Poza en el borde de las cataratas Victoria - Sarah Depper

Diez precipicios (además de El Púlpito) a los que da miedo asomarse

Miradores y piscinas de vértigo. Acantilados y senderos solo para atrevidos. Diez pistas al filo de lo posible, tres de ellas en España

Actualizado:

Miradores y piscinas de vértigo. Acantilados y senderos solo para atrevidos. Diez pistas al filo de lo posible, tres de ellas en España

1234567891011
  1. La piscina del diablo, entre Zimbabue y Zambia

    Poza en el borde de las cataratas Victoria
    Poza en el borde de las cataratas Victoria - Sarah Depper

    La muerte de un turista español al precipitarse al vacío desde El Púlpito, el famoso mirador de los fiordos noruegos, dejó sin aliento ayer a muchos viajeros que en alguna ocasión han posado para una foto en esta roca o en muchos otros lugares del mundo colgados sobre el vacío. Los miradores alucinantes y espectaculares, ya sea un rascacielos o un acantilado, nos atraen a todos, fascinados por el vértigo y los lugares extraordinarios. Casi siempre bastan unas mínimas precauciones para que nada ocurra, pero hay situaciones y lugares donde el riesgo es evidente. Además de El Púlpito y los fiordos noruegos hay otros precipicios a los que da miedo asomarse (aunque todos los viajeros lo hacemos).

    [Así es El Púlpito, el mirador más vertiginoso de los fiordos noruegos]

    La Piscina del Diablo es quizá el lugar del mundo más extravagante para bañarse, una poza en el borde de las cataratas Victoria, entre Zimbabue y Zambia. También se le puede considerar la piscina más peligrosa del mundo. Dicen que quince personas se han precipitado al vacío. Sea cierto o no, lo cieto es que esta insólita poza situada en la frontera impresiona. El río Zambeze viaja feroz hacia un precipicio de más de cien metros de altura.

  2. Acantilados de Moher, Irlanda

    Atardecer en los acantilados de Moher
    Atardecer en los acantilados de Moher

    Los acantilados de Moher son la atracción turística más visitada de Irlanda, con un millón de personas. Desde el punto más alto, la caída sería de 214 metros. Durante años, miles de turistas han recorrido esos recovecos que se ven en la fotografía, en bici y a pie, en un itinerario de unos ocho kilómetros. El pasado mes de julio se inauguró un paseo señalizado de 12 kilómetros.

  3. Hua-Shan, China

    Cadenas para sujetarse en el ascenso al monte Hua
    Cadenas para sujetarse en el ascenso al monte Hua - Frank Kehren

    El monte Hua, conocido también como Huá Shan, se halla en la provincia de Shanxi, 120 km al este de Xi'ian y cerca de Huayin, en China. Es una de las cinco montañas sagradas del taoísmo. Para ascender al pico Norte hay dos rutas de ascenso. La más popular es el cañón del monte Hua, con unos 6 kilómetros desde el pueblo de Huashan. Desde el pico Norte, hay una serie de senderos que son la única manera de llegar a los otros picos. Hay cadenas para sujetarse y no caer al vacío. El peligro aumenta cuando se concentran miles de peregrinos, lo que suele ser frecuente.

  4. Camino a Los Yungas, Bolivia

    Carretera de la muerte, en Bolivia
    Carretera de la muerte, en Bolivia

    A esta ruta de unos ochoenta kilómetros se la considera la carretera (camino) más peligrosa del mundo. Y no es una exageración. Cada año pierden la vida medio centenar de personas. Une la ciudad de La Paz y la región de Los Yungas, al noreste del país. El peligro evidente de la ruta la ha convertido en un destino turístico popular, sobre todo para los fans de la bicicleta de montaña. Para los conductores, afortundamente, ya hay otra carretera más moderna que permite evitar este sendero, aunque muchos lo siguen usando. En algunos tramos, el conductor tiene que retroceder hasta encontrar un hueco en el que parar y de dejar pasar al coche que venga en sentido contrario.

  5. Paso de Mahoma, monte Aneto, Huesca

    david domingo

    El llamado paso de Mahoma, en el monte Aneto, no es técnicamente difícil, pero esa aparente sencillez invita a subir a niños o personas mayores, a senderistas no excesivamente preparados, que con una racha de viento o un mal paso pueden precipitarse al vacío. Albert de Franqueville bautizó el paso final a la cumbre como «puente de Mahoma», de acuerdo a la leyenda musulmana que dice que la entrada al paraíso es tan estrecha como el filo de una cimitarra sobre la que sólo pasan los justos.

    El Aneto, de 3.404 metros de altura, es el pico más alto de toda la cordillera Pirenaica. Se halla en el Valle de Benasque, Huesca. La ascensión necesita no menos de diez horas, y siempre hay que tener en cuenta que en el llamado paso de Mahoma no es raro encontrarse con un «atasco» de excursionistas.

  6. Puente Colgante de Capilano, Canadá

    Puente Capilano, no lejos de Vancouver, Canadá
    Puente Capilano, no lejos de Vancouver, Canadá - capbridge.com

    Estos son los datos: cruza el río Capilano en el Distrito de North Vancouver, Columbia Británica, Canadá. Tiene 140 metros de largo y el río queda a 70 metros de distancia. Cada año lo cruzan más de 800.000 visitantes.

    El actual puente no es el original, que se levantó en 1889, cuando George Grant Mackay compró los terrenos del otro lado del río Capilano y construyó una cabaña de madera y un primitivo puente que comenzó a atraer visitantes desde entonces. El actual tiene barandillas, lo que modera la sensación de vértigo.

  7. Sima de San Pedro, Oliete Teruel

    La sima de San Pedro debió ser durante siglos un lugar inquietante, amenazador, un pozo sin fondo al que las piedras tardan varios segundos en llegar. Desde la pasarela hasta el fondo del lago hay unos 107 metros, lo que da idea de sus dimensiones, de su espectacularidad. Por su valor geológico, se la considera única en Europa. Y por sus condiciones, se la utiliza a menudo para realizar competiciones nacionales e internacionales de espeleología. Un descenso hasta su corazón es una de las aventuras más vertiginosas que aún podemos acometer. El fondo de esta espectacular boca lo ocupa un lago de veintidós metros de altura y unos 560.000 m3 de agua. Los niños que se acercan hasta la pasarela/mirador prueban la caída con algún que otro guijarro y con el clásico grito del eco. Alrededor, silencio, el cielo azul, los riscos, escenarios solitarios perfectos para rodar un videoclip.

  8. Caminito del Rey, Málaga

    Este vídeo hizo famoso en todo el mundo el Camino del Rey malagueño - garibulo

    El Caminito del Rey es un paso construido en las paredes del desfiladero de los Gaitanes, en El Chorro, entre Álora y Ardales, en la provincia de Málaga. Se trata de un paso peatonal de 3 km con largos tramos con una anchura de apenas un metro a cien metros sobre el río, en unas paredes casi verticales. Actualmente está muy deteriorado, y, en teoría, no está permitido el paso. Pero lo cierto es que ni los carteles que alertan de la prohibición ni las multas a las que se arriesgan los infractores, de más de 6.000 euros, disuaden a muchos excurisonistas. La Diputación de Málaga ha anunciado recientemente la rehabilitación de este sendero, que podría volver a ser transitable en 2015.

    La pasarela la construyó a principios del siglo XX la Sociedad Hidroeléctrica del Chorro para labores de mantenimiento de las presas del Gaitanejo y del Chorro. Su nombre se debe, según parece, a que por alló pasó Alfonso XIII para inaugurar la presa del Conde de Guadalhorce.

    Hace unos años se hizo famoso un vídeo en Youtube que lo calificaba como el sendero más peligroso del mundo. Actualmente, ese vídeo lleva ya cercade diez millones de visitas.

  9. Glaciar de Dachstein, Austria

    Planai Bahnen/Gery Wolf

    El glaciar de Dachstein era ya una de las atracciones más populares de los Alpes, en especial el mirador Sky Walk, de por sí vertiginoso, con 250 metros de caída. Sin embargo, ahora han doblado la apuesta con la plataforma y el puente colgante, de cien metros de largo, cerca de la localidad de Schladming. «Los visitantes pueden experimentar la impresionante sensación de quedar suspendidos sobre las rocas, con la mirada puesta en los Alpes», dijo en la inauguración Karl Höflehner, director técnico del proyecto.

    Más información y fotos sobre la construcción del mirador, aquí.

  10. Castel Trauttmansdorff, en Merano, Italia

    Die Gärten von Schloss

    Matteo Thun, autor de esta obra realizada en 2005, la define así: «En el más hermoso jardín botánico en Italia, una plataforma panorámica para tener la sensación de volar. Se concibe como un promontorio suspendido entre las colinas, en los jardines del castillo de Trauttmansdorff, que ofrece una visión de Merano y las montañas del entorno. El suelo de rejilla de acero crea una sensación de estar flotando, 25 metros por encima de las rocas, a 200 metros del fondo del valle del Adige».

  11. El Púlpito, Noruega

    hilobi

    El Preikestolen (El Púlpito) es un mirador natural, de unos 25 por 25 metros, situado a 600 metros sobre el Lysefjorden. Para llegar a este imponente mirador es necesaria una caminata de dos horas de ida y otras tantas de vuelta.

    Más información sobre esta maravilla de la naturaleza, aquí.