Las otras Venecias «desconocidas» de Europa

Pequeñas localidades con canales y puentes que permiten descubrir ciudades donde los canales y el agua son esenciales

Actualizado:

Una de las ciudades más bonitas y visitadas de Europa es sin duda Venecia. Navegar por sus canales mientras se contemplan palacios, templos o puentes traslada al turista a un mundo evocador. Pero Venecia, aunque siempre será incomparable, no es la única que presume de islas conectadas por puentes y canales navegables. A las ya conocidas Ámsterdam, Brujas o Hamburgo, que bien merecen una visita, se unen otras más pequeñas como Annecy, Breslavia o Giethoorn que permiten descubrir otros rincones no tan conocidos de Europa.

1. Annecy (Francia)

Centro de Annecy
Centro de Annecy - @jfalonso

Annecy, capital de la Alta Saboya, es considerada la Venecia de los Alpes. El turista que se acerque hasta el viejo Annecy descubrirá cautivadores canales, bellos puentes, orillas repletas de flores y fachadas de históricos edificios como el palacio de la Isla, -del siglo XII- y antigua prisión y Palacio de Justicia. Para pasear, nada mejor que la calle Santa Clara, con bonitas casas con arcadas, y en lo alto de la ciudad el museo-castillo, antigua residencia de los condes de Ginebra y de los duques de Genevois-Nemours.

La visita no estaría completa sin un paseo por las orillas del lago de Annecy, el segundo más grande de Francia, y una visita a los jardines de Europa, el puente de los Amores, que atraviesa el canal de Vassé, la avenida de Albigny o el Campo de Marte.

2. Giethoorn (Holanda)

Flickr/ Dutch Simba

Mucho más rural que las grandes ciudades de los canales es Giethoorn, un pueblo de Holanda conocido como «La Venecia del norte». Situado a hora y media en coche de Ámsterdam este pueblo repleto de lagos y juncales no tiene grandes palacios ni mansiones pero si preciosas granjas con tejado de paja y 180 puentes de madera. La fama le llegó en 1958 cuando el cineasta holandés Bert Haanstra rodó aquí la comedia «Fanfare allá».Sus canales y puentes, antaño necesarios para mover al ganado, reciben ahora a miles de turistas.

3. Breslavia (Polonia)

Breslavia es conocida como la Venecia polaca por sus muchos canales y puentes. Tras sufrir los envites de la Segunda Guerra Mundial la ciudad fue restaurada y, aunque es una de las urbes menos conocidas de Europa Central, lo cierto es que sus bellos canales, puentes, plazas y edificios históricos atraen cada año a más turistas.No hay que perderse la Plaza del Mercado, una de las más grandes de Europa donde encontrarás coloridas casas y edificios históricos como los Ayuntamientos Viejo y Nuevo, o los mercados de la Sal y las Flores.

4. Aveiro (Portugal)

Los numerosos canales y puentes de la ciudad de Aveiro, a 55 kilómetros de Coimbra, la convierten en la «Venecia de Portugal». Los canales atraviesan el centro de la ciudad, junto al barrio viejo de «Beira Mar», que conserva las tradicionales casas y los almacenes de sal de la ría. El aire antiguo se mezcla con la modernidad que ha irrumpido por la vida universitaria y hacen de esta ciudad un sitio apetecible en cualquier época del año.

Además, con un clima templado, la convierten en un destino agradable para disfrutar de sus playas durante todo el año.

5. Ampuriabrava (España)

Ampuriabrava, en Gerona, es la Venecia española. Está situada en pleno golfo de Rosas, rodeada por el Parque Natural de las Marismas del Ampurdán, y constituye la marina residencial más importante de Europa, con unos 24 km de canales navegables.La ciudad es marcadamente turística y se divide en tres zonas: la Villa Condal (zona histórica), el Parque Natural del Aiguamolls de l’Empordà (reserva natural) y la Ampuriabrava (zona turística y moderna, constituida por una marina residencial).