Martes, 28-10-08
DOMINGO PÉREZ
MADRID. Las últimas iniciativas legislativas, el debate social abierto de una forma artifical por el Gobierno, la campaña desde el pseudoprogresismo a favor de la eutanasia y las fuertes presiones para inducir a aceptar el suicidio asistido como algo positivo han animado a un grupo de destacados profesores universitarios a ofrecer a los ciudadanos un punto de vista sobre la cuestión basado en el rigor académico y el ánimo pedagógico.
Fruto de la reflexión realizada por seis sobresalientes educadores universitarios ha nacido el «Manifiesto en Defensa de la Muerte Natural», que fue presentado ayer.
Sus seis redactores principales, encabezados por el catedrático de Microbiología de la Universidad Complutense, César Nombela, forman un grupo multidisciplinar y de altísima cualificación.
En su trabajo, al que ya se han adherido más de 4.000 ciudadanos y más de 700 profesores universitarios, dejan muy claro que «tanto la eutanasia como el suicidio asistido son ética y moralmente reprobables por lo que es necesario defender la dignidad de la muerte natural como final de toda vida humana».
Asimismo señalan que «los cuidados paliativos, así como una atención integral al enfermo terminal, que le ayude en el último periodo de su vida, constituyen las opciones asistenciales compatibles con una concepción ética de la dignidad del morir».
Alertan, por último de consecuencias nefastas. Así, en opinión de Nombela «la aceptación de la eutanasia como norma en una sociedad arroja una perspectiva sombría para las personas y puede provocar una notable disminución de la autoestima en las personas mayores y en los grandes dependientes».

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...