Las estaciones de tren más bellas del mundo
fish-bone

Las estaciones de tren más bellas del mundo

Actualizado:

Son centros de transporte. Pero además son obras de arte. Elegimos algunas de las más impactantes

1234567891011121314
  1. Estación Chhatrapati Shivaji, en Bombay

    fish-bone

    La primera de la lista no podría ser otra que Chhatrapati Shivaji Terminus, en Bombay, incluida en el patrimonio de la Unesco desde 2004. Es un ejemplo excepcional de la arquitectura del renacimiento gótico victoriano en la India, mezclado con la arquitectura tradicional de los palacios de este país. El edificio, diseñado por el arquitecto británico FW Stevens, se convirtió en el símbolo de Bombay como la «Ciudad Gótica». Fue construida en 10 años. La obra comenzó en 1878, y entonces se le llamó Estación Victoria, en honor a la reina Victoria, emperatriz de la India. Es un ejemplo sobresaliente de la unión de dos culturas.

    [Inauguran en una estación de Londres el mayor puente solar del mundo.]

  2. Grand Central, Nueva York

    La majestuosa terminal de Grand Central es la icónica estación que ocupa el centro neurálgico de Manhattan y que hace las veces de corazón de la metrópoli, bombeando cada día a la ciudad millones de pasajeros. El ambicioso proyecto arrancó en 1903, con la demolición de varios edificios cercanos. Durante una década, la vieja estación fue desmantelada por partes. Sobre sus cenizas surgió un majestuoso edificio estilo «Beaux Arts» de 19 hectáreas diseñado por los estudios Reed & Stem y Warren & Wetmore. Bajo la superficie, Wilgus supervisó la construcción de un entramado de 30 andenes y 46 vías organizados en dos niveles, que con el tiempo creció hasta albergar 44 andenes y 67 vías. Tras diez años de trabajo y una inversión de cerca de 2.000 millones de dólares corrientes (80 millones de dólares por aquel entonces), Grand Central abrió sus puertas el 2 de febrero de 1913.

  3. Estación de Lieja Guillemins, Bélgica

    Ralf Roletschek

    La nueva estación de Lieja es una obra del polémico arquitecto español Santiago Calatrava, inaugurada el 18 de septiembre de 2009. El edificio fue construido en acero, vidrio y hormigón e incluye una cúpula de 200 metros de longitud y 35 de altura. La antigua estación procede de mayo de 1842, remodelada en diferentes ocasiones, sobre todo con la construcción de un nuevo edificio en 1958 que permaneció en funcionamiento hasta la llegada de la obra de Calatrava.

  4. St. Pancras. Londres

    Exterior de la estación de St. Pancras
    Exterior de la estación de St. Pancras

    St. Pancras es la única estación internacional de Londres. También es la más bella de ciudad, probablemente. Allí opera el Eurostar, que conecta Inglaterra con Francia a través del túnel que pasa por debajo del Canal de la Mancha. Se halla en el norte de Londres, en el distrito de Camden, entre el edificio de la nueva Biblioteca Británica y la estación King's Cross. Una curiosidad: aunque Harry Potter sube al Hogwarts Express en la estación de King Cross, el exterior que se utiliza en las películas es el de la estación de St. Pancras.

  5. Dunedin, Nueva Zelanda

    La fachada de la estación de tren de Dunedin
    La fachada de la estación de tren de Dunedin

    Dunedin es la segunda ciudad más importante de la isla del sur, en la boca de un impresionante puerto natural protegido por la Península de Otago, con unos 120.000 habitantes y una amplia población estudiantil. Tiene un lado moderno, de pubs y «movida» joven, y una zona histórica de gran belleza, que incluye esta estación, abierta en 1906, de estilo renacentista flamenco, diseñada por el arquitecto neozelandés George Troup. Se dice que es el edificio más fotografiado del país.

  6. Estación de Amberes Central, Bélgica

    paul hermans

    «Es sin duda una de las mejores cosas de Amberes. Si llegáis en tren merece la pena perder un rato en ver toda la estación y si no llegáis en tren, no dudéis en acercaros a verla. Es impresionante», afirma un usuario de TripAdvisor. Y es cierto. El edificio original, revistido en piedra y con una gran cúpula, se construyó entre 1895 y 1905. La estructura de 185 metros de largo y 44 metros de altura de hierro y vidrio que cubre las vías fue diseñada por Clemente van Bogaert. En febrero de 2009 la revista estadounidense Newsweek la consideró la cuarta estación ferroviaria más bella del mundo.

  7. Estación Central de Milán

    kiban

    Es una terminal ferroviaria oficialmente inaugurada en 1931 para reemplazar la vieja Estación Central (1864). Debido a la crisis económica posterior a la primera gran guerra, su construcción avanzó muy lentamente, y el proyecto, simple en un principio, fue cambiando constantemente. Se tornó más complejo y majestuoso. De hecho, no tiene un estilo arquitectónico definido, sino que es una mezcla de diferentes estilos, especialmente el Art Nouveau y Art Deco. Su fachada tiene un ancho de 200 metros y su bóveda una altura de 72 metros, fue todo un récord en su momento. Tiene 24 plataformas.

  8. Estación de Sirkeci, Estambul. Turquía

    Estación de ferrocarril de Sirkeci, en la zona europea de Estambul
    Estación de ferrocarril de Sirkeci, en la zona europea de Estambul - Martin Dürrschnabel

    Sirkeci es la principal estación de la zona europea de Estambul. Originalmente, la estación se construyó para acoger al mítico Orient Express, y en parte conserva ese aroma de lugar exótico y fascinante. El arquitecto August Jachmund, un prusiano enamorado de la arquitectura otomana, la diseñó con un estilo oriental europeo. Se inauguró en 1890. En una de las zonas de la estación se halla el restaurante Orient Express, un punto de encuentro para soñar con otros tiempos y otros viajes.

  9. Atocha, Madrid

    El jardín Tropical de Atocha
    El jardín Tropical de Atocha - Georg Himmrich

    Lo que hoy es la Estación de Atocha se remonta a 1851, cuando era una pequeña zona de embarque. En 1892 se inauguró bajo el nombre de la Estación del Mediodía. Desde entonces ha sido remodelada y ampliada en diferentes ocasiones, por ejemplo tras el incendio de 1888. Y sobre todo entre 1985 y 1992, cuando se amplió considerablemente su capacidad. Entre los detalles que más llaman la estación del edificio está el Jardín Tropical: más de 500 especies tanto animales como vegetales. En el exterior de la estación se halla un monumento en homenaje a las víctimas del 11-M.

  10. Estación de Limoges-Bénédictins. Francia

    Booklm

    Es, sin duda, una de las estaciones más bellas, turísticas y curiosas del mundo. Tiene un cierto aire de catedral, con vidrieras incluidas, obra de Chigot, un artista de Limoges, ciudad situada a unos 400 km al sur de París. Roger Gonthier diseñó un edificio (1924-1929) con cúpula y campanario sobre pilote encima de las vías; el edificio es de hormigón armado recubierto de placas de piedra caliza.

  11. Easación de Lahore, Pakistán

    La estación de tren de Lahore Junction en Lahore, Pakistán, fue construida por los colonos británicos entre 1859 y 1860. No obstante, la parte frontal sno terminó de gustar al gobierno, probablemente por su estilo absolutamente británico, y posteriormente fue reconstruida por el sultán Mohamed con su propio dinero. Se construyó completamente en mampostería de ladrillo, con unas peculiares torres cuadradas que se elevan sobre la estructura principal. Tiene un aspecto de estructura defensiva, seguramente porque es un proyecto inmediatamente posterior a la rebelión en la India contra los británicos de 1857.

  12. Maputo, Mozambique

    Es quizá la estación de tren más bella de África, con su gran cúpula, los tones verdes y la celosía de hierro forjado. La leyenda atribuye el edificio a Eiffel, aunque parece que el arquitecto nunca llegó a pisar Mozambique. Sea como fuera, es una impresionante pieza arquitectónica del principios del siglo XX que aloja en su interior algún club de jazz de moda (Ka Mfumo Jazz Café).

  13. Estación de Canfranc, Huesca

    La constucción de la Estación Ferroviaria Internacional de Canfranc se inscribe dentro del proyecto de creación de un paso fronterizo a través de los Pirineos que comunicase España con Francia, aprovechando la línea el que unía Tardienta con Huesca y Huesca con Jaca. Así, tan sólo se hizo necesario unir mediante el ferrocarril Jaca con Canfranc y abrir el túnel de Somport (finalizado en 1914), situándola en el valle de los Arañones.

    Las compañías Midi Francés y Norte de España presentaron el proyecto de la estación internacional entre 1909-1910, empezándose a construir en 1915, tras la Primera Guerra Mundial, y finalizándose en 1925. La estación inaugurada por el rey Alfonso XIII entra en servicio en julio de 1928, conoce un momento de esplendor en los años treinta, y se cierra entre 1945 y 1949 por desacuerdos políticos con el gobierno francés.

    Desde el punto de vista arquitectónico, consta de un edificio principal, varios muelles para trasbordo de mercancías, y el depósito de máquinas. En su construcción se han utilizado diferentes materiales como el cristal, el cemento y el hierro, propios de la arquitectura industrial del momento.

    El edificio de pasajeros destaca por su desarrollo longitudinal, que se articula gracias a tres volúmenes destacados en altura, que se sitúan en sus extremos y en el centro. El cuerpo central cobija el vestíbulo donde se encontraban las taquillas. Grandes ventanales, pilastras de sabor clasicista y trabajo en madera de gusto Déco se combinan para crear un espacio suntuoso. En los cuerpos laterales, se acomodaban el puesto aduanero, la comisaría de policía, correos y un hotel internacional. Disponía además de dos pasos subterráneos.

    Al exterior, estos volúmenes presentan tejado curvo apizarrado a cuatro vertientes, y se coronan con cuatro pináculos apiramidados dispuestos en sus flancos. Los dos pisos del cuerpo se abren mediante arcos de medio punto a la zona de las vías y sobre estas dos galerías se abre una nueva teoría de vanos abuhardillados en la cubierta apizarrada, que denota la clara influencia de la arquitectura francesa.

    En la actualidad nos encontramos con un edificio cercado sin posibilidad de entrar a visitar sus diversas dependencias. Sin embargo, podemos pasear por los muelles, contemplar el depósito de máquinas, con su estructura metálica, y las diversas grúas que todavía permanecen a los lados de las vías. Se están llevando a cabo diferentes propuestas de rehabilitación de este conjunto histórico.

    Fuente: Ayuntamiento de Canfranc. Visitas guiadas a la estación. Más información, aquí.

  14. Estação da Luz, en Sao Paulo

    La Estação da Luz, en Sao Paulo, se inspiró en las estaciones de ferrocarril de la época victoriana en Inglaterra. El actual edificio fue concluida en 1901 y se convirtió en un símbolo, tanto de la próspera industria del café como de aquella primera industrialización de Brasil. El edificio fue diseñado por el arquitecto británico Charles Henry Driver, y todos los materiales de construcción procedieron de Inglaterra. El edificio fue restaurado y abierto de nuevo en 2004 con motivo del 450 aniversario de la ciudad de São Paulo. La estación alberga el Museo de la Lengua Portuguesa, inaugurado en 2006, por lo cual también se la denomina Estação Luz da Nossa Língua.