Condenado a un año y medio por humillar a las víctimas de ETA a través de la web
La Audiencia Nacional ha condenado a un año y medio de prisión a Xavier Rezola Tellechea por humillar a las víctimas del terrorismo en un foro de internet. También tendrá que pagar una multa de 2.850 euros (diez al día durante nueve meses y medio) por las ofensas a la bandera española. Es la primera vez que este Tribunal dicta una sentencia condenatoria por los insultos dirigidos a las víctimas de ETA a través de la Red.
De nada han servido las explicaciones que el acusado ofreció durante el juicio. «Fue un calentón», dijo, con el que no quería «herir a nadie» sino sólo «responder» a otros correos «despectivos» hacia los vascos y la «ikurriña» (la Sala ha deducido testimonio por la imagen de la bandera vasca en llamas que el acusado recibió). Rezola ignoraba que pudiera estar cometiendo un delito y confesó que atravesaba un mal momento por la muerte de su padre y la enfermedad de su madre. Su confesión -reconoció ser el autor de los correos ofensivos colgados en el foro «Asturiasdemisamores»- ha bastado para condenarle. La sentencia destaca que su comportamiento, que se prolongó durante tres meses, encaja a la perfección en los dos delitos.
Destaca la Sala la contradicción del acusado, que por un lado dice no querer ofender y por otro reconoce que su objetivo era «irritar a los del foro». Por eso escogió víctimas de ETA tan conocidas como Irene Villa, Miguel Ángel Blanco, Gregorio Ordóñez o tan recientes como los dos guardias civiles asesinados en Capbreton.
El contenido de los mensajes «supone menosprecio», «humillación gratuita», afirma el Tribunal, para el que «resulta atentatorio a la lógica» pretender hacer creer, como hizo el acusado, que desconocía el alcance penal de sus actos. Primero, porque «en razón de su edad» (tenía 31 años cuando envió los mensajes) se le supone «madurez suficiente» para comprender una reforma penal de la que todos los medios de comunicación se hicieron eco. En segundo lugar, porque «la insistencia de sus mensajes no podía resultar indiferente a cualquiera con mínimas dosis de humanidad».

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...