Martes, 05-08-08
A. LARDIÉS
PAMPLONA. «Que el Camino de Santiago atrae cada vez a más personas es algo sabido. Que muchas de esas personas pasan por Pamplona en su trayecto también se conoce. Pero los últimos datos sobre hospedaje de peregrinos revelan un enorme crecimiento en el número de personas que deciden pernoctar en la capital navarra. Los dos albergues de peregrinos del Camino de Santiago que existen en Pamplona abrieron temporada anual el pasado 24 de marzo.
Desde entonces, 8.723 peregrinos han pernoctado en ellos, distribuyéndose por meses de la siguiente manera: 873 personas en marzo, 2.054 en abril, 3.384 en mayo y 2.412 en junio. Mayo fue pues el mes más concurrido en el Camino a su paso por Navarra. Esta cifra supone un espectacular incremento de un 73,7 por ciento respecto al mismo periodo del año pasado ya que, en relación con los mismos datos de 2007, fueron 4.519 los peregrinos alojados, frente a los 7.850 de este año.
Los albergues nunca están operativos en Sanfermines de forma que cerraron sus puertas el pasado 4 de julio y reabrieron el pasado día 15. Actualmente en la ciudad están abiertos dos albergues: el de Jesús y María, que ha sustituido al anterior de Adoratrices, que en estos meses ha acogido a 6.197 peregrinos y el chalet de Iraizoz, también llamado Casa Paderborn, por el que han pasado ya 2.526 personas.
Perfil del peregrino
En función de las cifras de junio, que responden a la tendencia general, el albergue de Paderborn recibió 705 peregrinos, de los que sólo un 20 por ciento era español frente a un 80 por ciento de extranjeros. De hecho, el perfil de este alojamiento, gestionado por la Asociación de Amigos de Paderborn, hace que el 39,4 por ciento del total de alojados sea de nacionalidad alemana, un porcentaje que, si se toma únicamente respecto de los peregrinos de fuera de España, asciende hasta el 49,2 por ciento.
La red de albergues del Camino de Santiago es un sistema de alojamiento tradicional entre los peregrinos que se basa en la hospitalidad cristiana del Camino y que tiene sus peculiaridades. Para empezar su precio es más que asequible: 5 euros por noche con derecho a cama, a usar las zonas comunes y a cocinar. En realidad esta cifra es orientativa porque los albergues no tienen tarifas al uso, sino que el donativo es voluntario. Como requisito ineludible, el peregrino deberá llegar a los albergues de Pamplona con la credencial sellada en Roncesvalles, lugar donde comienza la peregrinación en España. La credencial es un carné que expende el arzobispado y en el que se van reflejando cada uno de los lugares visitados en el Camino, para acreditar que efectivamente se realizó la ruta jacobea.

Enviar a:

¿qué es esto?


Más noticias sobre...