Top

Viajar - Restaurantes

Dónde comer algunas de las mejores patatas bravas de España

El crítico de ABC selecciona sus direcciones favoritas donde saborear esta tapa

AnteriorSiguiente
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5
  6. 6
  7. 7
  8. 8
  9. 9
  10. 10
Navegue usando los números

Docamar

Patatas bravas de Docamar-

Llevan más de cincuenta años preparándolas. Según su propietario, cada semana fríen más de 2.000 kilos de patatas previamente peladas y cortadas en trozos que resultan muy tiernas. Pero el secreto está en la salsa, de la que no dan la receta, razonablemente picante. Esta salsa la venden también en botellas para llevar a casa.

Docamar. Alcalá, 337 (Madrid)

Es temporada: Diez templos de los espárragos blancos en España

Bar Alonso

El equipo del Bar Alonso-

Abierto hace ya más de medio siglo, su actual propietario, hijo del fundador, ofrece en la barra un amplio surtido de buenas tapas y raciones tradicionales entre las que sobresalen los callos a la madrileña, que son para mojar mucho pan, y especialmente las patatas bravas, con las patatas en su punto, nada grasientas, y una salsa muy lograda.

Gabriel Lobo, 18 (Madrid)

Relacionado: Las 25 mejores barras de tapas de Madrid en 2015

Bar Tomás

Sala de Bar Tomas, en Barcelona-

Las patatas bravas de esta casa, en Sarriá, son probablemente las más conocidas y populares de Barcelona. Patatas bien cortadas, a lo largo, y mejor fritas para dejarlas doradas y crujientes, que se recubren con una salsa brava a la catalana, o lo que es lo mismo, una salsa roja a base de aceite y pimentón picante y un alioli potente.

Major de Sarriá, 49 (Barcelona)

Relacionado: Dónde probar algunas de las mejores gambas con gabardina de España

Cañota

Sala de Cañota, en Barcelona-

De los mismos propietarios que la conocida marisquería Rías de Galicia, este bar es uno de los mejores sitios para tapear en Barcelona. Y entre su variada oferta las patatas bravas ocupan un lugar sobresaliente. El secreto, buenas patatas, terminadas en el horno, y una salsa que elabora nada menos que Albert Adriá, socio de los propietarios en otros negocios. Salsa suave y potente, muy lograda, que se combina con un alioli muy ligero.

Cañota. Lleida, 7 (Barcelona)

Relacionado: Diez templos de las croquetas en España

Central Bar

Central Bar, en el Mercado Central de Valencia-

Propiedad de uno de los mejores cocineros valencianos, Ricard Camarena, este bar en el interior del Mercado Central abrió en agosto y ya se ha convertido en una de las referencias para el tapeo en la ciudad. Con productos del propio mercado se sirven excelentes raciones, entre ellas unas excelentes patatas bravas, muy clásicas, con la patata crujiente y la salsa, como en Cataluña, combinando una de pimentón picante con alioli.

Mercado Central. Plaza del Mercado, 6 (Valencia)

Relacionado: Qué hay de nuevo en Valencia: ocho ideas para aprovechar el viaje

Rausell

Probablemente es la mejor barra de Valencia, y desde luego la más popular y concurrida. En los expositores un producto de calidad que entra por los ojos, especialmente el marisco. Las patatas bravas, muy buenas, están entre sus especialidades. Bien fritas, con una salsa mixta potente que combina una elaboración de pimentón picante y un alioli.

Ángel Guimerá, 61 (Valencia).

Relacionado: Qué hay de nuevo en Valencia: ocho ideas para aprovechar el viaje

Jubera

Bar "Jubera" de la calle Laurel de Logroño. Clientes del local se disponen a comer las patatas bravas (con mahonesa y un poco de picante)- Sergio Espinosa, Miguel Herreros,

En la célebre calle Laurel de Logroño hay infinidad de bares para tapear, en muchos casos con una sola especialidad. Es el caso de este Jubera, que se centra en las patatas bravas. Las sirven con o sin picante, aunque es mucho más recomendable la primera opción, y están francamente buenas, crujientes por fuera y blandas por dentro, con una salsa bien elaborada a la que se le añade mayonesa.

Laurel, 18 (Logroño)

Relacionado: 48 horas en Logroño, capital de la buena vida

Mesón de Gonzalo

Las Tapas de Gonzalo, con la Playa Mayor de Salamanca reflejada en el cristal-

Una de las barras más atractivas de Salamanca, a un paso de la Plaza Mayor, con el problema de su pequeño espacio. Además del excelente jamón de la casa Carrasco, tienen fama sus patatas bravas, verdaderamente ricas, con una salsa especial, potente y muy cremosa.

Plaza del Poeta Iglesias, 10 (Salamanca).

Las Bravas

Su nombre lo dice todo. A esta casa se va a comer patatas bravas. Son tan tradicionales y genuinas que incluso han patentado la salsa con que las elaboran, muy agradable y ligeramente picante. Aunque tienen otros dos locales más en la misma zona (alrededores de la Puerta del Sol), el más auténtico es el original, famoso por los espejos de su fachada, citados por Valle Inclán en Luces de Bohemia.

Las Bravas. Callejón Álvarez Gato, 3 (Madrid)

Relacionado: Las 25 mejores barras de tapas de Madrid en 2015

La Tierruca

Tanto en su local de Ortega y Gasset como en el de Retiro, se ha convertido en una de las mejores barras de Madrid. Sus tres principales especialidades son los boquerones adobados, las berenjenas fritas y unas patatas bravas excelentes, en su punto exacto de fritura para que queden crujientes por fuera y tiernas por dentro. Y con una salsa auténtica que sigue la tradición de las tabernas madrileñas.

Ortega y Gasset, 53. Avenida de Nazaret, 8. Madrid

AnteriorSiguienteToda la actualidad en portada

comentarios