Diez joyas imprescindibles del románico español

Diez joyas imprescindibles del románico español

Actualizado:

Un recorrido a través de los monumentos más significativos levantados entre los siglos XI y XII

12345678910
  1. Sant Vicente de Cardona (Barcelona)

    España cuenta con numeras obras románicas levantadas entre los siglos XI y XII y que suponen auténticas joyas arquitectónicas que cada día reciben más visitantes que admiran sus arcos de medio punto, arquivoltas y cubiertas abovedadas.

    Jaime Cobreros ofrece en el libro «Los mejores destinos del Románico en España» (Editorial Anaya Touring) un recorrido a través de los monumentos más significativos, cualificados o singulares del románico así como de algunos pueblos y áreas geográficas en los que la densidad románica es excepcional.

    La guía recoge 34 monumentos románicos repartidos por España y divididos en cuatro sectores: área oriental (Cataluña); área septentrional (Aragón y Navarra); área central (Castilla y León y Cantabria) y área Occidental (Galicia).
    Como muestra, un botón (o mejor dicho diez) para visitar en una escapada de fin de semana.

    San Vicente de Cardona

    San Vicente de Cardona se levanta entre 1029 y 1040 en el recinto amurallado del Castillo de Cardona (Barcelona) en lo alto de una colina como si del mascarón de proa de un inmenso navío se tratara.

    La iglesia es de planta basilical de tres naves con cabecera de tres absides. Sobre el crucero se dispone una cúpula y en el interior tres pares de grandes pilares sostienen los arcos torales y los que separan las naves laterales de la central. Destaca no solo por sus grandes dimensiones -50 metros de largo y 18 de anchura- si no por la proporción de sus espacios, por su iluminación o por el nítido dibujo de sus líneas.

  2. Santa María de Ripoll (Gerona)

    Santa María de Ripoll, en la provincia de Gerona, consagrado en 888, fue uno de los modelos de los grandes monasterios prerrománicos españoles. A lo largo de la historia, el monasterio ha sufrido ampliaciones, destrucciones, reformas y amortizaciones siendo nuevamente consagrado en el año 1893.
    Del siglo XII queda en pie una parte del claustro y su fantástica portada de siete arquivoltas y un alto y poco profundo zócalo rectangular dividido en tres cuerpos. Por su parte, el claustro es de grandes dimensiones y ligeramente irregular siendo su parte más antigua la adosada al muro de la iglesia.

  3. Santa María de Poblet (Tarragona)

    El monasterio de Poblet, en el término municipal de Vimbodí y Poblet, en Tarragona fue impulsado y patrocinado por Ramón Berenguer IV, conde de Barcelona, que lo entregó a los monjes de la abadía de Fontfroide en el año 1149. Está considerado el conjunto en pie mayor y mejor conservado de entre las abadías cistercienses de toda la cristiandad.
    Todo el conjunto monástico está conformado por tres recintos bien diferenciados y comunicados entre sí por unas puertas de acceso. La construcción de la iglesia data de 1166 con tres naves de siete tramos cada una separadas con pilares cruciformes.

    El claustro es el centro desde donde se articulan las diversas dependencias del día a día de la vida de los monjes. La galería contigua a la iglesia es la más antigua.

  4. Catedral de Jaca (Huesca)

    La Catedral de San Pedro de Jaca en Huesca, es una de las construcciones más características y antiguas del románico en España. Comenzó a construirse casi al tiempo que la de Santiago de Compostela en el último cuarto del siglo XI como sede episcopal y cabeza del Reino de Aragón por iniciativa del rey Sancho Ramírez.

    En Jaca se pueden distinguir dos etapas: la primera podría estar situada entre 1077 y 1082 y una segunda entre 1104 y 1130. La catedral es de planta basilical de tres naves y cabecera de tres ábsides. Son dos los accesos más importantes, a poniente y a mediodía de características más sencillas..

  5. Castillo de Loarre (Huesca)

    El castillo abadía de Loarre es un castillo románico situado en la sierra de Loarre, en la provincia de Huesca. El castillo fue construido en el siglo XI por orden del rey Sancho III. Posteriormente, hacia 1071, durante el reinado de Sancho Ramírez se realiza un ampliación que le da la forma que mantiene en la actualidad. De esta época son las demás construcciones incluida la iglesia. El recinto amurallado se construye en 1287.

    La puerta de entrada de la construcción es de estilo románico con decoración en el tímpano. Tras ella se abre una imponente escalera cubierta por una bóveda de cañón. A los lados de la escalera hay dos estancia, la de al izquierda es el cuerpo de guardia y la de la derecha es la cripta de santa Quinteria, que fue lugar de enterramientos. Desde ella por dos estrechas escaleras se accede a al iglesia, una construcción románica de una única nave y ábside semicircular decorada con columnas adosadas a los muros con capiteles tallados con motivos fantásticos, vegetales y bíblicos.

  6. San Salvador de Leyre (Navarra)

    San Salvador de Leyre, en el nordeste de la Comunidad Foral de Navarra, cerca del límite con Aragón, es uno de los conjuntos monásticos más importantes de España por su relevancia histórica y arquitectónica.

    Entre los diferentes edificios que componen el conjunto existen ejemplares del románico muy destacados por pertenecer a un periodo muy temprano del mismo y por su excelente estado de conservación.

    La iglesia de San Salvador de Leyre constituye el elemento arquitectónico principal del monasterio. Mantiene partes de la construcción románica del siglo XI al siglo XII, como la cripta, los ábsides, la torre, la nave principal y el pórtico.

  7. San Isidoro de León (León)

    San Isidoro de León, construido y engrandecido durante los siglos XI y XII, es uno de los conjuntos arquitectónicos románicos más destacados de España, por su historia, arquitectura, escultura, y por los objetos suntuarios románicos que se han podido conservar.

    El Panteón Real -a los pies de la iglesia-, con pintura mural románica y capiteles excepcionales, hacen de San Isidoro una pieza única del mundo románico.
    El edificio de la iglesia conserva algunos vestigios románicos de la primera construcción de Fernando I y Sancha. El Panteón y las dos puertas de su fachada sur, llamadas Puerta del Cordero y Puerta del Perdón, más la Puerta Norte o Capitular, son las primeras manifestaciones del arte románico en los territorios leoneses. Con el transcurso del tiempo se hicieron modificaciones y añadidos góticos, renacentistas y barrocos.

  8. San Martín de Frómista (Palencia)

    La iglesia de San Martín de Tours en Frómista (provincia de Palencia) es un templo católico de estilo románico levantado en el siglo XI.
    Sobre sus naves, de escasa altura, destacan el cimborrio octogonal sobre el crucero y las dos torres cilíndricas a ambos lados de la fachada principal. Las tres naves, con bóveda de cañón, la central más ancha y alta que las laterales, terminan en tres ábsides circulares.
    La iglesia de San Martín presenta una planta basilical, formada por tres naves de distintos tamaños separadas por pilares compuestos. En los ábsides destaca un Cristo del siglo XIII, en el de la nave central.

  9. Claustro de Santo Domingo de Silos (Burgos)

    El Monasterio de Santo Domingo de Silos, en Burgos, destaca por la belleza de su claustro románico de doble planta construidos en distintas épocas. El inferior es el más antiguo -las galerías oriente y norte datan de la segunda mitad del siglo XI y las galerías poniente y sur son del siglo XII-. El claustro superior fue levantado en el siglo XIII.

    El claustro de Silos es el centro de la vida de la comunidad y hacia él convergen y de él parten los otros edificios del monasterio. No se puede dejar de contemplar el famoso ciprés de Silos, plantado en 1882, y que se ha convertido en un elemento más a estudiar y admirar.

  10. Catedral de Santiago de Compostela (La Coruña)

    Puerta de las Platerías
    Puerta de las Platerías

    La catedral de Santiago de Compostela en La Coruña acoge el que, según la tradición, es el sepulcro del Apóstol Santiago, lo cual la convierte en uno de los principales destinos de peregrinación de Europa a través del Camino de Santiago.
    Cada una de las fachadas forma con sus respectivas plazas magníficos conjuntos urbanísticos. Destacamos la de Platerías, construida por el maestro Esteban en 1103 y sobre todo el Pórtico de la Gloria, obra primordial de la escultura románica, concluida por el maestro Mateo en 1188.

    El interior consta de una planta en cruz latina de tres naves de una longitud de unos cien metros con un crucero también de tres naves y de cerca de setenta metros de longitud. La altura en la nave central es de veintidós metros en todo su recorrido y alcanza los treinta y dos de máximo en la bóveda del crucero.