Top

SAN VALENTÍN Diez buenos (y románticos) restaurantes en Madrid

El crítico de ABC selecciona sus direcciones favoritas para una cena el día de los enamorados o en cualquier momento

AnteriorSiguiente
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5
  6. 6
  7. 7
  8. 8
  9. 9
  10. 10
Navegue usando los números

Maitia

Restaurante Maitia- BELÉN DÍAZ

Su pequeño comedor decorado con sencillez y buen gusto es un espacio perfecto para una cena íntima en San Valentín. Sobre todo porque además en Maitia se come muy bien, especialmente si lo que se busca es esa cocina «académica», de alta escuela, que paulatinamente va desapareciendo de nuestros restaurantes. Hay que unir el amabilísimo trato de los propietarios, Covadonga de la Rica y su marido, Federico. Este atiende la sala y se ocupa de los vinos, mientras que ella es la cocinera, aunque también se deja ver con frecuencia por las mesas para presentar los platos. Formada en Le Cordon Bleu, Covadonga ejecuta una cocina absolutamente académica, con gran técnica, bien ejecutada, y con presentaciones muy cuidadas.

MAITIA. Trueba y Fernández, 16. www.restaurantemaitia.com

Lafayette

Restaurante Lafayette-

Uno de los poquísimos restaurantes de cocina francesa en Madrid. Y con mucho nivel gracias al trabajo de sus dos propietarios, Sebastien Leparoux en la sala y al frente de la excelente bodega, y Vicent Hubert en la cocina. Todo en un pequeño local con capacidad para apenas veinte comensales, decorado con exquisito gusto y muy confortable, perfecto para una cena en pareja. La oferta de esta casa es muy clásica, desde la sopa de cebolla gratinada, clásico entre los clásicos hasta el impecable foie gras mi cuit con especias. También el magret de pato o la contundente y estupenda bullabesa. Y de postre, crêpes Suzette, casi extinguidas en nuestros restaurantes. Bodega muy interesante, con más de cien referencias perfectamente seleccionadas, la mayoría de ellas francesas.

LAFAYETTE. Ages, s/n. Las Tablas. www.restaurantelafayette.com

El Jardín de Orfila

Restaurante de El Jardín de Orfila- BELÉN DÍAZ

Situado en el único hotel de Madrid que pertenece a la exclusiva cadena Relais & Chateaux, en un palacete de 1886, con un ambiente de lujo y clasicismo a partes iguales. Aunque en esta época no se puede disfrutar de su preciosa y romántica terraza, rodeada de vegetación y con un mobiliario de hierro al estilo de los jardines ingleses, los comedores interiores son perfectos para una comida o cena íntima. Cocina de temporada, muy cuidada en sus presentaciones, con aires clásicos. La suprema de pichón o el cochinillo confitado sobre terrina de vegetales son buena muestra de ello. Desde este viernes hasta el día 19 ofrece además un menú especial de San Valentín a cargo del cocinero Mario Sandoval, invitado para la ocasión.

EL JARDÍN DEL ORFILA. Orfila, 6. www.hotelorfila.com

La Bodega de los Secretos

La Bodega de los Secretos-

En el Barrio de las Letras, un espacio muy peculiar, en un antiguo almacén de vinos considerado la bodega más antigua de Madrid ya que data del siglo XVII. Un pequeño laberinto de galerías, cuevas y bóvedas en ladrillo visto que tras una cuidada restauración se ha convertido en un espacio vanguardista lleno de pequeños rincones a modo de reservados que garantizan la privacidad. En la carta, platos de aire internacional, fundamentalmente mediterráneos, en los que no faltan las concesiones a los productos de moda: burrata, tataki o tartar de atún, pulpo a la brasa, ceviche de corvina o secreto de ibérico.

LA BODEGA DE LOS SECRETOS. San Blas, 4. www.bodegadelossecretos.com

Ars Vivendi

Restaurante Ars Vivendi- BELÉN DÍAZ

La cocinera leonesa María Rosa García Manso y su marido, Dino Nanni son los responsables de este acogedor y coqueto restaurante italiano, uno de los mejores de Madrid. Tres reservados y dos comedores decorados con gusto y llenos de detalles muy personales y elegantes, en un ambiente muy acogedor. Dino, natural de la Emilia-Romaña, ejerce como perfecto maestro en el trato con los clientes y demostrando su amplio conocimiento del mundo del vino. La cocina de Rosa se basa en su talento y creatividad, pero siempre con sentido común, a partir de un gran conocimiento del recetario italiano y sin renunciar a otras influencias mediterráneas. Platos delicados, técnicos, sabrosos y sugerentes. Desde una sencilla y gloriosa combinación del modesto huevo frito, con sus puntillitas, sobre una cama de patatas y de «scamorzza», queso ahumado italiano, que se cubre con hongos laminados en crudo, hasta impecables platos de pasta casera.

ARS VIVENDI. Zurbano, 6. www.venutelli.eu/arsvivendi/restaurante/

Hortensio

Restaurante Hortensio- BELÉN DÍAZ

En estos tiempos en los que prima la informalidad en los restaurantes no deja de sorprender este que apuesta por un estilo de cocina académica en un entorno con cierto refinamiento. Al frente, un cocinero colombiano, Mario Vallés, formado fundamentalmente en Francia y en su cocina clásica, que practica una cocina refinada aplicando conceptos actuales. Un comedor pequeño con paredes de ladrillo visto y decoración minimalista en la que marcan la pauta los cuidados detalles: manteles de lino, candelabros, cristalería... Un escenario perfecto para una agradable cena en pareja. En la carta platos bien clásicos como el foie gras o el arroz meloso de salmonetes. Impecable también el tratamiento de aves como el pichón o la pularda, que se presenta en dos servicios.

HORTENSIO. Marqués de Riscal, 5. www.hortensio.es

Enso Sushi

Restaurante Enso Sushi- BELÉN DÍAZ

Para los amantes de la cocina japonesa esta es una muy buena opción para celebrar San Valentín. Antonio Bernal, empresario exportador de pescado, principalmente de atún rojo, que además ha vivido unos años en Japón, es el responsable de este restaurante de acogedora y cuidada decoración, con amplios ventanales a la calle Fernando el Santo y presidido por una la gran barra tras la que trabaja el equipo de sushiman, dirigido por el cocinero chileno Patricio Alarcón. La obsesión de Bernal por la calidad del pescado hace que este sea el punto fuerte de este Enso Sushi madrileño. Piezas notables que, además, son poco habituales en los restaurantes japoneses de Madrid ya que proceden de las costas levantinas, especialmente del Mar Menor. Así encontramos dentones, sargos, pargos, lubinas, doradas, caballas o salmonetes, además, claro está, de los atunes rojos de granjas marinas. Mención especial para la bodega que maneja la sumiller búlgara Metodiyka Popova, quien ofrece acertadas combinaciones de jereces, champanes y sakes para acompañar a la comida.

ENSO SUSHI. Castellana, 15 (entrada por Fernando el Santo). www.ensosushi.com

Entre suspiro y suspiro

Restaurante Entre Suspiro y Suspiro- BELÉN DÍAZ

Este restaurante mexicano fue pionero en traer a España una cocina ambiciosa, fuera del manido y terrible tex-mex que era lo único que en tiempos se podía probar por estos lares. Un espacio lleno de encanto y de colorido en el que el arte ha jugado un papel muy importante. Sus propietarios, los Castañeda, son una familia de importantes pintores mexicanos, y han trasladado su vena artística al restaurante, convertido en un lugar especial, casi un museo, en el que los cuadros (muchos pintados por ellos mismos, otros de renombrados artistas mexicanos) y otros muchos detalles cobran un gran protagonismo aunque sin agobiar en ningún momento. Asombran los cuadros, pero asombra también la mejor colección de tequilas que existe en Europa. Más de 1.500 botellas de este destilado del agave ocupan el bar de la entrada y estanterías por todo el local hacen un marco especial para un restaurante especial. Para comer, platos tradicionales mexicanos muy elaborados, bien actualizados y con toques de innovación. Desde la sopa de tortilla a los panuchos de pato al pastor con frijoles o el pollo al mole. Estos días tienen también un menú especial San Valentín por 29 euros.

ENTRE SUSPIRO Y SUSPIRO. Caños del Peral, 3. www.entresuspiroysuspiro.com

Thai Garden

Recepción del Tahi Garden-

Emilio Carcur fue el pionero en traer a Madrid un restaurante tailandés de nivel: Thai Gardens. Tras cerrarlo, emprendió este proyecto en un chalet de Arturo Soria. El nombre de Thai Garden responde perfectamente a la ubicación, con un espléndido y tranquilo jardín que, como el comedor interior, está decorado con motivos orientales, desde orquídeas hasta budas de piedra. La carta mantiene la línea que ha seguido siempre Carcur, con platos tailandeses, especialmente del norte de aquel país, que permiten una aproximación a esa milenaria cocina aunque acusando una cierta occidentalización, aligerando la potencia original de las elaboraciones para adecuarla al «gusto español». En la carta, brochetas de pollo marinado en leche de coco, ensalada de vermicell, rollitos «poh pia thoot» que se comen envueltos en hojas de lechuga con menta fresca, pollo en salsa de tamarindo, o el tradicional «pat thai», los tallarines salteados con verduras, soja y cacahuetes.

THAI GARDEN 2112. Arturo Soria, 207. www.thaigarden2112.com

El vagón de Beni

EL VAGÓN DE BENI- BELÉN DÍAZ

Situado en Hoyo de Manzanares, es un lugar de cita obligada para aquellas parejas amantes de los viajes en tren. Se trata de un restaurante metido en un vagón de ferrocarril de principios del siglo pasado y en plena sierra madrileña. Un comedor elegante y revestido de madera donde se puede degustar una buena cocina de temporada con toques afrancesados, como las vieiras salteadas con boletus y crema de trufa o la terrina de hígado de pato con orejones, puré de naranja y reducción al Pedro Ximénez. Para una cita romántica tienen un pequeño vagón privado donde cenar a solas con la pareja. Hay que reservarlo previamente e incluye un menú degustación con los vinos incluidos, un ramo de flores y una copa de champán.

EL VAGÓN DE BENI. San Macario, 6. Hoyo de Manzanares. www.elvagondebeni.es

AnteriorSiguienteToda la actualidad en portada

comentarios