España, campeona del paro de la UE y bajo la amenaza de la deflación
Qué es la deflación
La deflación es una caída de los precios que se prolonga durante varios períodos (al menos dos trimestres según el Fondo Monetario Internacional). Por lo tanto, se excluyen las caídas de precios en sectores concretos o que se produzcan de forma puntual. Es el fenómeno económico opuesto a la inflación.
Deflación no es lo mismo de desinflación, que se define como una desaceleración de los precios, es decir, siguen creciendo pero a un ritmo menor, mientras que la deflación implicaría tasas de variación negativas del IPC.
La deflación se produce cuando la oferta de bienes y servicios en una economía es superior a la demanda: el sector empresarial se ve obligado a reducir los precios para poder vender la producción y no verse obligado a acumular stocks.
Actualizado Lunes, 02-02-09 a las 11:47
La economía española no va bien. Eso no es nuevo. Lo que sí es novedoso y nada alentador son los datos económicos que día a día insisten en ahondar la crisis que nos toca vivir y que está dejando nuestra economía estancada. Hoy, dos fundamentales: el paro y los precios. Ya se conocían los estremecedores datos de desempleo y aunque las comparaciones son, según dicen, odiosas, hoy nos toca compararnos con Europa. Y salimos escaldados. España es el país de la Unión Europea en el que más han crecido las personas en paro (un 14,4% frente a un 7,4% en la UE).
El otro dato del día es la inflación. Los precios siguen bajando y a un ritmo mayor de lo que se esperaba. Hoy se ha conocido que la inflación armonizada (la que se mide por igual en todos los países de la zona Euro) alcanzó en enero su mínimo histórico después de bajar siete décimas y situarse en el 0,8%. Lo que sin duda es una buena noticia para el bolsillo del consumidor apunta un dato negativo: el riesgo de deflación, el fenómeno contrario a la inflación y de peligrosas consecuencias económicas.
Es cierto que este fuerte descenso de los precios se produce en una época de rebajas, muy agresivas debido al bajón del consumo, y se apoya también en los bajos costes del petróleo.
Desde el Gobierno se descarta categóricamente el riesgo de deflación. Hoy mismo, el secretario de Estado de Economía, David Vegara, ha advertido que la economía española verá en los próximos meses cifras de inflación reducidas, pero no llegará a sufrir deflación.
El dato de inflación armonizada, difundido hoy por el Instituto Nacional de Estadística (INE) corresponde al indicador adelantado del Índice de Precios de Consumo Armonizado (IPCA) que, de coincidir con la inflación general (IPC), supondría la más baja en 33 años, desde enero de 1977, primera fecha desde la que se tienen datos.
La tasa anual del IPC armonizado suele coincidir -apenas varía en alguna décima- con la del IPC general, cuya evolución del mes de enero se publicará el próximo 13 de febrero. De situarse el IPC en el 0, 8%, sería la tasa más baja desde junio de 1969, cuando alcanzó el 0, 5%, y su sexto descenso consecutivo.
España, campeona del paro de la UE y bajo la amenaza de la deflación
Según el IPCA difundido hoy por el INE, en enero la inflación bajó por sexto mes consecutivo hasta el 0,8 por ciento, tasa inferior en 3,6 puntos a la del mismo mes de 2008 y la más baja desde 1997, cuando comenzó a elaborarse este indicador.
Desde septiembre de 2007 el continuo encarecimiento de las materias primas y del crudo, que elevó el precio del barril de Brent hasta los 147 dólares en julio del año pasado, hicieron que las tasas de inflación se situaran en máximos históricos hasta alcanzar el 5,3 por ciento ese mes. No obstante, desde agosto de 2008 el precio del barril de Brent, de referencia en Europa, ha ido descendido y en enero su valor medio fue de 45,6 dólares, algo menos de la mitad de los 91,9 dólares que costaba un año antes.
El dato avanzado hoy por el INE corresponde al indicador adelantado del IPCA, que mide los precios de forma armonizada con el resto de países de la zona euro, y hasta el próximo 15 de enero, (fecha en la que también se publicará el IPC general), el INE no dará a conocer el dato definitivo que, normalmente, no suele variar en más de una o dos décimas. El INE elabora este indicador para incorporarlo al cálculo del índice adelantado del IPCA en toda la zona del euro y que difunde Eurostat, con el objetivo de ofrecer datos equiparables a los que se elaboran en Estados Unidos. El indicador adelantado se calcula utilizando la misma metodología que la que se emplea para el cálculo del IPC, con la salvedad de que para el primero se hace una estimación de los datos de los que aún no se dispone en el momento de la publicación.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...