Diez escapadas por España para empezar el otoño

Octubre es el momento de disfrutar de la naturaleza, pasear por pequeñas aldeas o descubrir el encanto de las casas rurales

Actualizado:12345678910
  1. La aldea mágica de Teixois (Asturias)

    Otoño es una buena estación para visitar Asturias que entre muchos secretos esconder con celo el de Teixois, una aldea mágica donde el agua inunda de sonido sus calles. A tan solo 4 km de la villa de Taramundi -fronteriza con Galicia-, Teixois, antes abandonada y hoy recuperada como conjunto etnográfico, muestra al visitante la arquitectura tradicional de sus casas y construcciones auxiliares además de un importante conjunto de ingenios hidráulicos. Mazo, rueda de afilar, una pequeña central eléctrica, molino hidráulico y un batán, todas ellas en funcionamiento, muestran cómo nuestros antepasados utilizaron la fuerza del agua de manera controlada como energía capaz de mover diferentes ingenios utilizados en el día a día.

    La restauración integral de este complejo se inició en 1989. Desde entonces, los trabajos de rehabilitación se han sucedido, en lo que constituye un ejemplo de recuperación histórica vinculada al mundo de las manufacturas y la etnografía en Asturias.

    Los valores del poblado han llevado a su declaración como Bien de Interés Cultural, con la categoría de Conjunto Histórico.

    Para disfrutar de un agradable jornada en familia o con amigos dispone de una taberna tradicional y un merendero en el que se ofrece la posibilidad de degustar una buena comida casera.

    [Relacionado: Restaurantes para comer realmente bien en Asturias.]

  2. El castañar de El Tiemblo, Ávila

    El castañar de El Tiemblo (Ávila) está situado en la Reserva Natural Valle de Iruelas y probablemente sea el más extenso del Sistema Central. Pasear en otoño entre los castaños de El Tiemblo se ha convertido en casi una tradición. A lo largo de la ruta podremos observar diferentes especies de árboles y arbustos que acompañan al castaño o forman parte del sotobosque del castañar (majuelo, avellano, olmo de montaña, cerezo silvestre, sauces, acebo, arraclán, abedul, brezos, helechos, ...); así como algunas especies de aves de carácter forestal (arrendajo, trepador azul, mirlo, zorzal, ...). El recorrido de 4.300 metros (ida y vuelta) suele hacerse en unas dos horas.

    Para alojarse una opción es el Alojamiento Turístico Rural Rut, una íntima y acogedora casa en el casco antigüo de la misma población de El Tiemblo. Su peculiaridad física y envidiable situación consigue combinar la oferta de espacio natural, arquitectura rústica y tradiciones con el confort, cuidado y la comodidad de las mejores instalaciones.

  3. Hayedo de Ciñera de Gordón

    El otoño es un buen mes para visitar los hayedos. Las temperaturas aún no muy frías y el cambios de los colores del campo hacen de la excursión a estos bosques un plan perfecto. Uno de ellos y quizá no de los más conocidos es el hayedo de Ciñera de Gordón en la Montaña Central Leonesa, dentro de la reserva de la biosfera del alto Bernesga.

    Las caprichosas formas de las hayas, el puente de palos que comunicaba el pueblo de Villar del Puerto con el grupo Ibarra, el arroyo o las mármitas de gigante han hecho de este lugar un paraíso para el visitante, pero sin duda lo que más fama ha concedido al lugares su ejemplar de haya conocido como «Fagus», que con más de 500 años es probablemente el haya más longevo de la Península.

    [Relacionado: Algunos de los hayedos más espectaculares de España]

  4. Uncastillo, en pleno Prepirineo

    Uncastillo es uno de esos pequeños pueblo para desconectar del mundo. En pleno prepirineo de Aragón y muy cerca de Sos del Rey Católico en esta localidad de la provincia de Zaragoza el tiempo parece haberse detenido. Pasear por sus calles y disfrutar de su gastronomía permite pasar unos días para recargar fuerzas.

    Para alojarse nada mejor que la Posada La Pastora que ofrece una ubicación inmejorable, ya que permite a los huéspedes acceder fácilmente a gran cantidad de lugares de interés turístico y restaurantes. El hotel cuenta con diez habitaciones y todas ellas ofrecen gran cantidad de instalaciones y comodidades para que su estancia sea confortable. También hay suites para recién casados.

  5. Adelántate a Halloween

    Los parques de atracciones y temáticos están ya ultimando los detalles para dar una bienvenida terrorífica a sus visitantes. PortAventura, en Tarragona, y el parque Warner, en Madrid, son dos de las opciones.

    Desde el parque catalán se invita a vivir en familia todas las sorpresas que ha preparado con nuevos espectáculos, decoraciones especiales y muchas sorpresas. Durante casi dos meses, se convierte en un escenario sobrecogedor donde tienen lugar emocionantes espectáculos y escalofriantes pasajes del terror. La ambientación de los hoteles cautivará a todos los miembros de la familia, sembrando el miedo más divertido entre sus visitantes. Un año más, el espíritu de Halloween está garantizado con las animaciones ya tradicionales de PortAventura y los nuevos eventos que harán disfrutar tanto a niños como a padres.

    Algo parecido podrán disfrutar los visitante del Parque Warner que ambienta todo el recinto con motivos terroríficos que harán que los visitantes se sientan inmersos en su peor pesadilla desde su llegada.

    Sendaviva

    Sendaviva, el Parque de la Naturaleza de Navarra, en Arguedas, celebrará durante 13 días Halloween, entre el 7 de octubre y el 5 de noviembre, en los que el parque sufrirá una transformación para que los visitantes lo pasen «de miedo». Durante 5 fines de semana, el terror más simpático y familiar se apoderará de diferentes rincones del parque y se vivirán experiencias de ultratumba. El parque también abrirá el 12 y 13 de octubre, con motivo de las fiestas del Pilar; y el 1 de noviembre, festividad de Todos los Santos.

    Como novedades de esta nueva edición del Halloween de Sendaviva, el parque renovará la Senda del Terror y la función del circo, además de que los más pequeños podrán combatir sus miedos y temores gracias a Usher y sus conjuros mágicos. El miedo también se apoderará de las noches en el albergue de Sendaviva y los visitantes que se alojen en él tendrán inesperadas visitas de personajes llegados de ultratumba. Además, el parque estará ambientado con la temática de Halloween y los visitantes podrán fotografiarse en «espeluznantes» photocalls o encontrarse con personajes venidos del más allá durante su visita.

  6. Escapada a Navarra

    Navarra atrae a miles de visitantes que buscan un turismo de naturaleza. Los valles de Roncal y Salazar junto con el de Baztán, son hoy en día los principales focos de turismo rural. Ubicados en la zona del Pirineo navarro, esconden frondosos bosques, cuevas y hoces y están salpicados de pequeños pueblos pintorescos como Ochagavía, Isaba o Elizondo. En estos tres valles el turista puede practicar senderismo, BTT, esquí de fondo, deportes de aventura y la recolección de setas. Una tendencia en auge que ofrecen caseríos convertidos en casas rurales es la posibilidad de practicar actividades de agroturismo implicando al turista en las tareas cotidianas de una explotación rural como dar de comer a las ovejas, ordeñar vacas o cosechar los campos.Una opción para alojarse son los Apartamentos Garxo, en Isaba, casa tradicional rehabilitada con tres apartamentos en el centro de Isaba, en el corazón del Valle del Roncal.

  7. Una noche en el Valle del Jerte

    Para hacer una escapada en octubre o noviembre una buena opción es Extremadura que posee un patrimonio medioambiental en excelente estado de conservación y con un amplio número de casas rurales. Su apuesta por estos tipos de turismo es tal que en los últimos años se han instaurado una serie de alojamientos ubicados en edificios singulares, las hospederías de Extremadura, que unen los conceptos de naturaleza, patrimonio y gastronomía.

    En Las Hurdes o el Parque Nacional de Monfragüe se encuentran algunas de las más emblemáticas. Es en la provincia de Cáceres donde se concentra la mayor parte del turismo rural y, en concreto, el valle del Jerte, la comarca de La Vera y el valle del Ambroz son los espacios que mayor interés despiertan entre los visitantes. Son zonas ricas en vegetación y ofrecen actividades de aventura como barranquismo o kayak, así como la posibilidad de recolectar cerezas y setas en temporada. También estas zonas son famosas por sus gargantas y piscinas naturales como las de la Reserva Natural Garganta de los Infiernos. Otros refugios del turismo rural son Las Hurdes y Las Villuercas, comarcas tan bellas como aisladas, que esconden espectaculares rincones naturales y una importante riqueza cultural.

    Para alojarse la Casa Rural La Casa del Bosque Valle del Jerte ofrece por ejemplo dos magníficas casas rurales que combinan la arquitectura más tradicional con todas las comodidades para servir de punto de partida para conocer el Valle del Jerte y sus alrededores.

  8. Hoces del Duratón

    Segovia es una tierra privilegiada que combina grandes dosis de patrimonio con una naturaleza peculiar. En el sur de Segovia, a lo largo de la Sierra de Guadarrama, se disponen una serie de pueblos y enclaves con un alto valor histórico arropados por paisajes serranos, bosques y campiñas como El Espinar, Vegas de Matute, Navafría o los Reales Sitios de Valsaín, San Ildefonso y Riofrío, siendo esta comarca ideal para practicar senderismo y esquí. Al nordeste de la provincia se encuentra el Parque Natural de las Hoces del Río Duratón, una zona con un inmenso valor ambiental que atrae al turismo rural por la multitud de actividades que pueden realizarse, desde senderismo y paseos a caballo hasta rutas en piragua o quad.

    En el corazón del Parque Natural de las Hoces del Duratón se encuentra el Hotel Hoces del Duraton, un Hotel Boutique con encanto en plena naturaleza de Segovia.

  9. Ses Fonts Ufanes en Mallorca

    Ses Fonts Ufanes
    Ses Fonts Ufanes - Morfheos

    Todas las épocas del año tienen un encanto especial en Mallorca, pero es en otoño cuando los colores ocres, rojizos y dorados ensalzan la hermosura de sus paisajes y cuando más se activa la actividad cultural. Y es que la mayor de las Islas Baleares sorprende, una vez más, por las maravillas de sus espacios naturales, la belleza de sus paisajes, el simbolismo de su entorno y la singularidad de su flora y fauna, acompañada por manifestaciones artísticas de primer nivel y una riqueza gastronomía de lujo.

    El otoño trae a los paisajes de Mallorca una magia especial que cautiva al visitante de un solo vistazo. Precisamente, uno de los momentos más impactantes que pueden admirarse en los paisajes naturales mallorquines es el día en que brotan, siempre sin previo aviso, Ses Fonts Ufanes. Situadas al norte de Mallorca, en el viejo encinar de la finca de Gabellí Petit en el término municipal de Campanet, constituyen el fenómeno hidrológico más singular de la isla. Se trata de una fuente con afloramientos intermitentes que brotan de manera difusa, muy potente y repentina.

    Ses Fonts Ufanes fueron declaradas Monumento Natural protegido de las Islas Baleares en 2001. Su origen sigue siendo desconocido, aunque los geólogos creen que se debe a la acumulación de agua de lluvia en el acuífero de la montaña de Tomir que, sometido a altas presiones, expulsa el agua violentamente en este punto de la superficie.

  10. Tenerife

    Playa de Torviscas. Zona sur
    Playa de Torviscas. Zona sur

    Para quienes tengan ganas de playa siempre se puede volar hasta la isla de Tenerife con sus paradisíacas playas, verdes montes e impresionantes acantilados desde donde contemplar la huella volcánica que convierte a la isla canaria en uno de los lugares especiales para disfrutar de una escapada en octubre.

    Los amantes de la naturaleza disfrutarán de las Cañadas del Teide, un Parque Nacional de una extensión de 18.990 hectáreas donde contemplar el paisajes creado por la actividad volcánica que dio origen a la Isla. El parque debe su nombre al Teide, volcán que, con 3.718 metros, es el pico más alto de España.

    La capital insular, Santa Cruz de Tenerife, alberga varias de las playas más populares como el arenal de las Teresitas, la playa de Anaga y el Parque Marítimo César Manrique.