Las sendas elevadas más escalofriantes de España

Actualizado:

Rutas al borde de un precipicio, con escaleras ancladas a la roca. Muchas, fáciles y poco conocidas; todas espectaculares

12345678910
  1. Pasarela de Montfalcó

    thierry llansades

    Es una de las rutas más fotogénicas y vertiginosas de España, y también de las menos conocidas o promocionadas. Para quien desee hacerla en su integridad, desde Montfalcó (Huesca) el camino se dirige hacia el Congost de Mont-rebei, en Lérida. Sin embargo, la ruta de las pasarelas proporciona por sí misma un gran día en la montaña. Desde el albergue de Montfalcó se puede ir andando hasta el comienzo de las pasarelas. Apenas se tarda media hora. Luego, el recorrido por estas sendas de madera que se asoman al río Noguera Ribagorzana nos llevará unas tres horas más. El ascenso -muy vertical- por las pasarelas no es difícil, pero sí impresionante, con un paisaje espectacular que suele requerir mucha memoria en la tarjeta de la cámara de fotos.

    Están divididas en dos tramos separados, que salvan un desnivel total de 83 metros en 291 escalones.

    ¿Conoces otras rutas similares? Cuéntalas aquí o en @abcviajar

  2. Ruta ferroviaria La Fregeneda-Vega Terrón, Salamanca

    Un grupo de turistas en uno de los puentes de la ruta de La Fregeneda
    Un grupo de turistas en uno de los puentes de la ruta de La Fregeneda - Eduardo Marcos

    La estación de la Fregeneda se encuentra entre los ríos Duero y Águeda, casi en la frontera con Portugal. La ruta desde la estación de La Fregeneda hasta el muelle fluvial de Vega Terrón suma 17 kilómetros muy espectaculares y a veces también peligrosos. La madera de algunos de los viaductos está muy deteriorada. En ese itinerario encontramos 20 túneles y 13 puentes, una obra enorme de ingeniería ya en desuso. Se trata de un paisaje inolvidable y poco apto para caminantes con vértigo. En el puerto fluvial de Vega Terrón hay dos muelles, el antiguo, del siglo XIX, ya sin uso, y el nuevo, construido entre los años 80 y 90 del siglo XX. Lo más útil es dejar un coche en La Fregeneda y otro en el muelle de Vega Terrón, para no tener que hacer los kilómetros de vuelta. [Más fotos de Eduardo Marcos sobre esta ruta, aquí]

  3. Pasarelas del río Mao, Orense

    millandasairas.com

    Una de las rutas menos conocidas pero más impresionantes de la Ribeira Sacra. Este es un camino más fácil que el de Montfalcó, también apto para hacer con niños. En total son unos 3,5 km desde la antigua central eléctrica. La conocida como Fábrica da Luz o Central da Escalada fue construida a principios del siglo pasado, y proporcionaba luz a la capital y a Monforte. En los primeros 1,7 km se hallan estas pasarelas de madera sobre el río Mao, con unas vistas espectaculares. La ruta continúa luego hasta el pueblo de Barxacoba, desde donde se regresa hasta la central.

    [Más: las termas más calientes para el invierno: no es Islandia, es Orense].

  4. Caminito del Rey, Málaga

    Unos periodistas recorren el Caminito del Rey
    Unos periodistas recorren el Caminito del Rey - EFE/Jorge Zapata

    Tras 25 años cerrado y una inversión de 5 millones de euros, el Caminito del Rey, un sendero construido en las paredes del Desfiladero de los Gaitanes, cañón excavado por el río Guadalhorce que se localiza entre los municipios de Álora y Ardales (Málaga), volverá a abrirse al público a partir de la próxima Semana Santa.

    La visita durante los primeros meses, aunque para acceder al recinto será imprescindible hacer una reserva previa por internet a través de una plataforma gestionada por la Diputación, informa Efe. El sendero estará abierto de martes a domingo, nunca por la noche, y que será obligatorio el uso de un casco. El tiempo estimado en realizar el recorrido, que tiene más de tres kilómetros de longitud, es de más de tres horas, y los visitantes podrán entrar y salir tanto por una caseta habilitada en el término municipal de Álora como por otra en Ardales, según la información proporcionada a Efe por el presidente de la Diputación Provincial.

  5. Ruta del Cares, entre León y Asturias

    Uno de los espectaculares tramos de la ruta del Cares
    Uno de los espectaculares tramos de la ruta del Cares

    La ruta del Cares, en los Picos de Europa, es una de las más espectaculares y conocidas de España. Se la conoce como la «Garganta Divina», quizá porque está tallada literalmente en las rocas de las montañas. El trayecto tiene algo más de 11 kilómetros, entre Caín (León) y Poncebos (Asturias). Solo se puede hacer a pie, y, a pesar de las apariencias, no es especialmente complicada. La única dificultad reside en que si solo tenemos un coche, el camino de ida y vuelta se acerca a los 24 kilómetros.

  6. Cahorros de Monachil

    Uno de los puentes de la ruta de los Cahorros de Monachil
    Uno de los puentes de la ruta de los Cahorros de Monachil - arkangel

    Esta ruta está a tiro de piedra de la Alhambra. Monachil queda a unos 8 kilómetros de Granada capital, en la comarca de la Vega de Granada. La ruta de Los Cahorros bordea el río Monachil, que nace en el pico Veleta, y el agua ha sido precisamente lo que ha obrado el «milagro» de este impresionante paisaje. Los senderistas avanzan entre las paredes, en zonas a menudo muy estrechas. En el camino encontraremos un puente colgante de 63 metros de longitud. En total, la ruta tiene algo más de 9 kilómetros, ida y vuelta.

  7. Ruta de las Xanas, Asturias

    Las Xanas, en el concejo de Santo Adriano
    Las Xanas, en el concejo de Santo Adriano - senda del oso

    Este desfiladero situado en el Concejo de Santo Adriano, puede considerarse el hermano pequeño de la Garganta del Cares, aunque muchos excursionistas lo consideran más bello y, desde luego, menos masificado. En total, ida y vuelta, son unos ocho kilómetros, aptos para todas las edades. Se puede comenzar en Pedroveya o en Villanueva. Fue declarado Monumento Natural por el Principado de Asturias en abril de 2002. Las Xanas, en la mitología astur, son las hadas que habitan en los ríos.

  8. Canal de Urdón, Cantabria

    El camino tallado en la roca
    El camino tallado en la roca - jesús calvo

    Es quizá la ruta más dura (no apta para todos los públicos) de las citadas en este top. Impresionante, pero no fácil. Aquí podéis ver su desarrollo con detalle. Jesús Calvo, autor de la foto que acompaña estas líneas, describe su aventura así en su blog: «La ruta parte desde Tresviso, seguimos por al carretera y a unos 200 metros encontraremos una vaquería donde nos hemos de desviar, a partir de ahí, simplemente seguir el camino por el que descenderemos hasta el nacimiento del río Urdón. Una vez allí podemos ver una gran badina en la que se encauza el agua para ser conducida a través del canal hasta la central (...). Prácticamente todas las zonas de canal están protegidas por una alambre a unos 50 cm que nos incrementa noblemente la sensación de seguridad (...). Una de las partes más famosas del recorrido es el corredor de Matallana, es un pequeño pasadizo de hormigón, construido en medio de una gran pared de roca. Tras el corredor nos encontraremos con algún túnel. Una vez superado este punto abandonaremos el canal, y ascenderemos por un camino tallado en roca, e instalado con unas cadenas para facilitarnos el acceso, esto nos conducirá al casetón de la Electra de Viesgo...». Aquí podéis contemplar el recorrido paso a paso y foto a foto.

    Situación: desfiladero de La Hermida, en Peñarrubia, Cantabria. Salida de Tresviso, hasta la carretera del desfiladero de La Hermida. Duración, unas cinco horas (14,5 km).

  9. Siurana, Tarragona

    Siurana, un pueblo sobre un precipicio
    Siurana, un pueblo sobre un precipicio

    Siurana es uno de los pueblos más bonitos de Cataluña, colgada sobre el precipicio. La foto nos dice una parte de lo imponente que resulta el paisaje de sus casas de piedra, de origen medieval, en la cima de una colina, junto a las ruinas de un castillo árabe, una fortificación cerraba el paso al núcleo urbano de la población. La ruta, de origen medieval, mucho antes de que la carretera llegara al pueblo, sale del aparcamiento situado junto a las ruinas del castillo. Discurre por una estrecha senda elevada, en la pared rocosa.

  10. Faja de las Flores, Huesca

    la Faja de las Flores
    la Faja de las Flores - Jonathan Taglione

    Destino, Ordesa. Y un clásico, tampoco fácil. La Faja de las Flores es un pequeño sendero en lo alto del valle de Ordesa, una excursión de quince kilómetros y unas siete horas en la que hay que superar los 1.000 metros de desnivel. El tramo conocido como la Faja de las Flores es un balcón de unos 3 km de longitud, en la zona alta del Valle de Ordesa, lo que proporciona unas vistas inolvidables. La senda tiene una anchura de 3 a 7 metros, y discurre entre verticales farallones de más de mil metros de caída. Una de las zonas más difíciles del camino es el aso aéreo de las clavijas de Cotatuero.