Cordero al curry, en el restaurante Ganges de Madrid
Cordero al curry, en el restaurante Ganges de Madrid

Siete de los mejores restaurantes indios de Madrid

El crítico gastronómico de ABC comparte sus restaurantes favoritos de comida india en la capital

Actualizado:1234567
  1. Tandoori Station

    Tandoori Station, en la calle de José Ortega y Gasset
    Tandoori Station, en la calle de José Ortega y Gasset - BELÉN DÍAZ

    Abundan en Madrid los restaurantes de cocina india, pero sin embargo son muy pocos los que marcan un nivel mínimo. Abundan, por ejemplo, los establecimientos dedicados a esa cocina en el barrio de Lavapiés, algunos muy auténticos, pero con instalaciones y otros detalles cutres que no invitan a visitarlos. En general, con contadas excepciones, se repiten las cartas en unos y otros, con el horno tandoor y los curries como protagonistas. Y con el miedo a usar el picante como lo hacen en su país de origen. Piensan, y desgraciadamente tienen razón, que a una gran mayoría de españoles no les gustan esos puntos muy especiados, así que optan por renunciar a la autenticidad. Eso sí, cuando algún cliente lo solicita le sirven los puntos genuinos. Entre esa amplia oferta que comentamos, estos son nuestros siete favoritos en la capital, todos ellos con un nivel muy aceptable.

    Tandoori Station

    Para muchos el mejor restaurante indio de Madrid. Curiosamente, su propietario, Nadeem Siraj Begum, es paquistaní. En lugar de los habituales locales de decoración recargada, plagados de detalles tópicos, encontramos un ambiente agradable y acogedor, especialmente tras la última reforma, que ha modernizado mucho el espacio. La carta, clásica y muy amplia, se divide en tres grandes bloques: entradas, asados al horno tandoori y curries. Platos que reflejan bien lo que es la peculiar cocina india, que se basa en los sabores y cuya clave está en las especias que se utilizan para elaborarla, naturales y muy aromáticas. En todos los casos los puntos de picante en esta casa son bastante genuinos y no se disfrazan. Para quienes no se quieran enfrentar a las complicaciones de la larga carta hay un menú que incluye una buena muestra de esa cocina. Lo mejor, sin duda, los curries, con diferentes grados de intensidad, desde los muy suaves hasta los extremadamente picantes. Siempre frescos y rotundos.

    TANDOORI STATION. José Ortega y Gasset, 89. 91 401 22 28.

  2. Tilk

    Sala del restaurante Tilk
    Sala del restaurante Tilk

    En los restaurantes de cocina extranjera siempre es una buena señal que los frecuenten los miembros de la embajada del país de que se trate. Y resulta que este es el favorito del embajador de la India y del resto del personal a sus órdenes. Por algo será. Sus propietarios, Andrés González y Sonia Karani, ella de origen indio, han apostado por instalar un horno tandoor, traído expresamente de Londres. Por este horno, tan importante en la cocina india, pasan buena parte de los platos de esta casa. Platos que abarcan todas las regiones de aquel gran país, pensados para satisfacer a un público diverso sin renunciar por ello a la autenticidad en las elaboraciones. La de Tilk es una cocina popular y sencilla, pero bien resuelta. Con buen producto y a precios razonables. Además, al tomar nota tienen la buena costumbre de preguntar por los puntos de picante deseados por cada cliente. En su carta destacan las pakoras (buñuelos de harina de garbanzos que hacen con espinacas y especias), las tikkas (brochetas que se marinan en yogur y especias y se hacen en el horno tandoori), y una buena oferta de curries, con distintos grados de picante.

    TILK. Oruro, 11. 91 752 55 37.

  3. Benarés

    Es, sin duda, el restaurante indio más ambicioso de Madrid. «Sucursal» del conocido establecimiento londinense del mismo nombre, con una estrella Michelin desde hace doce años. Su propietario es Atul Kochhar, un indio nacionalizado británico que ha renovado la cocina de su país natal. Benarés, que ocupa el local del desaparecido Annapurna, pionero de la alta cocina india en la capital, es un buen restaurante de lujo, muy auténtico, partiendo de la base de que la «autenticidad» de la cocina india no es sólo la de los curries al estilo británico. La India es un enorme país, con cocinas muy diferentes según las zonas y las influencias religiosas. Kocchar actualiza con inteligencia algunos de los platos tradicionales de su país y les incorpora productos locales, pero manteniendo su esencia. Hay sabor en sus elaboraciones, intensidad y respeto por la materia prima, que se acompaña con especias que la refuerzan y no la enmascaran. En la parte negativa, un problema con los puntos de pescados y mariscos, demasiado hechos, y la rebaja de los picantes, fundamentales en la cocina india. Cuenta con una barra de buena coctelería y una carta de vinos y un servicio de sala están la altura de la categoría que se busca. En cuanto a la carta, precios algo más altos que lo del resto. Es una buena opción el menú degustación por 55 euros.

    BENARÉS. Zurbano, 5. 91 319 87 16.

  4. Bangalore

    El último en llegar: Bangalore, en la calle de Diego de León
    El último en llegar: Bangalore, en la calle de Diego de León

    Es el último en incorporarse a la nómina de restaurantes indios en Madrid. Abierto hace pocas semanas, es un proyecto ambicioso, con una decoración muy cuidada y una amplia terraza en la calle Diego de León. En su carta, las especialidades habituales, desde el pollo o el cordero hechos en el horno tandoori, hasta los curries, con un punto de refinamiento por encima de lo habitual, y algunos platos que se salen del sota, caballo y rey. Interesante apartado de elaboraciones vegetales, con las lentejas como principales protagonistas. Por ejemplo el «dhal makani», donde están guisadas en un agradable curry. Tienen menú del día y un menú degustación por 35 euros. Además, una breve carta de vinos con una selección muy poco habitual. De los mismos propietarios, menos ambicioso, es Purnima, al final de la calle José Ortega y Gasset.

    BANGALORE. Diego de León, 63. 91 057 17 73.

  5. Ganges

    Una de las zonas del restaurante Ganges, en la calle de Bolivia
    Una de las zonas del restaurante Ganges, en la calle de Bolivia

    Abierto hace más de treinta años, Ganges es uno de los pioneros de la cocina india en Madrid. Con una recargada decoración muy típica-tópica, que va desde grandes imágenes de dioses y diosas hindúes hasta un taxi tradicional pasando por un cuadro de Gandhi, este es un restaurante que se mantiene inmutable a lo largo del tiempo. Ofrece prácticamente la misma carta que tenía en su apertura hace tres décadas. Entre sus especialidades, los langostinos al horno tandoori y un buen curry vindaloo de cordero, bastante picante. Acompáñenlo con una ensalada de yogur para rebajar su intensidad.

    GANGES. Bolivia, 11. 91 457 27 29.

  6. Swagat

    Un rincón de Swagat
    Un rincón de Swagat

    Primero en el local de la calle Cartagena y más recientemente en el de Núñez de Balboa, este es uno de los restaurantes de referencia cuando se habla de cocina india en Madrid, aunque su nombre suene menos que el de otros. La india Shibani Saigal llegó de Nueva Delhi hace treinta años para dar a conocer a gastronomía de su país en España. Swagat significa bienvenido, y lo cierto es que el ambiente de estos dos establecimientos es muy acogedor. Comedores muy coloristas, decorados con los clásicos motivos indios, y camareros de aquel país pero que se manejan bien en nuestro idioma y que además se alegran mucho cuando el cliente pide los platos picantes o se interesa por las buenas salsas que se ponen en la mesa al comienzo. La de Swagat es cocina del norte de la India, en la que tiene gran protagonismo el horno tandoor, donde se hacen el pollo, el cordero y algunos pescados, adobados previamente con hierbas y especias y en algunos casos con yogur. Reflejo de la cocina india, que posee una gran personalidad, basada en sabores y aromas y cuya clave está en las especias, naturales y muy aromáticas. En esta casa los precios están algo por encima del resto de indios, pero la calidad está sobre la media.

    SWAGAT. Núñez de Balboa, 29. 91 577 95 66. Cartagena, 82. 91 805 33 97.

  7. Fathe Pur

    El nombre de Fathe Pur responde al de una mítica ciudad de la India. No es este un sitio fashion. Dos modestos comedores, camareros indios, pero platos muy auténticos y a precios contenidos. La cocina india, basada en sabores y en aromas y cuya clave está en las especias, naturales y muy aromáticas, está aquí representada en todas sus elaboraciones tradicionales. Entre ellas algunos tandoor, pollo, cordero o pescado adobados previamente con hierbas y especias y hechos en hornos de barro, pero lo que destaca en esta casa son los curries. Se ofrecen nada menos que 35 diferentes, de pollo, cordero, ternera, pescado y verduras. Todos resueltos con corrección y con distintos grados de picante, aunque tienden a ser bajos para no agredir a los paladares españoles. Si desean picantes genuinos no duden en pedirlos. Los mejores curries son los de cordero, especialmente el que hacen al estilo Madras, con la carne macerada previamente y ligeramente picante. Para los vegetarianos, el curry de garbanzos es una opción.

    FATHE PUR. Ibiza, 42. 91 573 67 70.