El precio de la cesta de la compra de alimentación puede variar hasta un 24% entre la ciudad española más cara (Bilbao) y la más barata (Salamanca). En el caso de los precios de droguería la diferencia puede alcanzar hasta el 26%. Estas son algunas de las primeras conclusiones del Observatorio de Precios del Comercio Minorista de Alimentación y Droguería, que presentó ayer el ministro de Industria y Comercio, Miguel Sebastián.
No obstante, la diferencia de precios no sólo se encuentra entre ciudades, sino también entre establecimientos, sobre los que el observatorio concreta que los grupos Uvesco, El Corte Inglés y Consum aparecen como los más caros, y Gadisa, Alimerka y Carrefour son los más baratos. Si se atiende a este segundo campo de análisis la diferencia de precios es del 19% entre los más caros y los más baratos.
Sebastián destacó ayer que con esta herramienta habrá «más transparencia» en los precios para que el consumidor pueda ahorrar cada mes entre 76 y 160 euros. En este sentido, Industria recuerda que según el INE (Instituto Nacional de Estadística), un hogar destina alrededor de 400 euros mensuales a alimentación y bebidas, con lo que si la diferencia entre los productos más económicos de alimentación envasada oscila entre el 19 y el 39,6%, el ahorro, por tanto se sitúa entre los 76 y 160 euros. El observatorio también analiza la evolución de los precios entre los productos frescos, donde la variación entre las diferentes cadenas alcanza hasta el 74% en el caso de los pescados, el 61% en el de frutas y hortalizas y el 56% en los productos cárnicos. Es más, en una cesta de la compra estándar, los precios podrían variar un 12% entre la ciudad con precios más bajos de productos frescos (Cáceres) y la de precios más elevados (Ciudad Real).
En el supuesto de una compra económica los precios pueden variar entre un 41% entre la más barata (Zamora) y la más cara (Huelva).
La idea con la que se elaborará a partir de ahora este observatorio es para que a través de la web www.observatorioprecios.es, el sector comercial pueda acceder a la información para mejorar su competitividad, mientras que los consumidores puedan consultar los índices de precios de los productos por clases, provincias y establecimientos y decidir dónde realizar su compra.
De esta forma, la información del observatorio de precios del comercio minorista de alimentación y droguería se presenta por formatos de hipermercado, supermercado, mercados municipales, tiendas de descuento y establecimientos especializados, así como por enseñas (las 20 más importantes a nivel nacional y las 10 más conocidas a nivel autonómico).
Estimular el consumo y ahorrar
Con este observatorio, explicó el ministro, se pretende ayudar a los ciudadanos para que ahorren a la hora de hacer la compra. Además, Sebastián dijo que no se ha restringido su acceso a través de internet porque al haber más información, transparencia, competencia y, como resultado, precios más bajos, se «estimula el consumo y se estimulan las ventas», La muestra se ha realizado sobre más de 187 productos en más de 4.161 establecimientos y 30 enseñas líderes en superficie comercial de 56 ciudades españolas.
Ante estas primeras conclusiones, ya se han oído las primeras voces en contra de este observatorio. Así, desde la patronal de las grandes superficies, Anged, se critica que estos datos «no tengan en cuenta la calidad ni el servicio ni la variedad de los productos», por lo que tachan el observatorio de precios de «poco riguroso».

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...