Diez acueductos romanos para admirar

Diez acueductos romanos para admirar

Desde España hasta Turquía, un recorrido por canales de agua tan sólidos como para haber superado siglos de historia

Actualizado:

Desde España hasta Turquía, un recorrido por canales de agua tan sólidos como para haber superado siglos de historia

12345678910
  1. Acueducto de Segovia

    Los romanos construyeron numerosos acueductos para proporcionar agua a las ciudades y son muchos los que aún conservan parte de esta magnífica obra de ingeniería reemplazando los canales abiertos por tuberías. Otros tan solo mantienen pantienen parte de su estructura en pie. Entre los más importantes el de Segovia, Tarragona o Mérida.

    El acueducto de Segovia

    El Acueducto de Segovia es la obra de ingeniería civil romana más importante de España y su arquería es uno de los monumentos más significativos y mejor conservados de los que dejaron los romanos en la Península. Aunque no se pueda saber con certeza la época en que fue construido los investigadores lo sitúan entre la segunda mitad del siglo I y principios del II, en tiempo de los emperadores Vespasiano o Nerva.

    El acueducto de Segovia conduce las aguas del manantial de la Fuenfría, situado en la sierra cercana a 17 kilómetros de la ciudad, en un paraje denominado La Acebeda. Recorre más de 15 kilómetros antes de llegar a la ciudad y en la parte más elevada mide 28 metros. En tiempos de los Reyes Católicos se realizó la primera gran obra de reconstrucción del acueducto.

    Se ha mantenido en activo a través de los siglos y quizás por eso haya llegado a día de hoy en perfecto estado. Hasta casi nuestros días proveía de agua a la ciudad de Segovia, y más concretamente a su Alcázar.

  2. Acueducto de les Ferreres (Tarragona)

    El llamado Acueducto de les Ferreres, en ocasiones denominado también Puente del Diablo, es una arquería romana que forma parte del acueducto que suministraba agua desde el río Francolí a la ciudad de Tarraco (Tarragona), desde una distancia de 25 km. La arquería está situada en las afueras de la ciudad de Tarragona, designada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, gracias a que es uno de los monumentos de la época romana que se conservan en tan buen estado.

    El acueducto fue construido en el siglo I a.C. por Augusto y suministraba agua desde el río Francolí hacia la ciudad de Tarraco, capital de la provincia romana Hispania Citerior Tarraconensis que abarcaba, en su época de máximo esplendor, dos terceras partes de la península ibérica. Se utilizó hasta bien entrado el siglo XVIII.

    Mide 217 metros de largo y 27 metros de altura máxima y tiene dos niveles con arcos superpuestos y construido en obra de sillares unidos en seco.

  3. Acueducto de Los Milagros en Mérida

    Mérida fue fundada por Roma en el año 25 a. C. por orden del emperador Octavio Augusto para servir de retiro a los soldados veteranos -eméritos- de las legiones V Alaudae y X Gemina. La ciudad, una de las más importantes de toda Hispania, fue dotada con todas las comodidades de una gran urbe romana y ejerció de capital de la provincia romana de Lusitania.

    El «Conjunto arqueológico de Mérida» fue declarado por la Unesco, en 1993, Patrimonio de la Humanidad, debido a su importante interés histórico y monumental. Una pieza única de ese conjunto arqueológico es el acueducto de los Milagros, conducción que, en época romana, suministraban agua a la ciudad de Emérita Augusta.

    El punto de captación de agua se situaba en el embalse de Proserpina, desde donde nacía una conducción de unos 12 kilómetros. El inicio, en las proximidades de la presa, la conducción se hacía por una galería subterránea, excavada en roca. En la parte final de dicha conducción, esta tuvo que salvar el río Albarregas, para lo cual se tuvo que construir una serie de arquerías que formaron la parte más monumental de la construcción. Estas se alargan 830 metros, con una altura de 25 metros en la parte más profunda del valle del río Albarregas.
    A día de hoy 73 pilares permanece en pie.

  4. Acueducto romano de Los Bañales (Aragón)

    FLICKR

    Los Bañales, en el término municipal de Uncastillo, en Zaragoza, se encuentra uno de los principales yacimientos arqueológicos de Aragón.
    El acueducto romano de Los Bañales es una joya arquitectónica y única dentro de este tipo de construcciones ya que en su parte elevada la tubería discurría sobre una caja de madera además, Los Bañales conserva el trazado casi completo desde la toma de agua, el sistema de conducción sobre pilares y el canal excavado en la roca por el que entraba el agua a la ciudad.
    Otro elemento que hace de este acueducto diferente a otros de época romana es por su recubrimiento del muro de la presa que para evitar que perdiera agua fue revestido de arcilla en lugar del clásico hormigón.

    De este singular acueducto, datado a mediados del siglo I, se conservan 32 pilastras, posiblemente menos de la mitad de las que debió tener.

  5. Aqua Alexandrina, Roma

    fICKR / gENGISH

    La ciudad de Roma, la más grande del imperio, llegó a tener once acueductos construidos a lo largo de un período de quinientos años. Uno de ellos fue el de Aqua Alexandrina que tenía un recorrido de algo más de 22 kilometros desde Pantano Borghese a los baños de Alexander en el Campo de Marte siendo sus seis primeros kilómetros un túnel subterráneo.

    El acueducto fue construido en el año 226 bajo el mandato del emperador Alejandro Severo y en el tramo más elevado los arcos tenían una altura de 20-25 metros. Los arcos del acueducto son de hormigón con revestimiento de ladrillo. Hay cuatro pequeños soportes de mármol travertino en la parte superior de cada pilar.

    Es posible seguir el acueducto a través de campos abiertos y granjas dispersas por las afueras de Roma o descansar tranquilamente entre las ruinas de esta formidable construcción en Tor Tre Teste donde se estableció un parque público en torno a las restos arqueológicos romanos.

  6. Anio Novus y Aqua Claudia en Roma

    Aqua Claudia
    Aqua Claudia

    Sin salir de la Ciudad Eterna, encontramos el acueducto de nivel más alto de todos los que llegaban a la ciudad de Roma. El Anio Novus recibió su nombre por el río Aniene y comenzó a construirse, al igual que el Aqua Claudia, por Calígula en 38 d. C. y acabado en el año 52 por Claudio, quien lo inauguró el 1 de agosto.

    El Anio Novus recogía las aguas del Aniene en proximidad de los montes Simbruinos, mientras que el el Aqua Claudia captaba desde la cima del valle del Aniene.

  7. Acueducto de Almuñécar

    En la localidad de Almuñécar, en Granada, los romanos también dejaron su huella con un acueducto que, si bien no es de los más conocidos de España, si conserva varios tramos del trazado original que se han mantenido en funcionamiento hasta nuestros días para regar los huertos de la ciudad. Por distintos motivos el acueducto perdió piedras con el paso de los años y el canal quedó interrumpido.

    Construido en el siglo I d.C. fue utilizado posteriormente en el sistema de acequias árabe y declarado en 1931 Bien de Interés Cultural . El tramo a la vista de mayor altura se localiza junto al cauce del río Verde.

  8. Acueducto de Aspendos en Turquía

    Aspendos es una antigua ciudad greco-romana, a unos 45 kilómetros al este de la actual ciudad de Antalya. Esta urbe fue muy importante en época romana y en ella se encuentra el acueducto y el teatro, uno de los mejor conservados del mundo romano, construido bajo el emperador Antonino Pío.

    El acueducto de la ciudad tiene un sifón invertido bien conservado lo que le convierte en una obra única. Esta característica hizo famosa la construcción que se dividía en tres puentes separados por dos torres donde ascendía y descendía el agua y que hoy en día aún conserva los 30 metros de altura.

    El sifón invertido del acueducto romano de Aspendos es 1.670 metros de largo y cruzó una amplia y originalmente pantanosa plana del valle entre las colinas y la ciudad.

  9. Pont du Gard en Francia

    En el sur de Francia junto al pueblo de Remoulins se levanta El Pont du Gard, un impresionante puente romano construido durante en el siglo I D.C. En esta ocasión la construcción no pretendía llevar el agua de un lugar a otro sino servir de pasarela para personas, animales y carruajes que querían atravesar el río Gardon.

    El puente, construido en tres niveles, tiene 49 metros de alto y el nivel más largo tiene 275 metros de longitud.

    El Pont du Gard es una de las cinco atracciones turísticas más visitadas de Francia, con 1,4 millones de visitantes en 2001 y está incluido en la lista de Grand site national. A día de hoy está prohibido su paso como medida de conservación.

  10. Acueducto de Zaghouan en Túnez

    FLICKR / jAFFEUXNOUGUIER

    El acueducto de Zaghouan o de Cartago de época de Adriano es una antigua construcción romana que conectaba Cartago con las fuentes de Zaghouan. Tenía una longitud total de 132 km, de los cuales 17 km eran en arquería. La rama principal de Zaghouan, que captaba de dos potentes manantiales medía 91 km y la que venía desde Ain Jouggar, que captaba de otros dos, tenía 41 km.

    Para abastecer de agua el acueducto Adriano construyó el Templo de las Aguas, en forma de concha abierta encajada en la montaña. En la parte superior, el monumento tiene un hemiciclo compuesto por 12 nichos que albergaban las estatuas de las ninfas. En el centro puede verse el nicho número 13, el más importante, pues constituía el templo propiamente dicho y albergaba la estatua de la divinidad protectora de la fuente.