Quince balnearios históricos de España que te asombrarán

Recorrido por algunos balnearios españoles que invitan a darnos un capricho en instalaciones centenarias

Actualizado:123456789101112131415
  1. Hotel Spa Balneario de La Virgen

    Estanque termal del Balneario de la Virgen
    Estanque termal del Balneario de la Virgen

    A diecisiete kilómetros del Monasterio de Piedra, las propiedades de sus aguas eran ya conocidas en tiempos de los romanos. Brotan a 30-34 grados y están especialmente indicadas en tratamientos contra la diabetes, enfermedades hepáticas, reúma, artritis, gota o estrés. Destaca su espectacular estanque termal.

    Complejo Termal Balneario de la Virgen. Jaraba, Zaragoza.

  2. Balnerio de Mondariz

    Balneario de Mondariz
    Balneario de Mondariz

    En el Valle de Tea, tiene 125 años de antigüedad. Fue uno de los balnearios de moda a principios del siglo XX. Sus aguas de burbujas que brotan de las montañas son conocidas como unas de las mejores aguas minerales del mundo. En la actualidad, cuentan con un campo de golf de 18 hoyos y un hotel de cuatro estrellas. Por aquí pasaron la Pardo Bazán, Echegaray o Galdós.

    Balneario de Mondariz. Pontevedra.

  3. Balneario de Liérganes

    Exterior del Balneario de Liérganes
    Exterior del Balneario de Liérganes

    Cantabria es una región repleta de aguas y manantiales, pero Liérganes es quizás uno de los más famosos. A 30 km de Santander, en 1869 sus aguas se declararon de utilidad pública. Sus instalaciones son completísimas. Destacan los baños y duchas termales de burbujas, las salas de respiratorio, cabinas de estética con las últimas técnicas en cromoterapia (la energía del color). El Rey Alfonso XIII y su familia paraban aquí cada vez que iban a Santander. Su hotel, de tres estrellas y 97 habitaciones, está rodeado de un parque enorme y es también muy famoso por sus meriendas.

    Balneario de Liérganes. Liérganes, Cantabria.

  4. Balneario de Cestona

    Balneario de Cestona
    Balneario de Cestona

    Está rodeado por un jardín con árboles centenarios. Comenzó como Casa de Baños en 1804, aprovechando las distintas propiedades de las aguas que recibe de sus manantiales. Unas son cloruradas sulfatadas sódicas, mientras que las otras son más hipotermales y diuréticas. El Edificio del Gran Hotel data de 1893, y cuenta con 127 habitaciones en las que se conservan elementos originales del XIX.

    Balneario de Cestona. Cestona. Guipúzcoa.

  5. Resort Balneario Panticosa

    Resort Balneario Panticosa
    Resort Balneario Panticosa

    Las leyendas hablaban de un valle rodeado por gigantes nevados con aguas portadoras de vida. Está a más de 1.600 metros de altitud en el corazón de los Pirineos, en un paisaje idílico. Ibón de Baños es un lago natural donde se levantan las instalaciones termales. Conocido desde época romana, en la Edad Media también fue muy visitado y se puso de moda en los años 30 del siglo pasado siendo frecuentado por los Reyes, por varios presidentes de la República, literatos, científicos o militares. Pero aquí no solo se trataba de curar al enfermo sino también de entretenerlo y pronto fue famoso también por los campeonatos de cartas, billar y ajedrez que se organizaban. En 1906 se abrió un casino.

    Balneario Panticosa. Ctra. Del Balneario, Km. 10. Huesca.

  6. Balneario de Las Salinas

    Gran Hotel Balneario Palacio de las Salinas
    Gran Hotel Balneario Palacio de las Salinas

    Durante el siglo XVIII todos los habitantes de la comarca y de las vecinas Valladolid, Palencia y Segovia sabían de la existencia de estas aguas un tanto blanquecinas (por la sal) que curaban enfermedades de la piel. Acudían a darse los baños y a aplicarse sus lodos tres veces al día durante nueve días seguidos. Funcionaba sobre todo en enfermedades de la piel, pero también en artritis y reumáticas. En los pasados años 80 se volvió a abrir el viejo caserón del hotel y de la casa de baños con sus jardines e instalaciones totalmente renovadas.

    Gran Hotel Balneario Palacio de las Salinas. Medina del Campo. Valladolid.

  7. Balneario de Lanjarón

    Balneario de Lanjarón
    Balneario de Lanjarón

    Entre Sierra Nevada y la Alpujarra, era considerada el agua de la vida, de la salud y una pócima de la eterna juventud. Fueron descubiertas por los mozárabes, pero no se comienzan a explotar hasta el XIX. Ya en el siglo pasado se convierte en cita obligada de los personajes más "in" de la época como Virginia Wolf, Bertrand Rusell, Manuel de Falla o García Lorca. El edificio se construye en 1928, y el del hotel es de 2012.

    Balneario de Lanjarón. Lanjarón. Granada.

  8. Balneario de La Toja

    Exterior del Gran Hotel La Toja
    Exterior del Gran Hotel La Toja

    Abierto hace cien años, dicen que la isla de La Toja tiene microclima, pero lo que tiene seguro es el único hotel balneario de 5 estrellas de Galicia del grupo Hesperia. En todo el balneario se utilizan las aguas minerales propias declaradas de utilidad pública desde 1868 especiales para tratamientos mineromedicinales. Con termas, hidroterapia, talaso, en el hotel nos encontramos con salas de gimnasio y fitness y todo un equipamiento deportivo para entrenar asesorado por instructores personales.

    Balneario de La Toja. A 30 km de Pontevedra.

  9. Hotel Balneario Vichy Catalán

    Hotel Balneario Vichy Catalán
    Hotel Balneario Vichy Catalán

    Mantiene toda la elegancia de la época modernista sin descuidar las técnicas termales más avanzadas. Se abrió en 1898, y fue muy conocido en Cataluña y en el sur de Francia por sus aguas bicarbonatadas, alcalinas, litinadas y por sus tratamientos de fangos. Tiene románticos jardines y un buen restaurante de alta cocina catalana.

    Balneario Vichy Catalán. Caldes de Malavella. Gerona.

  10. Balneario Real de Las Caldas

    Las Caldas Villa Termal
    Las Caldas Villa Termal

    Es de los más antiguos. El balneario y la Casa de baños abrieron en 1776, con la intervención en sus planos de Ventura Rodríguez. En el siglo XIX se inauguró el hotel. Era muy visitado por personajes de la sociedad local o nacional, como Sagasta. Sus visitas eran anunciadas siempre como gran acontecimiento social en el periódico local. En sus habitaciones y salas se han rodado muchas películas de época.

    Las Caldas Villa Termal. Oviedo.

  11. Balneario de Solares

    Otro de los múltiples balnearios que se encuentran en Cantabria. En medio de un parque de árboles centenarios, sus aguas provienen del Manantial de Fuencaliente y se consideran especiales para problemas digestivos y metabólicos. Cuenta con piscina termal, circuito de contrastes y cabinas para tratamientos. El hotel mantiene el estilo clásico, un poco «belle époque», que se aprecia sobre todo en las habitaciones.

    Balneario de Solares. Solares- Medio Cudeyo. Cantabria.

  12. Real Balneario de Solán de Cabras

    Real Balneario de Solán de Cabras
    Real Balneario de Solán de Cabras

    Se encuentra en las Hoces del Río Cuervo. El entorno es un espectáculo digno de pasear y cuentan que se descubrieron estas aguas cuando un pastor observó que sus cabras enfermas se bañaban espontáneamente en las pozas y se curaban. Carlos III manda construir la Casa de Baños y el Rey Fernando VII y su esposa buscaron aquí remedio para la esterilidad de la Reina. Para alojarse se puede elegir entre dormir en el Palacio o en alguno de los apartamentos.

    Solán de Cabras, Cuenca.

  13. Termas de Pallarés

    Lago termal de Termas Pallarés
    Lago termal de Termas Pallarés - Fabián Simón

    Su rasgo insólito es su lago termal, que mana constante a 32º aguas mineromedicinales de varias fuentes subterráneas situadas en su fondo. Todo el año está a temperatura constante de 28º y una profundidad máxima de dos metros. El balneario es del siglo XIX al igual que el Gran Hotel Cascada y el Hotel Termas del Balneario, también construido en 1863 inspirándose en los de Baden Baden o Les Bains.

    Alhama de Aragón (Zaragoza).

  14. Monasterio de Valbuena

    Instalaciones del Monasterio de Valbuena
    Instalaciones del Monasterio de Valbuena

    En plena Ribera del Duero, es un Monasterio Cisterciense del siglo XII. Cuenta con 80 habitaciones, restaurantes, huerto ecológico y viñedos. Las aguas provienen de la captación de un acuífero a 386 metros de profundidad. El Manantial de San Bernardo ya lo utilizaban los monjes cistercienses SXII para regar los viñedos.

    San Bernardo, Valladolid.

  15. Balneario de Leana

    Balneario de Lena
    Balneario de Lena

    Fue descubierto en el Siglo V a. de C. en medio de un casi desierto. Aquí llegan anualmente unas 40.000 personas. Sus aguas son famosas por sus cualidades analgésicas, antialérgicas y sedantes utilizadas en múltiples dolencias respiratorias o traumatológicas y su equipo médico es puntero en los tratamientos termales contra el Parkinson y la soriasis.

    Fortuna. Murcia.