Rusia bombardea puertos, aeródromos y nudos de comunicación de Georgia
Tres soldados georgianos recogen a un niño herido ante el cuerpo sin vida de una mujer en Gori, tras el ataque de aviones rusos. EFE
Domingo, 10-08-08
En su intento de doblegar a Georgia a cualquier precio, la aviación rusa bombardeó ayer el puerto de Poti, el aeródromo de Kutaisi y una antena de telecomunicaciones en Gori, ciudad situada 20 kilómetros de Osetia del Sur. Tiflis denuncia otras muchas incursiones aéreas y ha decretado la ley marcial para un periodo de 15 días. Moscú asegura que no detendrá su maquinaria de guerra hasta que las tropas georgianas no se hayan retirado de Osetia del Sur.
Rusia cree que Georgia ha entrado en Osetia del Sur «a traición» y no quiere ninguna negociación mientras sus fuerzas no vuelvan a las posiciones iniciales. Por eso ayer lanzó un operativo para debilitar al máximo la capacidad militar georgiana. La ofensiva aérea estuvo acompañada en tierra por el avance de tropas de élite. El cuadro se completó con la entrada en acción de los separatistas abjasos, abriendo así un segundo frente en el desfiladero de Kodori.
El presidente georgiano, Mijaíl Saakashvili, volvió a intervenir ante los medios de comunicación para exigir a Moscú que cese su agresión y explicar que el estado de guerra decretado ayer y ratificado por el Parlamento «no supone una limitación de los derechos políticos ni de los movimientos de la ciudadanía». El líder georgiano dijo que no habrá ninguna limitación para el trabajo de la prensa. Según sus palabras, el actual conflicto ha sido instigado por «locos y criminales» y «nunca debería haber tenido lugar en una nación civilizada». Saakashvili afirmó que «el 80 por ciento de los objetivos alcanzados por el Ejercito ruso son civiles».
La presión internacional obligó al presidente ruso, Dmitri Medvédev, a mantener una conversación telefónica con su homólogo estadounidense, George W. Bush. Medvédev calificó de «salvajes» las acciones emprendidas por el Ejército georgiano y explicó a Bush que la misión de las tropas rusas es «defender a los civiles osetios y a los soldados de las fuerzas de paz». «Rusia busca imponer la paz», había dicho horas antes al comienzo de una reunión con sus colaboradores.
A las peticiones de Bush de detener la guerra y ponerse a negociar con los georgianos, el máximo dirigente ruso respondió diciendo que no habrá ningún tipo de conversaciones mientras Georgia no retire hasta su último soldado de Osetia del Sur. Lo mismo repitió después desde Osetia del Norte el primer ministro, Vladímir Putin, quien sostiene que la incursión rusa en territorio georgiano «está amparada por las leyes internacionales»".
Según Saakashvili, la artillería georgiana ha logrado derribar ya 10 aviones rusos y varios de sus pilotos están prisioneros. El jefe adjunto del Estado Mayor de la Aviación rusa, el general Anatoli Nagovitsin, reconoció ayer la pérdida de sólo dos aparatos, un Su-25 y un Tu-22. El presidente georgiano denunció además los movimientos de la Armada rusa para bloquear Georgia por mar, algo que Moscú no ha negado.
Sobre el terreno, las noticias eran ayer contradictorias. El mando de las tropas georgianas afirma mantener bajo su control la mayor parte del territorio de Osetia del Sur, incluida la capital Tsjinvali, mientras Moscú insiste en que sus destacamentos de élite han logrado limpiar la ciudad y repeler un nuevo intento de los georgianos de recuperarla. Saakashvili dijo que 60 combatientes de las unidades especiales del GRU ruso (inteligencia militar) fueron ayer eliminados en las inmediaciones de Tsjinvali. Otro lugar en donde ayer se produjeron encarnizados combates fue en el poblado de Tamarasheni, situado un poco más al sur de la capital osetia y habitado en su totalidad por georgianos.
Propaganda bélica
El ministro de Exteriores de la autoproclamada república independiente de Abjasia, Serguéi Shamba, anunció el comienzo de una ofensiva contra las fuerzas georgianas destacadas en el desfiladero de Kodori. Shamba dijo que los abjasos «tememos que Tiflis lance una operación contra nosotros como en Osetia». Señaló también que «la diplomacia con Georgia ya no funciona».
En lo que tampoco hay plena certeza es en la estimación del número de víctimas en lo que va de conflicto. El ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, calcula que en Osetia del Sur han muerto 1.500 personas. Otras fuentes rusas elevan la cifra a 2.000. Saakashvili dijo ayer que por la parte georgiana ha habido 55 bajas, 15 de las cuales son civiles. Los principales edificios oficiales de Georgia fueron evacuados ya el viernes por miedo a los bombardeos rusos.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...