Jueves, 30-10-08
ANA MARTÍNEZ
SANTIAGO. En el primer semestre de 2006, el bipartito gastó 390.000 euros, en tres procedimientos negociados distintos (sin publicidad) en enseres de representación y servicios para el cuerpo central del edificio administrativo de San Caetano. Pero en 2005, año de las últimas elecciones autonómicas, el gasto de dos millones del aderezo del Área de Presidencia (cifra que el PSOE rebajó a 1,6), incluye ya, según el PP, 500.000 euros en concepto de muebles.
El material suministrado en esta adquisición fue para el despacho de Emilio Pérez Touriño, y el listado incluye una mesa, credencia, librerías, dos sillas giratorias, dos sofás, butacas, mesa de centro y auxiliares, dos alfombras, lámpara de sobremesa y papelera.
El 17 de noviembre de 2005, el consejero de Presidencia, José Luis Méndez Romeu, declaró sometidas a «especiales medidas de seguridad» todas las actuaciones derivadas del proyecto de remodelación, dotación y mejora de estas dependencias oficiales.
El ejecutivo gallego sostuvo que la reforma de las tres plantas del complejo la causó un apagón eléctrico fechado el 7 de diciembre. No obstante, en octubre de 2006 Presidencia explicó en sus respuestas a dos preguntas del portavoz popular, Manuel Ruiz Rivas, -hay otras dos pendientes todavía de aclaración-, que el secreto de estas obras se dispuso el 17 de noviembre, es decir, veinte días antes del fallo en la luz que las justificó.
En sendas contestaciones, se aclara que se negoció el contrato con una única empresa seleccionada en base a su solvencia técnica -para las instalaciones eléctricas, voz/datos, se contó con la firma encargada del mantenimiento en la Xunta de Galicia- y que los pagos se efectuaron a través de un procedimiento de convalidación aprobado por el consejo de gobierno del 29 de diciembre.
Se insiste, igualmente, en la necesidad imperiosa de limitar la difusión y acceso a los planos y a la documentación administrativa. Este argumento, el de la protección, es el mismo que se empleó para no dar el coste real del nuevo coche oficial del presidente gallego, un Audi A8 blindado, por el que se abonaron 480.000 euros.
El presidente no viaja por la crisis
Touriño, que aún no ha dado su versión y acaba de aplazar un viaje a Latinoamérica por la crisis, anunció ayer que la actual coyuntura económica no afectará a las pensiones de los gallegos, que se triplicarán por encima del IPC en 2009. Su vicepresidente, el nacionalista Anxo Quintana, se empeñó en recordar que el antídoto de la coalición contra la demagogia es sólo uno: «cuentas claras, proyectos y planos, para que todo el mundo sepa qué se hizo».

Enviar a:

¿qué es esto?