Las obras de Metro en Carpetana han servido para hallar el primer resto de un superdepredador que vivió hace 14 millones de años. Se han recuperado 5.000 restos de macrovertebrados
El superdepredador del Metro
Excavación paleontológica que se está realizando con motivo de las obras de remodelación de la estación de Metro de Carpetana
Es una mandíbula completa, pero a su vez es un importantísimo resto fósil, el primero que de su especie se encuentra en el territorio de la Comunidad de Madrid. De este superdepredador, un animal a medio camino o emparentado con osos y lobos sólo se habían encontrado una pieza dentaria y restos paleontológicos en África. Su tamaño podía ser, incluso, hasta más grande que un oso actual.
Pero este resto no es el único que se ha encontrado en las obras que Metro ejecuta en la estación de Carpetana. Más de 5.000 restos de macrovertebrados, con una antigüedad superior a los 14 millones de años, conforman el mayor yacimiento de restos paleontológicos encontrado durante las excavaciones en la historia de la compañía del suburbano. De momento, la excavación prosigue y una vez restaurados los principales fósiles se piensa exhibir una parte en la misma estación, según confirmó ayer el director general de Patrimonio Histórico de la Comunidad, José Luis Martínez-Almeida. El resto se trasladará al Museo de Ciencias Naturales. El hallazgo se produjo durante las obras de instalación de cuartos técnicos y ascensores para facilitar la accesibilidad en la línea 6.
Durante las primeras semanas de trabajo se recuperaron más de un millar de restos fósiles de macrovertebrados y varias toneladas de sedimento del que se han obtenido fósiles de plantas y microvertebrados. Datan del Aragoniense Medio Final (Mioceno Medio), por lo que tienen entre 14,1 y 13,8 millones de años. En total, y por el momento, se han rescatados 5.000 fósiles, entre artiodáctilos, perisodáctilos y carnívoros que vivieron en Madrid.
Caballos y tortugas gigantes
Otra pieza singular es un gran molar perteneciente a un herbívoro que posibilitaban, naturalmente, la existencia de grandes carnívoros. Los restos de fauna corresponden, en su mayoría, a caballos primitivos (Anchiterium), mastodontes, rinocerontes, rumiantes (cérvidos, bóvidos), tortugas gigantes y restos de carnívoros como Amphicyon y Hemicyon.
Frecuentemente, las obras del suburbano tienen lugar en zonas incluidas o próximas a las zonas arqueológicas del Recinto Histórico de la Villa de Madrid y a las Terrazas del Manzanares, declaradas Bien de Interés Cultural en 1993. En las intervenciones que se sitúan fuera de esas áreas de protección, el patrimonio arqueológico y paleontológico debe ser estudiado en aplicación de la vigente Ley de Evaluación Ambiental de la Comunidad de Madrid.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...