Osama bin Laden está «vivo, pero aislado» según el director de la CIA
Osama bin Laden permanece aislado y no tiene mucho que decir en el día a día de las operaciones de Al Qaida, pero la organización que creó está extendiendo su influencia en África y Oriente Medio. El director de la CIA, Michael Hayden, explicó el jueves en un «think-tank» de Washington que la red terrorista sigue siendo «la gran amenaza para Estados Unidos». Y añadió: «Si hay algún atentado en este país, llevará las huellas de Al Qaida».
El cerebro de los ataques del 11-S «está escondido en las zonas tribales de la frontera de Paquistán y aislado de las decisiones diarias». Aun así, Bin Laden sigue siendo la prioridad número uno de la CIA. «Su muerte o captura tendría un gran impacto en la confianza de sus seguidores y entre los extremistas de todo el mundo».
El responsable de la CIA también anunció que los servicios de inteligencia estadounidenses desbarataron un atentado «que habría causado una destrucción similar al del 11 de septiembre de 2001», cuando murieron casi 3.000 personas. Hayden no dio detalles de la conspiración, pero fuentes citadas por la cadena ABC afirman que se trata de un atentado contra aviones comerciales frenado en Londres en 2006.
En cuanto a la guerra en Irak, señaló que ha progresado hasta el punto en que el país árabe ha dejado de ser «el frente central» de Al Qaida y las redes terroristas relacionadas con esa organización. «Al Qaida está al borde de la derrota estratégica en Irak, de donde ha tenido que sacar a sus efectivos», subrayó Hayden, en referencia al eterno debate en EEUU, con opiniones como la del presidente electo, Barack Obama, convencido de que Irak nunca fue el «frente central» y, quienes creen que entre 2003 y 2007 ese territorio fue sin duda el principal frente de Al Qaida, donde podía lanzar los ataques más devastadores contra las tropas americanas.
Ahora Hayden dice que el aumento de tropas en el país árabe ha obligado a Al Qaida a centrar sus esfuerzos en Afganistán y degradar a sus afiliados en Irak, Filipinas, Indonesia o Arabia Saudí. No obstante, su fuerza está aumentando en otros lugares como África, donde Al Qaida se ha asociado con los extremistas somalíes para revitalizar sus operaciones.
«Las recientes bombas en Somalia han tenido como objetivo, al menos en parte, estrechar lazos con los líderes de Al Qaida. De esta forma los terroristas de Al Shabaab consiguen más financiación y los de Al Qaida reestablecen su base de operaciones en el este de África». Lo mismo ocurre en Paquistán, Argelia o Yemen, «con un número de ataques sin precedentes en 2008», comentó Hayden.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...