Jueves, 02-10-08
Sobre el Zenit de San Petersburgo pesa desde hace tiempo un halo de sospecha. Se le conoce como el «Chelsea ruso», porque ha sido construido a golpe de los «petro-rublos» del gigante del crudo Gazprom, que es el propietario del club, y bajo el beneplácito y la protección del poder político. No hay que olvidar que el Zenit es el equipo preferido tanto del primer ministro ruso, Vladimir Putin, como del actual presidente de Rusia, Dmitri Medvedev, ambos originarios de San Petersburgo. Las relaciones de ambos con el club son muy estrechas. Tanto que en el entrenador del Zenit, Dick Advocaat, fue agasajado por el propio Putin, en su dacha privada, para celebrar el 61 cumpleaños del técnico. Para rematar la estrecha relación del club con el poder, el propio Medvedev fue presidente de Gazprom, puesto que abandonó en octubre de 2003 para pasar a ocupar el cargo de jefe de la administración del Kremlin. Poco después, en diciembre de 2005, el gigante ruso de la energía se convertía en socio mayoritario del club de San Petersburgo, ciudad originaria de la mafia desarticulada en España.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...