Israel financió, directa e indirectamente, entre la década de los 60 y mediados de los 80 a la organización con la intención de convertirla en un contrapeso político de la OLP de Yaser Arafat
Hamás, una «criatura» israelí
REUTERS El jeque Ahmed Yassin con sus seguidores en Gaza, semanas antes de su muerte en 2004 en un «ataque selectivo» israelí
Domingo, 04-01-09
«Hamás es una criatura de Israel, y en tiempos del primer ministro (Isaac) Shamir le dio dinero y más de 700 instituciones entre colegios, universidades, mezquitas... Incluso, Isaac Rabin terminó admitiéndolo cuando le acusé de ello, en presencia del presidente egipcio Hosni Mubarak». Yasser Arafat, el histórico líder palestino, no es recordado como un modelo de credibilidad ni de juego limpio político. Pero estas palabras suyas, pronunciadas en una entrevista publicada por el italiano «Corriere della Sera» en 2001 y nunca desmentidas, siguen considerándose testimonio de que el Movimiento de Resistencia islámica es prácticamente un hijo de Israel.
A la sombra del enfrentamiento mortal que ambos han mantenido durante décadas, y que ha desembocado en la feroz lucha de estos días, no han faltado voces que consignan que Hamás está siendo a Tel Aviv lo que Irak ha supuesto para Washington. Y es que Israel financió, directa e indirectamente, entre la década de los 60 y hasta mediados de los 80 a la organización que hoy combate en Gaza, precisamente con la intención de convertirla en un contrapeso político al nacionalismo de la OLP de Arafat.
El doble de mezquitas
Altos funcionarios americanos, particularmente de la CIA, han confirmado estos hechos que Israel prefiere olvidar, pero que sustancian investigaciones del Centro de Estudios Estratégicos de Haifa o de EE.UU., junto a reputados analistas políticos e investigadores del avispero de Oriente Próximo. «La ayuda de Israel a Hamás fue un intento claro de dividir y diluir el apoyo a una OLP fuerte y laica oponiéndole una alternativa religiosa», sostiene el periodista Richard Sale, basándose en documentos del Instituto Internacional de Políticas Antiterroristas del Estado judío, y coincidiendo en sus conclusiones con expertos como Anthony Cordesman.
Los orígenes remotos de Hamás se remontan al momento posterior a la Guerra de los Seis Días de 1967, cuando células de la Hermandad Musulmana de Egipto desplegaron sus eficaces actividades de educación y apostolado en los países árabes vencidos por Israel.
En 1978, el jeque Ahmed Yassin registraría la rama palestina de este exitoso fenómeno, -el todavía vigente Al Mujamma al Islami, germen de Hamás-, y un año después recibiría el permiso oficial de Israel. Su Gobierno vio en este centro un movimiento moderado con tanta capacidad de seducción popular que, pensaron, podría contrarrestar en la calle el poder de la entonces violenta OLP, autora de secuestros y ataques aéreos contra suelo judío.
Matthew Levitt, subsecretario de Inteligencia del Tesoro de EE.UU, asesor del FBI y antor del libro «Hamás», señala que Israel permitió doblar el número de mezquitas en Gaza entre 1967 y 1986, el 40 por 100 de ellas controladas por Al Mujamma. Entre medias, consta que el primer ministro hebreo Menajem Beguin empezó en 1978 a pagar sueldos y a captar palestinos islámicos opuestos a la OLP entre esas «Ligas aldeanas» herederas de los Hermanos Musulmanes, de las que nació Hamás.
El 15 de diciembre de 1987, el jeque Yassim crearía Hamás, y un año después, su carta fundacional reflejaría el objetivo del Movimiento de eliminar el Estado de Israel. En 1991, Hamás asesinó en el asentamiento Kfar Darom de Gaza al civil Doron Shonshan, lo que se considera su primera atentado terrorista. El 16 de abril de 1993 lanzaron el primer ataque suicida junto a un café de carretera de otra colonia judía, Mehola.
Las elecciones de 2006
En 2006, tras la evacuación de Gaza, Occidente, como en Irak, llevó a elecciones a los palestinos, que celebraron unas votaciones limpias, certificadas por observadores internacionales. Pero que ganó Hamás, el partido más radical, el más combativo, el que no tocaba, y con una mayoría de 74 diputados frente a los 45 de la Fatah que fundó y dirigió Arafat.
A cambio de su participación como fuerza política, los islamistas recibieron el embargo asfixiante de Israel, de EE.UU. y la Comunidad Internacional, amén de las presiones insuperables para compartir un Gobierno de Unidad con sus opositores que -«Vanity Fair» dixit- EE.UU. reventó después. Ahora se han propuesto acabar con la criatura.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...