Viernes, 12-12-08
Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea respaldaron ayer la propuesta de la Comisión Europea de destinar 200.000 millones de euros de dinero público a la reactivación económica, el equivalente al 1,5% de todo el Producto Interior Bruto (PIB) de Europa.
Este acuerdo, que supondrá en la práctica que los países tendrán que sacar de sus arcas 170.000 millones y los otros 30.000 provendrán de diferentes partidas europeas, se ha logrado a pesar de que Alemania elevó en los últimos días el tono de sus críticas hacia el Reino Unido y Francia, los dos artífices del plan de rescate económico junto con la Comisión Europea, por entender que Berlín ya había comprometido un gasto público en Alemania de 31.000 millones de euros en dos años y que no hay necesidad de mayores partidas hasta ver el efecto que tienen las que se van poniendo en marcha.
El Consejo Europeo pidió a los países que ultimen sin demora las inyecciones de dinero público anunciadas, al tiempo que recordó a las entidades financieras que las garantías estatales que se les han dado deben servir para que «mantengan y apoyen el crédito a la economía, así como para repercutir en los prestatarios las reducciones de tipos de interés». Este aspecto fue expresado también la semana pasada por el presidente del Banco Central Europeo (BCE) tras anunciar una rebaja histórica del precio del dinero de 75 puntos básicos hasta dejarlo en el 2,5%.
En todo caso, ayer se volvió a insistir en Bruselas en que todas estas medidas de apoyo a la demanda deben buscar un efecto inmediato, tener un límite temporal y centrarse en los sectores más afectados, como el automóvil o la construcción, sin perder de vista que todas las actuaciones deben enmarcarse en la Estrategia de Lisboa, que apuesta por destinar más dinero a la financiación de la inversión y de las infraestructuras.
Fragilidad en los mercados
En cuanto a la crisis financiera, la UE aseguró ayer de manera rotunda que los mercados financieros siguen siendo frágiles, por lo que instó a aplicar de manera prioritaria las medidas destinadas a reforzar la estabilidad y la supervisión del sector financiero, mediante una mejor regulación de las agencias de calificación crediticia y un reforzamiento de la supervisión y la contabilidad.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...