Actualizado Viernes, 23-01-09 a las 00:19
La presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, se ha referido hoy públicamente por primera vez al escándalo sobre la supuesta trama de espionaje en la Comunidad de Madrid y lo ha hecho expresando su absoluta confianza en todos los miembros de su gabinete: «Pongo la mano en el fuego por todos mis consejeros» ha afirmado tajante.

La presidenta tiene claro que si hay una víctima política de todo este embrollo es ella. Soy «la principal perjudicada», ha afirmado en relación a un escándalo que ha trascendido ya la escala regional.
Aguirre se siente la mayor damnificada por un embrollo que está erosionando el Gobierno que preside. Por eso, ha querido recalcar que ese Gobierno "nada tiene que ver con estas imputaciones gravísimas y es el primero que quiere que se esclarezcan". En ese sentido, las palabras de la presidenta regional cuentan con el respaldo factual de que ha presentado dos denuncias ante la Fiscalía.
«El alcalde tendrá que rectificar»Al igual que esta mañana sus dos principales hombres de confianza, el vicepresidente Ignacio González y el consejero Francisco Granados, Aguirre ha reclamado que quien están difundiendo tan graves acusaciones las prueben, porque de lo contrario, según dijo, el Ejecutivo Regional se defenderá en los tribunales. «Aquí -ha añadido- no hay montada ninguna estructura de espionaje ni nada que se le parezca y quién diga lo contrario tendrá que probarlo y, si no lo acredita, tendrá que rectificar».

Esta último advertencia iba dirigida al alcalde Alberto Ruiz-Gallardón, que ha concedido credibilidad a las informaciones que hablan de que la supuesta red de espionaje se integra en la estructura de la Comunidad de Madrid. La batalla entre Aguirre y Gallardón parece reabrirse al hilo de el último escándalo en las filas del PP de Madrid.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...