Publicado Viernes, 19-12-08 a las 12:57
El gastrónomo suizo Pascal Henry, que el pasado verano desapareció voluntariamente tras cenar en el restaurante El Bulli, explicó hoy que no tiene una explicación concreta a su huida, aunque la atención de los medios a su gira gastronómica le pesaba psicológicamente.
En su primera entrevista después de lo sucedido, Henry dijo al diario suizo "Le Matin" que tras su "desaparición" de El Bulli estuvo "entre Suiza y Francia" y que en los momentos posteriores a su huida "no sabía quién era, ni dónde estaba".
Henry, de 46 años, desapareció misteriosamente el pasado junio del restaurante gerundense El Bulli, antes de pagar la cuenta, lo que activó un dispositivo policial de búsqueda, hasta que en agosto fue visto en un cajero automático en la ciudad suiza de Ginebra.
Cuando desapareció, Henry hacia una ruta gastronómica por los 68 restaurantes con tres estrellas Michelín de Europa -el de Ferran Adrià era su etapa número cuarenta- para recoger impresiones y escribir un libro con su experiencia, lo que le había llevado a Francia, Bélgica y Holanda.
Henry cenó en el restaurante de Adriá el pasado 12 de junio y antes de la cuenta dijo que iba al coche a buscar una tarjeta de visita, pero nunca regresó al local, en el que dejó su cuaderno de notas.
En sus declaraciones a "Le Matin", Henry deja entender que su ruta gastronómica había acaparado una atención que lo desbordó: "mi 'Ruta 68', como la bauticé, la hice realmente en un espíritu confidencial".
"No se trataba de realizar una hazaña, pero esta historia tomó proporciones considerables. Yo no creía necesitar tanta atención. Psicológicamente se había convertido en algo pesado", agrega.
Relata que los momentos que siguieron a su salida El Bulli fueron "nebulosos" y que recorrió "kilómetros sin saber a dónde ir. Lo que sí sabía era que no llegaría a la próxima etapa de mi itinerario".
En esos momentos creía que "en cuatro o cinco días" se recuperaría y reanudaría su periplo a finales de junio en Estados Unidos, lo que no ocurrió.
"No sabía quién era ni dónde estaba. No di ninguna noticia a mi entorno. Era como si estuviese desconectado del mundo. Esto ya me ocurrió hace algunos años, me doy cuenta de que soy un poco confuso, pero: ¿qué más puedo decir", cuenta en la entrevista.
La desaparición causó un revuelo mediático en España y los Mossos d'Esquadra investigaron durante semana el caso, hasta que a comienzos de agosto la Interpol comunicó a las autoridades policiales españolas que Henry había sido visto en Ginebra.
Henry afirma encontrarse en una situación financiera critica, tras pasar casi medio año errando, de modo que su prioridad es encontrar un empleo y considera que el trabajo de sus sueños sería en un gran restaurante o como crítico gastronómico.
Sobre su truncado periplo gastronómico, señala que no excluye terminarlo algún día, aunque por ahora no es lo más urgente que tiene que hacer.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...
Facebook ABC.es