Inmigración y Bolonia
Martes, 16-12-08
Corren malos tiempos para la inmigración y para el proceso de Bolonia. La primera esta profundamente afectada por la crisis que desocupa a miles de extranjeros. El segundo experimenta la oposición de grupos de estudiantes minoritarios y desinformados, pero contumaces y de algunos profesores desencantados que no acaban de ver las ventajas que va a suponer el cambio.
Y, sin embargo, nos encontramos ante dos de los fenómenos que mayor influencia van a tener en el desarrollo futuro de nuestra economía y nuestra sociedad. La inmigración, a medio plazo va a pasar de necesaria a imprescindible y Bolonia supone una gran oportunidad para mejorar nuestras Universidades.
Y resulta bastante chocante, si Bolonia y la inmigración van a ser convenientes, comprobar su descalificación cuando no su reprobación como fenómenos capaces de producir cambios y beneficios.
La explicación es que a los dos sucesos les ha faltado el marketing adecuado. Una política de explicación pública de sus ventajas capaz de vencer la pléyade de prejuicios, estereotipos y mitos que enmascaran su realidad objetiva.
Mucha gente ve la inmigración como un problema y no ante todo como lo que ha sido y volverá a ser: un reto sí, pero una oportunidad y una solución para muchos de nuestros desafíos. Y un número suficiente de estudiantes, por muchas razones, pero también por ignorancia, ve Bolonia como lo que no es y cierra filas ante los argumentos de los defensores que son tachados de privatizadores, globalizadores, fascistas y otras lindezas.
Y es que, vuelvo a decirlo, ha faltado o no ha sido suficiente, una política capaz de mostrar los aspectos positivos de la inmigración y de señalar las (indudables) ventajas que Bolonia tiene para todos, empezando por los propios estudiantes. Parece que en lo uno y en lo otro hay señales de cambio. En el Plan de integración de inmigrantes se habla de «mejorar la imagen pública de la inmigración» y el Ministerio de Ciencia y Tecnología ha prometido a los Rectores una campaña de sensibilización pro Bolonia. Hágase así, hágase con tino, pero hágase rápido.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...