Diez de los museos más raros y curiosos de España

Una decena de escapadas para visitar centros dedicados a brujas, soldaditos de plomo o alpargatas

Actualizado:

Si eres de los que estas en casa y no encuentras ningún plan que te apetezca para este o cualquier fin de semana, una buena opción es visitar museos, pero en esta ocasión no hablamos de grandes pinatotecas o salas de arte, sino de rarezas que España ofrece para quienes buscan nuevas experiencias. Estos son algunos de los museos más curiosos de España que propone la plataforma de reservas Musement.

12345678910
  1. Museo de las Brujas de Zugarramurdi

    La dimensión internacional que adquirió el proceso por el que 53 vecinos de esta comarca fueron acusados de brujería y 11 de ellos condenados a la hoguera, convirtió a Zugarramurdi en «El Pueblo de las Brujas». No es de extrañar, por tanto, que aquí se encuentre este museo, en el que se homenajea a los acusados, víctimas de la Santa Inquisición y de una época en la que este tipo de relato basado en la imaginación de una joven que afirmó haber volado en un sueño y haber presenciado un aquelarre, acabó con sus vidas el 8 de noviembre de 1610.

    Esta localidad navarra rehabilitó su viejo hospital para instalar allí el Museo de las Brujas de Zugarramurdi.

    Este espacio museístico inaugurado en julio 2007 quiere ser un lugar donde perpetuar la memoria histórica y mostrar al visitante cómo era la vida cotidiana de aquellas gentes. Un homenaje a las personas, hombres y mujeres, que fueron víctimas de una situación social trasnochada, de una ola de pánico brujeril, y de una Inquisición que necesitaba imponer su autoridad. Rompiendo con la imagen folclórica de las brujas, se quiere dar paso a esa otra realidad de unas mujeres y unos hombres acusados de cosas inverosímiles, envueltos en relatos fantasiosos, y finalmente quemados en una hoguera.

    Junto al museo se hace imprescindible visitar las Cuevas de Zugarramurdi, donde se realizaban ritos paganos y que fueron utilizadas por los inquisidores como prueba de que en el pueblo se llevaban a cabo actos de brujería.

  2. Museo de saleros y pimenteros (Guadalest, Alicante)

    En este museo, en la localidad alicantina de Guadalest, se guardan más de 20.000 saleros y pimenteros de todas partes del mundo, recopilados a lo largo de 25 años por la familia de Andrea Ludden. Es el único museo de este tipo en Europa y cuenta con una réplica en Tennessee, Estados Unidos. En él podemos encontrar saleros y pimenteros con formas de pájaros, gallinas, astronautas, lavadoras… Otros con voz, algunos móviles, unos cuantos magnéticos…

  3. Museo del orinal (Ciudad Rodrigo, Salamanca)

    El Museo del Orinal de Ciudad Rodrigo fue inaugurado en 2006 gracias al tesón de su fundador, Jose Mª del Arco Ortíz. La exposición «Pesetos» pretende ser un recorrido por la historia de tan singular pieza. En total son 1.320 los orinales que conforman su exposición, procedentes de todas las partes del mundo. Los hay de distintas épocas, desde el siglo XIII al XX, de distintas formas y tamaños, desde miniaturas de casas de muñecas hasta bacines de más de medio metro, de materiales diferentes, barro, cerámica, latón, piedra, hojalata, porcelana, madera, cerámica, cobre, aluminio, cristal, hierro, esmaltados, oro, plata y platino, pintados a mano o en serigrafías y de un total de 27 países.

    El museo también tiene una exposición de escupideras, también llamadas salivaderas, hechas de distintos materiales como metal, hojalata, cerámica, cristal o hierro. Eran utilizadas en los bares para escupir tabaco o vino y así evitar en la medida de lo posible ensuciar el suelo.

  4. Museo de carrozas fúnebres (Montjuïc, Barcelona)

    El cementerio de Montjuïc acoge la única colección de carrozas fúnebres de Europa que se expone al público. Quienes se acerquen hasta el cementerio verán 13 carrozas fúnebres, entre las que destacan: una carroza gótica; otra denominada Grand Doumont, de estilo imperial que fue utilizada en el entierro del torero José Gómez Joselito; la carroza imperial cuyo último sepelio fue el del alcalde de Madrid Enrique Tierno Galván; la carroza estufa, diseñada para la aristocracia, y que sirvió para trasladar a personajes famosos como Santiago Rusiñol, Enric Prat de la Riba o el conde de Godó; y, la carroza «araña», utilizada por el resto de la población.

  5. Museo del Origami (Zaragoza)

    Es el primer museo de Europa centrado en este tipo de papiroflexia. En él, se puede apreciar el mejor conjunto de obras de origami del mundo pues posee una colección de los mejores plegadores como Akira Yoshizawa, Yoshihide Momotani, Eric Joisel o Vicent Floderer. Además, el centro incluye una escuela taller de iniciación en el que se enseñan los elementos básicos de este arte.

  6. Museo de miniaturas militares (Jaca, Huesca)

    El museo, situado dentro del castillo de San Pedro, de Jaca, en Huesca, es un recorrido único por la historia de los ejércitos desde el antiguo Egipto hasta los más modernos ejércitos del siglo XXI. Las miniaturas se exponen en dioramas temáticos que reflejan cada una de las épocas de la historia en la que descubrirás un montón de detalles.

    Además de la sala principal, el museo cuenta con tres espacios más: el dedicado a la colección de corcho y papel de D. Martín Nicolás, el que contiene la colección de miniaturas de las piezas ganadoras de los premios Ejército y la sala dedicada a la batalla de Waterloo con un diorama de dicha batalla con más de 8.000 figuras.

    En totalm son 32.000 soldados de plomo, de no más de 20 milímetros cada uno, repartidos en 23 escenarios históricos entre los que se encuentran los ejércitos de los faraones, los elefantes de Cartago, las legiones de roma, los cruzados, la corona de Aragón, Napoleón, el viejo oeste o el ejército español.

  7. Museo del encaje y la blonda (Almagro, Castilla-La Mancha)

    El Museo Municipal de Encaje y Blonda, en plena plaza Mayor de Almagro, surge como reconocimiento público a una labor artesanal arraigada en Almagro y algunos de los municipios del Campo de Calatrava, durante cientos de años.

    El museo ofrece un paseo histórico por las diferentes técnicas del encaje de bolillos, de gran tradición en Almagro. Una tradición artesanal que se traspasa de madres a hijas desde tiempos inmemoriales. Velos, abanicos y pañuelos picaos, bretones, tensados, de medio punto o de la variedad guipur, con dibujos de flores o animales. Encajes con hilos de seda, lino, lana o algodón. Un muestrario muy seleccionado para todos los gustos. Las célebres Mantillas de Almagro, desde el siglo XIX a nuestros días.

    Para completar la muestra, otra sección de este museo esta dedicada a los utensilios con los que se elaboran los trabajos: almohadillas, picaos, bolillos, etc.

  8. Museo del turrón (Jijona, Alicante)

    El Museo del turrón, en Jijona, Alicante, recoge los 500 años de uno de los dulces más antiguos del mundo. Durante el recorrido se pueden descubrir detalles interesantes sobre la fabricación del turrón, así como su promoción y distribución a lo largo de los siglos.

  9. Museo de la alpargata (Cervera del río Alhama, La Rioja)

    El Museo de la Alpargata, en Cervera del Río Alhama, muestra la importante trascendencia que ha tenido la tradicional elaboración de la alpargata en la historia y la cultura del municipio.

    El museo está dividido en dos plantas y en su visita se recorren todas las etapas de fabricación, su origen, los conflictos surgidos, el camino seguido hasta conseguir una alpargata más moderna o el futuro al que se enfrentan. Un recorrido con el que conocer una forma de vida que hizo a Cervera del Río Alhama ser conocida como la cuna de la alpargata.

    El museo forma parte de un hotel con lo que es una alternativa perfecta para cualquier escapada rural.

  10. Museo del pan (Mayorga, Valladolid)

    El pan es uno de los productos más importantes de nuestra alimentación y, por ello, merece tener su propio museo. A través de la visita se puede conocer cuál ha sido la importancia de este alimento a lo largo de la historia de la humanidad, su procedencia, elaboración y evolución hasta hoy.

    Itinerario por el interior del museo

    Los cereales. La visita empieza con un viaje sensorial descubriendo el mundo de los cereales.

    La molienda. Se conoce el mundo del molinero y los diferentes tipos de molinos, desde los más sencillos y antiguos hasta los de la tecnología más moderna.

    La panificación. Muestra un recorrido histórico sobre la fabricación del pan y descubriremos el mundo de los hornos de pan y de los panes.

    Recorrido cultural: Se hace un recorrido por el mundo cultural que ha ido conformando la cultura del pan: refranes, curiosidades científicas, la dieta y su valor nutritivo, la presencia del pan en la religión y sus manifestaciones. El visitante observa de primera mano la elaboración del pan en el obrador totalmente equipado para las dos producciones de pan fundamentales: el pan de flama y el pan candeal.

    Museo del pan en la Iglesia de San Juan en la localidad de Mayorga de Campos