Un ataque talibán a edificios del Gobierno en Kabul deja 20 muertos
Soldados afganos y británicos toman posiciones a las afueras del Ministerio de Justicia. FOTO: EFE
Actualizado Miércoles, 11-02-09 a las 17:20
Al menos 20 personas murieron hoy, 11 de ellas civiles, y 57 resultaron heridas en un ataque talibán coordinado contra tres edificios gubernamentales en Kabul, que incluyó un asalto al Ministerio de Justicia y dos atentados suicidas.

En rueda de prensa en la capital afgana, el ministro de Interior, Mohamad Hanif Atmar, recordó que "el enemigo aún tiene la habilidad de transportar armas y explosivos a la ciudad de Kabul, lo cual es una gran causa de preocupación". Atmar precisó que entre los 20 muertos hay siete policías, dos miembros de los servicios de inteligencia y 11 civiles, aunque una fuente del Ministerio de Sanidad consultada por Efe situó en 26 el número de víctimas mortales y en 50 el de heridos.

Los ocho talibanes que integraban el comando terrorista, armados con rifles y granadas, también perdieron la vida, según la versión oficial. "Los agresores intentaron atacar tres objetivos: el Ministerio de Justicia, el de Educación y el Departamento de Prisiones", en el que dos talibanes llevaron a cabo ataques suicidas, detalló a Efe el portavoz de Interior, Zemarai Bashary.

Los talibanes se atrincheraron en el Ministerio de JusticiaAl Ministerio de Justicia llegaron cinco atacantes, aunque uno de ellos activó la carga explosiva que portaba antes de entrar en el edificio, mientras que sus acompañantes se atrincheraron en el interior. El edificio fue rápidamente rodeado por las fuerzas de seguridad, que dieron muerte a todos los talibanes, aunque también se registraron bajas entre los agentes.
Pero el atentado más sangriento había tenido lugar poco antes en el departamento penitenciario de Khairkhana, en el norte de Kabul, donde dos suicidas hicieron estallar la carga explosiva que llevaban. El octavo terrorista del comando fue alcanzado y abatido por la policía en las inmediaciones del Ministerio de Educación, aunque un testigo relató a Efe que en realidad se suicidó al verse rodeado.

Tras momentos de gran confusión, las imágenes de televisión mostraron a varias ambulancias transportando heridos en el atentado del departamento penitenciario y en el asalto al Ministerio de Justicia, situado en las cercanías del Palacio Presidencial.

Tras reivindicar la autoría de la acción, los talibanes aseguraron que en la ciudad habían penetrado siete suicidas y que habían atacado cuatro lugares, según su portavoz, Zabiullah Mujahid, en declaraciones recogidas por el canal televisivo afgano Tolo TV.

El jefe de los servicios secretos afganos, Amerulá Saleh, compareció en rueda de prensa y aseguró que antes de iniciar el ataque los terroristas "enviaron tres mensajes", cuya naturaleza no especificó, a Pakistán, donde supuestamente se halla el cerebro de la operación. "Teníamos información, pero no podíamos usarla, era de carácter genérico y sugería que habría un ataque espectacular en Kabul con varios suicidas, pero no era muy específica", admitió Saleh.

La Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), misión militar bajo mando de la OTAN, emitió un comunicado de condolencia y condena por el ataque, perpetrado "contra instituciones civiles". El atentado múltiple, con un 'modus operandi' similar al asalto terrorista a la ciudad india de Bombay en noviembre de 2008, desató escenas de histeria y obligó a las autoridades a poner la ciudad en máxima alerta.

En Kabul está prevista para mañana la llegada del nuevo enviado especial de EEUU para Afganistán y Pakistán, Richard Holbrooke, en su primera visita tras asumir el cargo. El presidente de EEUU, Barack Obama, ha apostado por aumentar el grueso de las tropas estadounidenses desplegados en Afganistán, tras dos años de incremento sostenido de la acción insurgente, que tiene a Kabul como uno de sus objetivos estratégicos.

Aunque los talibanes son más fuertes en el sur y el este de Afganistán, Kabul ha sido escenario de varios atentados suicidas en los últimos meses, el último de ellos el pasado 17 de enero frente a la embajada alemana, cuando un suicida detonó una carga explosiva y mató a cuatro afganos y un soldado de EEUU. La semana pasada, las autoridades anunciaron la detención de 17 presuntos integristas de la red Haqqani -ligada a los talibanes-, supuestamente relacionados con seis atentados suicidas cometidos en la ciudad desde marzo de 2007.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...