Las urgencias del Hospital del Mar y de Bellvitge, desbordadas antes de llegar la gripe
YOLANDA CARDO Los pasillos de urgencias vuelven a estar saturados
Sábado, 03-01-09
E. ARMORA
BARCELONA. Como viene siendo habitual, el nuevo año se ha estrenado con colapsos en los servicios de urgencias. Pese a que la gripe todavía no ha alcanzado su cota máxima -la consellera Marina Geli la prevé para la próxima semana-, los servicios de emergencias de varios centros catalanes rozaban ya ayer el colapso. Uno de ellos, el Hospital del Mar, adscrito al Instituto Municipal de Asistencia Sanitaria (IMAS), tenía ayer una ocupación del 228%, según indicaron a este diario fuentes del servicio de urgencias del centro.
En la unidad de emergencias del hospital la situación era ayer de colapso, lo que obligó a desviar pacientes a otros centros como el Hospital de la Esperanza o la Clínica del Pilar. Según reconocieron las citadas fuentes. el tiempo de espera registrado ayer doblaba al habitual, que es de unas dos horas, e incluso se llegó a demoras superiores a cinco horas.
Admitieron que esta situación «prácticamente se ha mantenido durante estos días de fiesta». En una coyuntura parecida se encontraba el Hospital de Bellvitge, en el que se tuvieron que habilitar dos plantas para trasladar allí pacientes de menos gravedad. «Los enfermos que no se teme por su vida los canalizamos a estos espacios adicionales para que podamos atender mejor a los casos más críticos», explicó a ABC el responsable de guardia de urgencias. Este centro puso en marcha el 1 de diciembre, y hasta el próximo 31 de marzo, la Consulta de Atención Urgente (CAU), localizada en el módulo B2 del edificio de Consultas Externas.
Se trata de un refuerzo de las dos consultas de orientación ya existentes en el Servicio de Urgencias, con la finalidad de contribuir a atender la demanda urgente relacionada con patología de baja complejidad. Pese a todos estos refuerzos, la situación ayer en el servicio era de «saturación».
«Imagine cuando llegue la gripe» Tanto en el Hospital del Mar como en este último la mayoría de casos atendidos fueron personas con afecciones respiratorias. «Si eso nos pasa sin tener punta de gripe, imagine cómo estaremos la semana que viene», denunciaron fuentes de este servicio. En estos dos centros se pasó de las 300 visitas diarias a cerca de 500. En el Hospital Clínic la situación fue más llevadera en cuanto a atenciones, aunque la demora fue notablemente más elevada que en un día de actividad normal debido a que el centro está «ejecutando la informatización de los datos clínicos», según dijo el jefe de urgencias del hospital. En el Hospital de Sant Pau rehuyeron dar información sobre el estado del servicio.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...