Top

Viajar - Top

La España de Bécquer: los pueblos que iluminaron su obra

Un recorrido desde Navarra a Sevilla pasando por todos los lugares que inspiraron al poeta y narrador sevillano

AnteriorSiguiente
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5
  6. 6
  7. 7
  8. 8
  9. 9
  10. 10
  11. 11
Navegue usando los números

Los placeres del paseo literario

Anochecer en Beratón- Raquel F-Novoa

Esta singular ruta trazada de norte a sur de la península recorre físicamente los lugares imaginados renglón a renglón a través de las leyendas de Gustavo Adolfo Bécquer. Los emplazamientos que dieron vida a sus tramas se esconden en las provincias de La Rioja, Navarra, Soria, Toledo y Sevilla; a través de esta guía será sencillo localizarlos y así, además de pasear por entornos inolvidables, se podrán recoger ideas para sacar el mayor rendimiento al tiempo de ocio.

De esta forma el senderismo, el barranquismo y las rutas de montaña se compatibilizarán con satisfactorias incursiones culinarias y jornadas de descanso en los mejores balnearios.

Todo ello puede ocurrir en un marco donde, cuenta la leyenda, todavía vagan almas atrapadas entre la vida y la muerte, espíritus diabólicos encorsetados en formas de seductoras mujeres y personajes arrastrados por su sino a un trágico final.

La literatura de Bécquer tiene una particularidad, son tramas puramente románticas inspiradas en leyendas tradicionales. Historias dentro de historias que enredan la fantasía del autor con el imaginario colectivo de la región. Desentrañar ambos mundos, terreno y extraordinario, entre sus renglones y sus caminos resulta el complemento perfecto para la experiencia más evocadora.

Vídeo resumen de los emplazamientos clave de la ruta- Raquel F-Novoa

Siguiendo este mapa se persigue la posibilidad de toparse con imponentes catedrales, castillos que no existen, ruinas de grandes edificaciones en entornos naturales, cuevas escondidas, antiguas capitales y pequeñas localidades por las que el tiempo no ha pasado. Rincones mágicos que esperan desesperadamente ser descubiertos por todo aquel que busque darse un impás con la realidad con un libro bajo el brazo.

Navarra, Fitero: «La cueva de la Mora»

Vistas de las roscas de Fitero desde el Castillo Tudején- Raquel F-Novoa

Las agujas de la brújula comienzan a girar en Fitero, una localidad al suroeste de la Comunidad Foral deNavarra donde un breve paseo es suficiente para percibir la fuerte personalidad que impera en la villa. Las pantallas de los bares más populares en pleno mes de mayo no proyectan los partidos decisorios de la liga de fútbol sino espectáculos taurinos, y los debates en la barra giran en torno a las banderillas y recortes del matador. El gusto por lo tradicional de sus habitantes se torna exótico en un presente cada vez más cosmopolita.

Fitero es una localidad de menos de 2.000 habitantes y, sin embargo, goza de una amplia oferta de ocio. La villa cuenta con gran número de bares y restaurantes e incluso un casino en su calle principal, un indicativo del poder adquisitivo de sus habitantes. Fitero presume de una joya arquitectónica, el imponente monasterio cisterciense del siglo XII de Santa María la Real, de estilo románico ojival.

Otro de sus principales atractivos son sus aguas termales, que emergen de las entrañas de la tierra a 49 grados. Este fue el reclamo que llevó al escritor a la villa, uno de los conjuntos termales más antiguos de España para reparar su delicada salud.

La zona más moderna del balneario le agradeció el legado de sus leyendas bautizando el complejo con su nombre: Gustavo Adolfo Bécquer. Se encuentra a las orillas del río Alhama, cuya etimología árabe (Al Hammam) hace referencia a las cualidades de sus aguas. Frente al balneario destacan la gran cantidad de árboles frutales y sus viñedos. Los vinos de la villa gozan de reconocida fama nacional, especialmente el rosado.

Atravesando sus fincas, y más mediante las indicaciones de los lugareños que a través de la escasa señalización, se encuentra el emplazamiento de una de las leyendas más conocidas del escritor «La cueva de la mora». En ella describe el carácter afable de los fiteranos, que le refieren la leyenda del lugar: una historia de amor de trágico final entre un cristiano y una mora. Cuenta que la cueva comunica a través de un pasadizo subterráneo con el cuasi inexpugnable castillo Tudején y que hay quien asegura que la mora y el cristiano siguen abrazándose cada noche en la cueva.

Al castillo se llega siguiendo una ruta señalizada con piedras desde la carretera que parte de la cueva y su principal característica es que no existe. A pesar de ello merece la pena ascender al monte, una delicia para los aficionados al senderismo, ya que ofrece una fantástica panorámica del puebloy de su entono, con espectaculares vistas a Las Roscas de Fitero. Una montaña de piedra moldeada por la erosión en llamativas curvas surrealistas.

En la cumbre descansan los restos de una antigua construcción de piedra de pequeñas proporciones. En cuanto a su origen, los relatos de los viandantes se dividen: algunos aseguran que fue un antiguo refugio de pastores, otros, que se trata realmente el castillo Tudején, destruido hace siglos por orden del Cardenal Cisneros.

La Fiterana (Restaurante) C/Lejalde,27 Tel: 948776507

Balneario de Fitero C/ Extramuros s/n Tel: 948776100

Centro Recreativo Casino de Fitero C/ Lejalde, 8 Tel: 948776612

Autol, La Rioja: «El Miserere»

Ermita de Nuestra Señora de Yerga- Raquel F-Novoa

Doscientos años después de la estancia del autor, la región recupera la esencia multicultural que tanto fascinó a Bécquer y lo inspiró para escribir la mayor parte de su obra. Una significativa proporción de los habitantes de la localidad es árabe, su cultura está muy presente, incluso en algunos negocios se pueden leer indicaciones en ambas lenguas. Junto al río llaman la atención Picuezo y Picueza: dos monumentos naturales esculpidos por el viento y el agua en forma de bucle vertical. A su alrededor un parque con zona de descanso conforma un pequeño oasis a los pies del pueblo.

En la localidad se diferencian claramente la zona antigua y la nueva. La primera, de calles estrechas con elementos heredados de la época de dominación árabe. En la parte nueva se desarrolla la actividad diaria de los lugareños, en los bares de tapas de la calle Calahorra se puede degustar la gastronomía de la zona en generosas raciones a un precio muy económico.

La leyenda de «El Miserere» comienza con la llegada a Autol de un músico europeo que busca redimirse de sus pecados componiendo el miserere más perfecto de la creación. Los lugareños le refieren la leyenda de unos monjes que vivían en un antiguo monasterio cisterciense en el monte de Yerga, cuyas ruinas en plena naturaleza destilan un romanticismo excepcional: se trata de los restos de la ya desaparecida ermita de Nuestra Señora de Yerga. Según el relato del autor el monasterio fue incendiado y todos los monjes perecieron, sin embargo, los pastores que frecuentan la zona aseguran que sus almas se dan encuentro allí algunas madrugadas para entonar el antiguo miserere.

Las ruinas del monasterio están en pleno monte de Yerga, a 12 kilómetros del pueblo de Autol. Están muy bien señalizadas, se llega fácilmente y su entorno está muy cuidado. El visitante podrá pasar allí la tarde cómodamente ya que a su alrededor cuenta con una zona natural con un merendero y agua potable, es un lugar ideal para una escapada en familia.

A finales del mes de junio, los autoleños recrean año a año la leyenda de Bécquer en el monte de Yerga. Un espectáculo que ya forma parte de su patrimonio cultural, organizado por la Cofradía del Santísimo Sacramento.

El Picuezo y la Picueza Ctra de Arnedo, 23

Santa María de Yerga

Restaurante Verona C/ General Galarza, 11 Tel: 941401130

Restaurante Oxford C/ Calahorra, 28

[Diez de las mejores bodegas de La Rioja para un gran día de enoturismo]

Soria, la provincia de las ánimas

La capital de la provincia es un cofre de rincones de evocador esoterismo. Más allá de la cultura y la tradición, la ciudad esconde una ruta alternativa en la que la dimensión fantástica determina los trazos en los mapas. Está tomada por las ánimas de los templarios que aún retoman en las noches sus batallas envueltos en sus sudarios, por los espíritus que emergen de las lagunas y las mujeres bellas poseídas por seres del averno.

La margen derecha del río Duero así lo atestigua, salpicada por una amalgama de emblemáticas edificaciones que transportan al turista en un paseo de matices extraordinarios. Esta zona fue la fuente de inspiración del poeta durante los años que residió en la provincia.

Su leyenda «El Monte de las Ánimas» tiene lugar en el monte del mismo nombre, allí recreó Gustavo Adolfo la historia de Alonso y Beatriz, cuyo lazo ensangrentado marcaría el destino de ambos de forma fatídica.

El monte es un lugar tranquilo, pegado a la ciudad, donde se puede disfrutar de una panorámica muy completa de la urbe. A sus pies, el Duero recorta la ciudad con precisión, dejando a su derecha un lugar idóneo para el recreo.

El paseo que rodea el río está muy cuidado y se convirtió en los últimos años en un lugar idóneo para pasar una tarde familiar. La calma se apodera de la zona, que acoge a varios puntos de interés cultural, desde la ermita de San Saturio al Monasterio de San Juan de Duero y, entre ambas, el Monasterio de San Polo. Un paseo de carga mística incomparable en el que el escritor imaginó su leyenda «El rayo de luna».

Monasterio de San Juan de Duero: C/San Agustín, 16 Tel: 975270218

Monasterio de San Polo: N-234, 1

Ermita de San Saturio: Camino de San Saturio, s/n Tel: 975180703

Beratón (Soria), «La corza blanca»

Beratón- Raquel F-Novoa

Conocido como el «techo de Soria» por su elevada altitud, es un remanso de paz de color verde. Las manos del hombre esculpieron en sus campos extraordinarios relieves (terrazas) para favorecer la agricultura que recuerdan a paisajes lunares propios de un relato de Julio Verne. Es un entorno muy propicio para los amantes de la naturaleza, actualmente solo viven allí de forma permanente diez personas; desde el pasado mes de abril se han sumado dos más: Irene y Borja, dos jóvenes que, tras quedarse sin trabajo, decidieron emprender una aventura empresarial en la localidad convirtiéndose en los gerentes del nuevo bar, el único del municipio. Sus especialidades son las berenjenas con miel y los huevos rotos y sus almuerzos de patatas fritas caseras han devuelto la energía a más de un senderista. Pretende dar servicio a los montañeros y turistas que llegan al lugar en busca de un silencio imposible en las capitales de provincia. La desconexión es total, incluso para los adictos a las comunicaciones ya que en la zona son imposibles: no hay acceso a internet y conseguir cobertura es toda una hazaña.

El bar es el punto de partida de una de las rutas predilectas de los turistas, la PR-SO 88, que asciente hasta la cumbre del Moncayo. Las posibilidades que ofrece la zona son numerosas, sus carreteras poco transitadas son ideales para disfrutar de la naturaleza en bicicleta o moto y entre los lugares de interés destacan el árbol con la cruz de los ladrones o la muela de Beratón. Los más aventureros podrán disfrutar también de las posibilidades del Barranco de la Atalaya donde tendrán oportunidad de contemplar los muchos fósiles que allí se encuentran.

En Beratón se desarrolla la leyenda de «La corza blanca», una narración fantástica que protagoniza Constanza: una bella y enigmática joven de origen noble que se convierte en corza por la noche. Se le aportan atributos diabólicos y confunde a los personajes de la leyenda durante la narración hasta su sorprendente desenlace.

Bar Beratón: C/ Fuente, 11 Tel: 976646083/609883816

Cueva de Ágreda (Soria), un necesario asueto

Cueva de Ágreda- Raquel F-Novoa

Un alto necesario en el camino, este pueblo situado en las faldas del Moncayo goza de un encanto único. El municipio da origen a una ruta por la montaña donde se podrá disfrutar de una panorámica espectacular desde la cima más alta del Sistema Ibérico, desde donde se contemplan los Pirineos, los Picos de Urbión y el Sistema Central. Las rutas están disponibles para realizar andando, en bicicleta o a caballo y como curiosidad: a lo largo del recorrido sorprende al montañero un barranco en el que todavía se encuentran los restos de un avión que se estrelló en el lugar décadas atrás.

Cueva de Ágreda es el pueblo más próximo al Moncayo y debe su nombre a la cueva que lo corona, un escenario de postal con espectaculares vistas del pueblo y a la montaña. Permanece cerrada la mayor parte del año para preservar la fauna (dentro crían cuatro subespecies diferentes de murciélagos). El alcalde se vio obligado a vallarla ya que muchas de sus estalactitas y estalagmitas fueron arrancadas para decorar algunos chalets de la zona.

En Cueva de Ágreda hay un bar: La Cantina de Cueva de Ágreda, donde a un precio muy asequible se pueden comer grandes raciones de exquisita comida casera. Cuenta con casas rurales amplias y económicas.

Casa rural El Vallejuelo Punta del lugar s/n Tel 619 28 93 44

Casa rural Valle de Araviana 699 92 62 91

La cantina de Cueva de Ágreda C/ del Río, 2 Tel: 622408877

Noviercas, la estrella polar

Paseo Bécquer, en Noviercas- Raquel F-Novoa

En Noviercas vivió el autor durante algunas temporadas después de casarse con su mujer, Casta Esteban, en la casa de los padres de ella, reconvertida ahora en el Museo Bécquer. Su obra está impregnada por la influencia de estas tierras pero su permanencia aquí sin embargo, lo estuvo por la enfermedad.

El rastro del poeta se puede seguir a través del paseo que lleva su nombre, coronado por diversas figuras de hierro a las que acompaña una pequeña leyenda que explica su paso por el pueblo y la manera en la que se enlazan las calles con su universo literario.

Apenas un centenar de personas vive actualmente en Noviercas, a pesar de ello con una gran iglesia parroquial y tres ermitas que atestiguan su esplendor de antaño en el que cerca de un millar de personas se reunía en sus bancadas.

Desde la Plaza Mayor, se pueden contemplar un torreón bereber del siglo X y una gran iglesia parroquial -la Iglesia de los Santos y el Justo Pastor- de fachada plateresca, la bella herencia de su pasado multicultural.

A las afueras del pueblo se halla «El pozo de Román», en esta ermita refieren los lugareños el origen de la leyenda de «Los ojos verdes», que los vecinos de Almenar sitúan en su circunscripción. Sea cual fuere el lugar que despertó la imaginación del escritor, Noviercas era su estrella polar, el punto de referencia en que cada noche aterrizaba después de hacer volar su imaginación por los parajes de la provincia.

Museo Bécquer: C/ Plaza Mayor Tel: 975385047

Torreón: Plaza Mayor Tel: 975385047

Gómara (Soria), «La promesa»

Ermita de la Vírgen de la Fuente en Gómara- Raquel F-Novoa

«Muerta la llevan al soto, la han enterrado en la umbría, por más tierra que le echaban, su mano no se cubría, la mano donde un anillo que le dio el conde tenía».

La leyenda cuenta que en un camino a las afueras de la Gómara fue enterrada una mujer que murió sin ver cumplida la promesa de matrimonio de su amante. La mano en la que la mujer llevaba el anillo de pedida emergió cada día de las profundidades de la tierra hasta que su noble prometido volvió de la guerra para casarse con ella.

La localidad de Gómara es una de las más grandes de la zona, con más de 300 habitantes, que creció en el último siglo gracias al cultivo de cereales.

Los tres grandes lugares de interés cultural de Gómara son la Iglesia de San Juan Bautista, la Ermita de la Virgen de la Fuente y los restos de un castillo y su almena. Cuenta también con un importante patrimonio natural, los Altos Campos de la Gómara es una Zona Especial de Protección de Aves.

Iglesia de San Juan Bautista Plaza Mayor, 1

Ermita de la Vírgen de la Fuente Carretera de Cabrejas del Campo

Bar Cosín Plaza José Antonio, 3

Almenar (Soria), «Los ojos verdes»

Nacimiento del río Abión en Almenar- Raquel F-Novoa

Entre el pueblo de Almenar y uno de los tesoros naturales más valorados de la zona, La Fuentona, transcurre la historia de «Los ojos verdes», una de las leyendas más inquietantes del autor romántico.

En ella una mujer de endiablada belleza emerge de las gélidas aguas de la laguna para arrastrar a los lugareños a un destino funesto. El lugar coincide con el nacimiento del río Abión y es un vergel natural digno de ser encontrado, actualmente es uno de los destinos más atractivos de la provincia, las leyendas que fluyen por sus aguas cristalinas hacen referencia a seres del averno y ondinas que emergen de sus aguas –la laguna tiene más de 50 metros de profundidad- y dotan al lugar del encanto misterioso que lo completa.

En Almenar, además, se encuentra uno de los castillos mejor conservados de la provincia y el único habitado. En él nació Leonor Izquierdo, la musa de Antonio Machado.

Castillo de Almenar C/ Castillo, 10

Toledo: rincones de historia viva

Estatua de Garcilaso de la Vega en la Plaza de San Román- Raquel F-Novoa

Un paseo por la ciudad imperial es un constante recorrido de pinceladas culturales, cada uno de sus adoquines se corresponde con un retal de nuestra Historia y las huellas que en ella dejó una convivencia multicultural que duró varios siglos. Conocer Toledo significa aprehender las expresiones que construyeron durante siglos nuestra actual idiosincrasia.

Sus joyas arquitectónicas encandilaron al poeta en su etapa de estudiante, así lo manifestó en la fachada del convento de San Clemente, donde su autógrafo en lápiz sobrevivió a las inclemencias de casi doscientos años de historia.

Cuentan en los mentideros que pasó su primera noche en la capital manchega en los calabozos del ayuntamiento, y que durante los años en los que residió en la ciudad midió todas las sombras de sus calles, contó sus estrellas y vivió en sus cantinas.

En la iglesia de San Pedro Mártir imaginó la bofetada de piedra del padre de la hermosa escultura que enamoró a un soldado galo durante la invasión francesa. En las proximidades de la imponente catedral se midieron los amantes de una hermosa dama noble que vivía en las inmediaciones de la plaza y en su retablo tiene lugar la leyenda «El Cristo de la Calavera».

La judería es un escenario en el que sitúa la leyenda de «LaRosa de Pasión» (la pasionaria), que nace de la intensidad de un amor imposible. Una ventana de incomparables vistas al monasterio de San Juan de los Reyes es el mirador del alma de uno de sus recurrentes personajes, una mujer hermosa cuyos atributos trascienden a la realidad terrena.

En la antigua calle del Cristo, que actualmente toma el nombre de El Cristo de la Calavera, una indicación sobre un cartel de azulejos sitúa la escena decisoria de la leyenda del mismo nombre, el duelo de dos hombres enfrentados por el amor a la misma mujer. La situación se decide bajo su ventana, situada en la plaza de la Catedral.

En el interior de la incomparable Catedral de Toledo cuenta Bécquer la historia de un enamorado que para complacer a su amada intenta hacerse con un objeto con el que ésta se obsesiona, La Ajorca de Oro de la Virgen del Sagrario.

Finalmente, la ruta de leyenda en Toledo se termina en un lugar incomparable, el Monasterio de San Juan de los Reyes, donde narra el propio autor una historia fantástica acaecida supuestamente a él mismo en su época de estudiante cuando, volviendo de estudiar la arquitectura del monasterio, encontraba siempre en la ventana la silueta de una hermosa mujer de la que se enamoró. El título de la leyenda es el mismo que el nombre de la calle: «Tres flechas» y, dada la tendencia impía de Gustavo Adolfo a la hora de poner el punto final a sus relatos, éste queda casi desposeído de misterio.

Dado que cada adoquín de la ciudad imperial tiene una historia por descubrir y que la ciudad es fuente de inspiración de múltiples autores destacados de la lengua castellana, la oficina de turismo ofrece varias rutas a los más inquietos. Una de las más originales es precisamente la nocturna, Toledo mágico, inspirada en las leyendas Toledanas, a lo largo del recorrido sus guías van detallando las diferentes historias tanto de literatos ilustres como de tradición popular. El ayuntamiento de Toledo ofrece también rutas turísticas gratuitas de diferentes temáticas.

Rutas de Toledo: C/ Sixto Ramón Parro, 9

[Los mejores restaurantes para comer en Toledo]

Sevilla, «Maese Pérez el organista»

Sevilla- Agencias

Solamente una leyenda está impregnada del aroma de los jazmines y azahares pero es, sin embargo, una de las que mayor poso deja en los lectores, se trata de «Maese Pérez el organista» y tiene lugar en la capital andaluza, cuna del poeta romántico.

Está emplazada, concretamente, en el Monasterio de Santa Inés, un lugar que, a su vez, tiene gran carga histórica. Lo mandó construir en el año 1374 doña María del Coronel, esposa de don Juan de la Cerda. Años después, de la Cerda fue desposeído de sus pertenencias y encarcelado tras ciertas tensiones con el rey hasta su muerte. Pedro I, el entonces rey, tras el deceso de su prisionero decidió acosar incansablemente a la viúda quien, desesperada, terminó arrojándose ácido en la cara.

Cuando Enrique de Trastámara sucedió a Pedro I decidió devolver sus posesiones a doña María del Coronel, entonces la desdichada viuda tomó los hábitos y pasó el resto de su vida en el convento. Actualmente sigue siendo un convento de clausura del que merece la pena guardar un recuerdo, sobre todo si es dulce, ya que los deliciosos postres que venden las novicias acumulan excelentes críticas.

Las notas del órgano que hace volver a Maese Pérez del más allá siguen rebotando en el interior de la Iglesia del convento y es uno de los ejemplares más antiguos de España, la curiosidad atrae día a día hasta él gran número de turistas.

Gustavo Adolfo nació en la capital andaluza y pasó allí su infancia, por ello la ciudad le dedica un museo en la que fue su casa natal en la calle del Conde de Barajas. Un retrato hecho por su hermano Valeriano vigila atento las amplias salas del Museo de Bellas Artes y su imagen tornada en piedra preside el parque de María Luisa El talento del escritor y poeta es reconocido goza de su merecido reconocimiento en Sevilla, la ciudad en la que como si de un argumento de cualquiera de sus leyendas se tratase, el autor se topó con la vida y una muerte precoz. Su tumba se puede visitar en el panteón de los sevillanos ilustres en la iglesia de la Anunciación.

Monasterio de Santa Inés C/ Doña María del Coronel, 5

Casa Museo Bécquer C/ Conde de Barajas, 28.

[Ocho restaurantes de Sevilla donde comer realmente bien]

AnteriorSiguienteToda la actualidad en portada

comentarios