Últ. actualización
¿Quién es rico en Estados Unidos?
Jueves, 21-08-08
Siempre se ha dicho que los ricos son bastante diferentes al resto de los mortales. Diferencias que para John McCain y Barack Obama también se extienden hasta la misma definición sobre cuál es el umbral de la riqueza en Estados Unidos. Dentro de un espinoso clima de ansiedad e incertidumbre económica -complicado con una sangría de números rojos en las arcas públicas y una deuda nacional casi duplicada durante la Administración Bush- los dos candidatos presidenciales se han enzarzado esta semana en una curiosa polémica con respuestas indicativas sobre sus respectivas y opuestas políticas fiscales.
En un foro religioso celebrado este fin de semana en California, Obama y McCain fueron preguntados por algo tan materialista como definir quién puede ser considerado rico en Estados Unidos. El candidato demócrata, sin dudarlo, apuntó que nadar en la abundancia empieza cuando uno tiene ingresos «por encima de los 250.000 dólares (unos 170.000 euros) y forma parte del 3,4% más privilegiado de este país». McCain, con un tono mucho más improvisado, respondió a la misma cuestión con la cifra de 5 millones de dólares (3,4 millones de euros).
Retratarse con números
Destacados economistas han terciado en este debate pecuniario confirmando que no existen definiciones ni oficiales ni oficiosas sobre quién es un rico en Estados Unidos. En buena parte porque se trata de un concepto bastante subjetivo. Aún así, la cifra de 5 millones de dólares al año no incluye a casi nadie. Ya que en la mayor economía del mundo, solamente una décima parte del 1% de todos los hogares declara ingresos anuales por encima de los 5 millones de dólares.
Esta polémica también tiene ramificaciones sociológicas en un país como Estados Unidos donde casi todo el mundo tiende a definirse como parte de la clase media. Según ha explicado Len Burman, director del Tax Policy Center, los sondeos y las encuestas coinciden en que «en torno a un 95% de los estadounidenses se considera de clase media, lo cual incluye tanto gente que objetivamente es bastante pobre y gente que objetivamente es bastante rica». A juicio de Burman, «esto dice algo positivo sobre un país donde los privilegiados no quiere actuar como si fueran mejores que el resto y donde a los pobres no les gusta quejarse de lo difícil que les resulta pagar todas sus cuentas».
Tampoco faltan argumentos a favor de que las abultadas diferencias entre los candidatos presidenciales son reflejo de sus situaciones financieras personales. Antes de ganar sustanciales derechos de autor por sus «best-sellers», Barack y su esposa Michelle declararon unos ingresos anuales entre el 2000 y el 2004 de 207.000 dólares (140.000 euros) y a 275.000 dólares (187.000 euros). En contraste, la fortuna cervecera de la esposa de McCain ha sido estimada por encima de los 100 millones de dólares (68 millones de euros).
La campaña de Obama no ha tardado en explotar estas diferencias acusando con nuevos anuncios a McCain de elitismo económico. Según ha bromeado el candidato demócrata, bajo el rasero de su rival conservador, «tres millones de dólares al año deben ser la definición de clase media». El equipo de McCain, por su parte, se ha declarado víctima de una distorsión, con insistencia en que votar a Obama es votar a favor de más impuestos en detrimento del crecimiento de la economía de Estados Unidos.
El propio McCain, al apuntar la cifra de cinco millones de dólares, ya advirtió que seguramente sería malinterpretado. Con un énfasis más filosófico que numérico, el senador por Arizona ha apuntado que «algunas de las personas más ricas que he conocido en mi vida son también las más infelices».
Obama habla de 170.000 euros anuales, mientras que McCain apunta la cifra de 3,4 millones de euros

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...