Sábado, 01-11-08
Toda individuo que pierde el conocimiento brusca y súbitamente se dice que ha padecido un síncope. No existen síncopes agudos ni crónicos; si decimos síncope, estamos ya diciendo «agudo». Lo normal es que la recuperación sea espontánea ya que, si dicha situación de pérdida de conciencia se mantiene en el tiempo, podríamos estar frente a una parada cardíaca o muerte súbita. Hay que distinguir el síncope de los mareos, vértigos etc. Lo de Rubén de la Red fue un clarísimo Síncope.
El síncope no es una enfermedad, es un síntoma. Y lo que hay que averiguar es su causa. En un individuo normal este síntoma es considerado por los cardiólogos como importante y motivo de consulta; pero en un deportista debe ser considerado como un síntoma grave. Quiere esto decir que se debe de estudiar muy a fondo, con la intención de dar una explicación, debido a que el deportista se ve envuelto en situaciones extremas, como es la práctica de deporte competitivo, y se expone a un riesgo elevado, si no se determina el origen.
Hay varias causas que pueden provocar un síncope, el más común es: 1) Los mediados por reflejos, conocido como síncope vasodepresor, o vasovagal, que se produce por cansancio, fatiga, permanecer mucho rato de pie sin moverse, dolor, punción de una vena, etc. La mayoría son benignos. 2) Síncope ambiental, provocados por micción, golpe de tos, defecación y deglución. 3) Inducido por medicamentos. 4) Hipotensión Ortoestática, suele ocurrir al ponerse de pie bruscamente. 5) De origen cerebrovascular y 6) De origen cardíaco. Este último es el más grave y puede ser a veces causa de una muerte súbita como primera manifestación de un problema cardíaco.
Se ha dicho que se trata de un síncope de esfuerzo. Eso quiere decir que existe una obstrucción a la salida del corazón tanto del ventrículo derecho como izquierdo, como por ejemplo lesiones en las válvulas cardíacas, como una estenosis aórtica, pulmonar, mitral o hipertensión pulmonar, o miocardiopatía hipertrófica. Todo esto, excepto la última patología, es imposible que se dé en un futbolista profesional si ha sido estudiado mínimamente.
Por eso tampoco es un síncope de esfuerzo, es a secas un síncope, y quedan por aclarar todas las causas cardíacas y el resto, si las hubiera. Lo primero es conocer que el corazón no tiene ninguna anomalía estructural ( ecocardiograma, resonancia, TAC), como son enfermedades congénitas, que no se hubieran detectado antes. Después se comienzan a estudiar posibles causas reflejas y por último el estudio de posibles alteraciones del ritmo del corazón, lo que se conoce como arritmias. Esto se realiza mediante un estudio electrofisiológico, que consiste en colocar catéteres por la vena femoral y llegar al corazón e intentar provocar arritmias.
Sin conocer todos estos datos, no se debe aventurar ningún diagnóstico, ya que el deportista cada vez que hace deporte competitivo pone a prueba su organismo. Es como si de un terremoto se tratara: resisten los edificios que están fuertes, pero los que están con problemas se caen. Por ello lo normal es que sea apartado de la competición hasta tener toda la información. Pero lo que es seguro es que Rubén de la Red está en muy buenas manos.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...