Diez lugares idílicos para disfrutar tu luna de miel en plena naturaleza

Destinos mágicos por el mundo para disfrutar en pareja en un viaje inolvidable

Actualizado:12345678910
  1. Archipiélago Quirimbas, Mozambique

    Para vivir la magia del amor, ya sea en un viaje de novios o en unas vacaciones en pareja, hay lugares que bien merecen rascarse el bolsillo y disfrutar de esas merecidas vacaciones. Uno de esos destinos, según la propuesta de la web de apartamentos turísticos Hundredrooms, es el Archipiélago Quirimbas, en Mozambique.

    Se trata de un arrecife coralino compuesto por más de una treintena de islas situadas frente a la costa norte de Mozambique. El conjunto opta, por su belleza y excelente estado de conservación, a convertirse en Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Los islotes más remotos están cerrados al turismo para proteger la riqueza natural, pero los más grandes como las islas de Ibo, Matemo y Medjumbe son un verdadero oasis por sus costas de arena blanca y sus playas de agua turquesa.

  2. Ciudad del Cabo, Sudáfrica

    Una luna de miel en el extremo más septentrional del continente africano es una apuesta segura. Se trata de una ciudad abrazada por las escarpadas paredes de rocas de Table Mountain y la inmensidad del Atlántico Sur. Según la prestigiosa revista Traveller, Ciudad del Cabo ofrece una de las más bellas puestas de sol del mundo y se populariza gradualmente entre las parejas que buscan una lujosa experiencia en la que combinar aventura, relax y naturaleza.

  3. Thimphu, Bután

    Se trata de uno de los países más desconocidos del mundo. Prácticamente virgen y libre de turismo dada su adversa ubicación en plena cordillera del Himalaya. Su impenetrabilidad ha hecho que su cultura haya permanecido intacta y su capital, Thimbhu, es buena prueba de ello. El estricto aislamiento que ha predominado en el país durante siglos, ha provocado que sus 750.000 habitantes vivan inmersos en un inmenso oasis natural libre de tecnología y turismo masivo que ofrece una estampa salpicada de templos budistas y amplios páramos dedicados al cultivo y la ganadería más tradicionales.

  4. São Jorge, Archipiélago de las Azores

    Las nueve islas del Archipiélago de las Azores, situadas en mitad del Océano Atlántico, resultan ser un paraíso para los recién casados. Los paisajes tropicales y remotas localizaciones favorecen la intimidad de los viajeros en las islas menos turísticas, sin embargo las principales -São Miguel, Pico y Terceira- son las más activas en términos turísticos, las mejores conectadas con vuelos internacionales y las que poseen una mayor oferta de alojamiento, restauración y actividades. La isla de São Jorge es la mejor conectada mediante ferry con las islas más desconocidas del archipiélago.

  5. Isla de Maui, Hawái

    Maui ha encabezado durante más de 15 años consecutivos el ranking de la revista Condé Nast Traveller como mejor isla del mundo. Las posibilidades de este paraíso hawaiano son infinitas en cuanto a actividades, rutas y enclaves. La isla ofrece, por ejemplo, un amanecer a 3.000 metros de altura en la cima del volcán Haleakala, una ruta por la carretera de Hana por los lugares más inexplorados de la isla, y una cena con puesta de sol a bordo de un ferry atracado en mitad del océano.

  6. Curitiba, Brasil

    Al igual que ocurrió con la capital del país, Brasilia, a comienzos de la década de los 60, Curitiba llevó a cabo un intenso proceso de reestructuración para convertirse en la capital del sur de Brasil. El resultado fue, a comienzos de los 70, una de las ciudades más verdes y sostenibles del mundo. Hoy es uno de los destinos más valorados del mundo gracias a atractivos como el Museo Oscar Niemeyer, su Jardín Botánico y el Serra Verde Express, un tren que atraviesa la mayor área preservada de selva atlántica del país.

  7. Isla Chumbe, Zanzíbar, Tanzania

    Zanzíbar es otra muestra de turismo sostenible. En concreto, la isla privada de Chumbe alberga uno de los ecosistemas de coral marino mejor preservados del mundo y atesora prestigiosos reconocimientos internacionales en sostenibilidad e iniciativas ecológicas. Solo es posible acceder en barco desde la capital de la isla en excursiones programadas que incluyen paseos en barco, snorkeling, senderismo y estancias cortas en el albergue de la isla.

  8. Punta Cana (República Dominicana)

    Punta Cana, tierra del descanso y la relajación, es el punto de encuentro del Atlántico y el Caribe. Los grandes complejos turísticos ofrecen todas las comodidades a tan solo un paso de la playa. De hecho, aquellos que escogen República Dominicana para descansar tras su enlace suelen ir en busca de sol y playa a Playa Bávaro. Bañada por las aguas cristalinas color turquesa del Mar Caribe, playa Bávaro posee una arena fina y blanca y en la línea de costa se encuentran numerosas hileras de cocoteros. Además, la oferta hotelera de playa Bávaro permite disfrutar de numerosas actividades como navegar en catamaranes, bucear o practicar snorkel.

  9. Playa del amor (Nayarit) México

    La Playa del Amor, ubicada en el estado de Nayarit y a la que solo se puede acceder por mar, cuenta con una riqueza de biodiversidad de elevada envergadura, albergando gran diversidad de especies marinas en la que guarecen miles de especies de peces. Existen dos teorías acerca del hecho por el que le han otorgado tal peculiar nombre. Una se debe a que es una de las únicas playas del mundo que une dos mares -Mar de Cortés y Océano Pacífico- y la otra es una teoría más romántica, que apunta a que esta playa presenció la relación amorosa de dos jóvenes del siglo XVIII, cuya familia se oponía. También conocida como «Playa Escondida», el lugar también alberga cascadas de arena submarinas, uno de los fenómenos naturales más destacados e impresionantes que se pueden contemplar.

  10. Playa Paraíso en Tulum, Quintana Roo (México)

    Ubicado en la arteria central de la Riviera Maya, Playa Paraíso es con frecuencia reconocida como la playa más bella del mundo por su ubicación excepcional. A menos de 1 km se ubican las ruinas mayas de Tulum, por lo que la playa se encuentra enmarcada por un paraje idílico con sumo valor ecológico, cultural, gastronómico e histórico, sin apenas tener que desviar la mirada. Playa Paraíso lo tiene todo. Sumergiéndote en el mar, podrás contemplar la segunda barrera de coral más grande del mundo y fuera de él podrás degustar sus famosos ceviches de caracol y cócteles de mariscos.