forma inesperada, el senador Judd Gregg -camino de convertirse en el tercer ministro republicano del nuevo gobierno demócrata de Estados Unidos- ha presentado su renuncia citando diferencias insalvables sobre cuestiones como el plan de estímulo económico a punto de ser aprobado por el Congreso.
El veterano político republicano de New Hampshire ha resaltado la existencia de "diferentes puntos de vista en muchas cuestiones críticas". Entre esos temas, el senador ha citado el censo federal previsto para el 2010. Una responsabilidad del Departamento del Comercio especialmente delicada en Washington ya que de las cifras del censo actualizadas cada diez años dependen entre otras cosas el trazado de distritos electorales y el reparto de muchos fondos federales.
Con anterioridad, Barack Obama había ofrecido la cartera de Comercio a Bill Richardson, el hispano con mayor perfil político de Estados Unidos. Sin embargo, el gobernador demócrata de Nuevo México renunció en enero al reconocer que era objetivo de una pesquisa federal sobre un posible delito de corrupción. El caso, investigado con ayuda de un gran jurado, se centra en una empresa de California que realizó múltiples donaciones a las arcas electorales de Richardson y ha resultado ganadora de sustanciales contratos públicos con el Estado de Nuevo México, valorados en más de 1.500 millones de dólares.
En la formación de la cúpula de su gobierno, Barack Obama ha acumulado también la baja de Tom Daschle. El ex líder demócrata del Senado tuvo que declinar su nominación para hacerse cargo del Departamento de Salud y liderar una prometida reforma sanitaria al trascender que no había cumplido debidamente con sus obligaciones fiscales. También por problemas de impuestos, se ha registrado la dimisión de Nancy Killefer, elegida por el presidente Obama para un destacado y nuevo puesto de supervisión sobre el gasto del gobierno federal. Sin embargo, similares complicaciones con el Fisco de Estados Unidos no consiguieron descarrilar el nombramiento de Timothy Geithner como secretario del Tesoro.(

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...