Miércoles, 31-12-08
«En el día 28 de marzo de nuestro segundo año triunfal, año del señor de mil novecientos treinta y ocho, la Ciudad y Provincia de La Coruña hicieron la ofrenda-donación de las Torres de Meirás al fundador del nuevo imperio, Jefe del Estado, Generalísimo de los Ejércitos y Caudillo de España Francisco Franco Bahamonde. Galicia que le vio nacer, que oyó su voz el dieciocho de julio, que le ofreció la sangre de sus hijos y el tesoro de sus entrañas, que le siguió por el camino del triunfo en la unidad, grandeza y libertad de la patria, asocia en esta fecha para siempre el nombre de Franco a su solar, en tierras del Señor Sant Yago, como una gloria más que añadir a su historia». Con estas palabras se resumió en la época la polémica «donación» del Pazo de Meirás, antiguamente propiedad de Emilia Pardo Bazán, a Franco. Los vecinos de la zona y ciudadanos de toda Galicia asumieron la compra del inmueble y la incorporación de las fincas colindantes del recinto. Un grupo de coruñeses, entre los que se encontraban el gobernador civil, Julio Muñoz, y el banquero Pedro Barrié de la Maza, futuro conde de Fenosa, constituyeron una Junta Provincial Pro Pazo del Caudillo, que se encargó de realizar las gestiones. El precio de la venta de las Torres de Meirás estaría entre las 400.000 y las 725.000 pesetas de la época. Emilia Pardo Bazán y su madre levantaron el nuevo pazo de Meirás sobre una antigua fortificación de su propiedad que había sido destruida por las tropas napoleónicas tras un grave incendio en el año 1809. El abuelo de la escritora lo reconstruyó.Pardo Bazán tenía su biblioteca, hoy donada a la Real Academia Galega, en una de las torres. Las obras en el pazo finalizaron en 1907. Tras la muerte de la condesa de Pardo Bazán, en el año 1921, serían los herederos de la misma los que se harían con la propiedad del mismo.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...