Diez casas-museo imprescindibles en España

Actualizado:

Desde Barcelona a Valencia pasando por Madrid, planes de fin de semana para conocer cómo vivían estos artistas

12345678910
  1. Museo-Casa Natal de Cervantes

    Detalle del patio de la Casa Cervantes, en Alcalá de Henares
    Detalle del patio de la Casa Cervantes, en Alcalá de Henares - abc

    El edificio del Museo Casa Natal de Cervantes se encuentra situado en el casco histórico de Alcalá de Henares en el inmueble donde, según los estudiosos, nació el escritor. Recrea los distintos ambientes de una casa acomodada de los siglos XVI y XVII, mediante una ambientación que persigue que el visitante entre en las estancias percibiendo la presencia de sus moradores en el desarrollo de su vida cotidiana. En el recorrido también se pueden ver los fondos bibliográficos del museo, con infinidad de ediciones de El Quijote, en diferentes épocas e idiomas.

    C/ Mayor, 48. Alcalá de Henares. Entrada gratuita.

  2. Casa-museo de El Greco

    El Museo del Greco es en la actualidad el único de España dedicado a la figura del pintor y tiene como finalidad esencial transmitir y hacer comprensible a la sociedad la figura del Greco, así como la influencia de su obra y personalidad en el Toledo de comienzos del siglo XVII.

    En el Museo se puede ver dos espacios diferenciados: las salas dedicadas al Marqués de la Vega-Inclán, que le rinden homenaje y plasman su visión, hoy superada, sobre la vida del Greco, y las salas donde se expone la obra del pintor, aspectos de su vida y cómo influyó su personalidad en el Toledo de comienzos del siglo XVII, ilustrada en las salas dedicadas al Taller.
    Las colecciones del Museo del Greco exponen al público una muestra significativa de piezas de los siglos XVI y XVII, representativas no sólo de la vida y obra de Doménico Theotocópoli, en especial de los últimos años de su vida, sino también de la cultura y la sociedad toledana del momento.

    Paseo del Tránsito, s/n. Toledo

  3. Casa-museo del pintor Joaquín Sorolla

    Ubicado en Madrid en lo que fuera la residencia y estudio de Sorolla, cuenta con numerosas obras de arte que ayudan a comprender la evolución del artista. El visitante se aproxima a las distintas etapas estilísticas y temáticas de Sorolla, como las pinturas de crítica social, los retratos familiares, las obras costumbristas o los autorretratos.

    La época colorista del pintor está protagonizada principalmente por sus paisajes impresionistas. Además se exponen otras colecciones de escultura, cerámica, joyería, fotografía antigua y un importante archivo de su correspondencia privada. Cabe destacar las obras de otros artistas como Benlliure, Rodin o Bloy.

    Casa museo Sorolla. Calle General Martínez Campos 37. (Madrid)

  4. Casa-museo Lope de Vega

    La Casa-Museo de Lope de Vega se encuentra en el número 11 de la calle de Cervantes, Madrid, en la que fuera la vivienda del poeta los últimos 25 años de su vida junto a su segunda esposa Juana Guardo. La casa, adquirida en 1610 representa la típica vivienda común del siglo XVII.

    Tras pasar por diferentes propietarios la casa de Lope de Vega fue restaurada e inaugurada en 1935 año que fue declarada Monumento Nacional. Entre 1973 y 1975 fue restaurada de nuevo por Fernando Chueca Goitia, quien reconstruyó las diferentes habitaciones: oratorio, estrado, comedor, cocina, estudio y alcobas del poeta y de sus hijas en el primer piso y en el segundo las habitaciones de huéspedes y servidumbre. Lope disfrutaba de un huerto-jardín interior frecuentemente mencionado en sus poemas y escritos y que hubo de ser reconstruido también. Algunos objetos pertenecientes al poeta y conservados en el convento de las Trinitarias, donde profesó una hija suya, han sido cedidos a la casa-museo.

    Casa-Museo de Lope de Vega. Calle de Cervantes 11. Madrid

  5. Casa-museo Gaudí

    La Casa Museo Gaudí, inaugurada el 28 de septiembre de 1963, fue la residencia del arquitecto Antoni Gaudí i Cornet (1852-1926) en el Parque Güell, desde 1906 hasta finales de 1925. En la actualidad constituye una colección privada abierta al público que muestra al visitante la faceta más íntima de Gaudí.

    En la casa, el recuerdo de Gaudí convive con la exposición de muebles y objetos diseñados por el arquitecto. Estas obras son elementos clave para profundizar en su forma de proyectar y trabajar, así como para conocer el sistema de producción artesanal en Cataluña en la época del Modernismo.

    La función original de la casa, como «casa muestra» del Park Güell, supone un valor añadido de la institución. Esta zona, uno de los principales proyectos de Gaudí, se concibió como urbanización privada, aunque hoy en día es un espacio público.

    Casa Museu Gaudí. Park Güell, Carretera del Carmel, 23A. Barcelona

  6. Casa-museo Blasco Ibañez

    Para aquellos que gusten adentrase en las vidas ajenas una oportunidad de hacerlo es en la siempre apatecible ciudad de Valencia. La Casa Museo Blasco Ibáñez está además situada en la playa de la Malvarrosa, en el mismo emplazamiento que ocupó en su día el chalet del escritor valenciano, Vicente Blasco Ibáñez (1867-1928). El edificio, inaugurado como museo en verano de 1997, se encuentra rodeado de un amplio jardín y conserva el aspecto exterior del chalet original, destacando la terraza con cariátides y la imponente mesa de mármol que la preside. En su interior, el espacio se distribuye en tres plantas.

    La planta baja está dedicada a una exposición permanente sobre la vida y obra de Vicente Blasco Ibáñez. La primera planta alberga la colección museográfica permanente, donada en su mayoría por la familia del escritor bajo la denominación Legado Libertad Blasco-Ibáñez Blasco y Fernando Llorca Díe. En esta planta se pueden contemplar diversidad de objetos que nos aproximan a la vida familiar de Blasco Ibáñez, como joyas y bolsos de fiesta de su esposa, María Blasco del Cacho, o fotografías y retratos de sus cuatro hijos: Mario, Libertad, Julio César y Sigfrido. También se exponen objetos personales del escritor como su pipa o sus gafas, y testimonios de su amistad con artistas de la época, como la correspondencia con Joaquín Sorolla. Asimismo se muestran elementos que recuerdan los numerosos viajes que realizó Blasco por todo el mundo y especialmente de su estancia en Argentina. Se conserva también mobiliario diverso procedente del chalet original y los muebles del despacho del escritor en el diario El Pueblo, fundado por Blasco Ibáñez en 1894. Igualmente se conservan porcelanas, grabados, objetos decorativos y obras de diversos artistas como Juan Antonio Benlliure, Ramón Stolz, Ricardo Verde, Cuñat, Segrelles o Antonio Ballester.

    En la segunda planta se ubica la Biblioteca-Centro de Investigación dirigido a investigadores especializados. Cuenta con abundantes fondos bibliográficos y documentales para el estudio de la compleja figura de Blasco Ibáñez.

    Casa Museo Blasco Ibáñez. Isabel de Villena, 159. Valencia

  7. Casa-museo Benlliure

    El Museo acoge la colección de la familia Benlliure y recrea el ambiente de la casa donde vivió una de la saga de artistas más importantes de la Valencia de finales del XIX entre los que destaca el padre de familia, José Benlliure Gil, el escultor Mariano Benlliure Gil y el pintor José Benlliure Ortiz.

    El edificio principal fue objeto de una intervención integral que lo devolvió a su estado original, adaptándolo a las necesidades modernas como espacio expositivo de actividades culturales y acoge muebles de la época, lámparas, alfombras y enseres domésticos de la familia como libros o indumentaria que probablemente utilizó en alguno de sus cuadros.

    Casa Museo Benlliure. Blanquerías 23. Valencia

  8. Casa-museo Miguel de Unamuno

    En pleno centro de Salamanca se alza una casona dieciochesca donde residía Miguel de Unamuno en su época de Rector de la Universidad de Salamanca, entre 1.900 y 1.914, junto a la fachada plateresca del edificio de Escuelas Mayores.

    La Universidad de Salamanca, en su labor para de transmitir el pensamiento y la presencia de Unamuno ha mantenido el que fue su entorno durante los años que ejerció el cargo de Rector de la institución académica. Con este fin, se ha cuidado la ambientación histórico-artística del museo, tratando de recrear el entorno familiar y hogareño en el que transcurrió su existencia, hoy objeto de visita. Se han intervenido otros ámbitos de la casa con el fin de convertirla en centro abierto al estudio e investigación de la obra de don Miguel.

    Casa Museo Miguel de Unamuno. C/Libreros, 25. Salamanca

  9. Casa-museo de Rosalía de Castro

    La siguiente parada está en Galicia concretamente en Padrón, en la casa donde vivió sus últimos añosRosalía de Castro. . La Casa-Museo propone un recorrido por los acontecimientos que marcaron la vida y la obra de la artista. En la planta baja, los visitantes pueden disfrutar de la verdadera dimensión de esta figura a través de fotografías. En la segunda sala podemos encontrar algunas primeras ediciones de libros de Rosalía y publicaciones relacionadas con el autor y su obra. También se puede ver imágenes que reflejan el estilo de vida de la sociedad del siglo XIX en Galicia.

    En la primera planta hay una recreación de la casa rural de la época, entre los campesinos y nobles. Se mantuvo en los utensilios de cocina y muebles típicos de la época, como chimenea, canal o silla turca. En el cuarto de las hijas de Rosalía -donde vivían cuatro- mantuvo el poeta oficina. Y en la cama de su habitación, donde murió, siempre hay una flor.

    En la sala se puede ver algunas imágenes del pintor Ovidio Murguía, hijo de Rosalia, y también diversos artículos del autor personal. Y, por último, en la biblioteca Manuel Murguía hay obras escritas por el marido de Rosalia, objetos personales y fotografías del historiador y escritor.

    Casa-Museo Rosalía de Castro. A Matanza. Padrón  (A Coruña)

  10. La casa-museo Zenobia y Juan Ramón Jiménez

    La Casa-Museo «Zenobia y Juan Ramón» se encuentra en el pueblo andaluz de Moguer. El edificio data del siglo XVIII, siendo restaurado por la familia Jiménez en 1885.
    Es una casa de dos plantas, dentro del más puro estilo andaluz: con patio central cubierto con montera de cristal, otro exterior y corrales, donde está el establo y una estatua de Platero en bronce, del escultor León Ortega.

    La planta baja está formada por siete habitaciones dedicadas a albergar la Biblioteca particular del poeta y su hemeroteca, con sus más de 7.500 revistas y 4.000 libros, el Centro de Estudios Juanramonianos con sus salas de lectura y conferencias y las oficinas de la Fundación.

    Las zonas nobles de esta planta baja tienen solería marmórea, mereciendo destacarse el patio interior, en cuyo centro se encuentra el famoso aljibe esculpido en una sola pieza de mármol alabastrino, descrito, como tantas otras partes de la casa y del pueblo, en un capítulo de «Platero y yo» (Cap. XXVI).

    La planta alta dispone de nueve habitaciones abiertas a una galería-corredor que circunda el patio central, conservándose toda su estructura original.
    Junto a una interesante colección de pinturas, se conservan muchos objetos y recuerdos de un entrañable valor sentimental: las alianzas de la boda, los últimos trajes que utilizó el poeta o las zapatillas de raso que Zenobia llevó el día de su boda.