Miércoles, 07-01-09
CARLOS HIDALGO
MADRID. La Asociación Madrileña de Ateos y Librepensadores y la de Ateos de Cataluña están a la espera de una respuesta de la empresa que gestiona la publicidad de la Empresa Municipal de Transportes (EMT) para traer a Madrid la campaña que ha levantado la polémica en Barcelona: publicitar en dos autobuses el ateísmo. «Probablemente, Dios no existe. Deja de preocuparte y disfruta la vida», reza el eslogan. Así lo confirmó a ABC el presidente de Ateos de Cataluña, Albert Riba, quien desveló que las primeras conversaciones formales con PubliSistemas -gestora de la publicidad de los autobuses municipales madrileños- se produjeron el viernes por la mañana. «Queremos hacer la misma campaña que en Barcelona. En PubliSistemas la conocían, así que les enviamos los carteles», explica.
La extensión de la campaña publicitaria a Madrid provocó la indignación de las principales asociaciones católicas que defienden la libertad religiosa. Así lo indicaron ayer a ABC los responsables del Centro Jurídico Tomás Moro, el Observatorio para la Libertad Religiosa y de Conciencia, y el Observatorio Antidifamación Religiosa.
A la espera de respuesta
Lo que esperan ahora las asociaciones ateístas es la respuesta, con un presupuesto concreto, de los publicistas de la EMT. Pero, antes, PubliSistemas deberá remitir la campaña a la EMT, «para que le dé el plácet», detalla Albert Riba. Las entidades ateas quieren que el presupuesto se atenga al dinero gastado en la campaña barcelonesa: 1.500 euros. La idea es que la iniciativa ya se ponga en marcha en las calles de Madrid el próximo 26 de enero y que se extienda por un periodo de 15 días. Los carteles lucirán en dos autobuses de sendas líneas de la EMT, a ser posible, de amplio recorrido y que pasen por lugares céntricos. En el caso de Barcelona, por ejemplo, las líneas elegidas han sido la 14 y la 41, que pasan por la plaza de Cataluña, lo que en Madrid equivaldría a la de Cibeles.
Albert Riba asegura que esta campaña tiene dos objetivos. Por un lado, «visualizar la existencia de un porcentaje muy alto de ateos o no creyentes». Y pone un ejemplo: explica que, en la encuesta del CIS de octubre de 2008, un 20 por ciento de la población declaraba que no creía en Dios. El segundo flanco por el que quieren actuar es en «hacer pensar a la gente, que se genere un debate social y que las personas reflexionen y se sitúen». Por ello, aseguran que no buscan «levantar polvareda». «Si algunos políticos van a coger el rábano por las hojas, que lo cojan, pero no aciertan en sus tiros», afirma el presidente de Ateos de Cataluña.
Acerca de la posibilidad de que la campaña, aún en conversaciones con la empresa de publicidad de la EMT, se vea abortada por la posible polémica que pueda levantarse, añade: «Conocemos la posibilidad de que haya algún tipo de interferencia, pero no tenemos preocupación. Nuestra campaña no es agresiva ni insultante. No contiene violencia ni sexo explícito». Sobre la financiación del proyecto, aseguran en la asociación que es cien por cien privada. «Viene de particulares, de miembros de las asociaciones [cuyo número no reveló], somos pocos pagando, pero, en estos momentos, nos encontramos con unas veinte adhesiones diarias», asegura.
Como se detalla en su página web, la idea original parte de la British Humanist Association, que ya cuenta también con autobuses que exhiben el eslogan por las calles de Londres. En la web española se piden donativos para la campaña. El montante total recaudado hasta ayer por la tarde ascendía a 4.865,28 euros.
Valencia, Sevilla, Bilbao...
Pero ahí no acaba todo. Los promotores no descartan que, en función de lo recaudado, la campaña en Madrid se alargue más allá de los 15 días previstos, como ha ocurrido en Barcelona, donde se ha prorrogado a cuatro semanas. Por otra parte, ya han pedido presupuesto a Valencia, para hacer lo propio, y pretenden hacerlo muy pronto a Sevilla. La intención es llegar también a Bilbao y Zaragoza. Además, no se descarta serigrafiar camisetas. La campaña en Barcelona, finalmente, arrancará el 12 de enero.
Fuentes municipales consultadas sobre si la campaña será una realidad en Madrid remitieron a PubliSistemas, pero indicaron que «hay un pliego de condiciones [en el contrato con el Ayuntamiento] al que se tienen que ajustar».
El Arzobispado de Barcelona se ha pronunciado: «La fe no es motivo de preocupación ni tampoco obstáculo para gozar honestamente de la vida». Las asociaciones católicas se mostraron en contra de la campaña. Javier María Pérez-Roldán, del Centro Jurídico Tomás Moro, afirmó que «hace muy pocos años no había ningún problema de este tipo». «Todo empezó en 2004 -añadió-, con la obra blasfema «Me cago en Dios». Responde a un ambiente propiciado por el Gobierno. Es algo financiado desde lo privado, pero viven de un sustrato propiciado por el Gobierno, que ha creado un ambiente de beligerancia. Atenta contra todas las religiones, es un ataque a lo sagrado. Es es una provocación e intentan boicotear las creencias de los demás».
Pablo Molinero, del Observatorio para la Libertad Religiosa y de Conciencia, explicó que «no tiene mucho sentido hacer una campaña agresiva. El mensaje de los católicos es positivo. No tiene sentido hacer proselitismo de la negación; es un mensaje destructivo».

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...