Top

Viajar

Los restaurantes imprescindibles de Oviedo

Dónde comer, qué pastelerías merecen la pena, en qué barras hacer un alto... Examen a fondo de las gastronomía de Oviedo

AnteriorSiguiente
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5
  6. 6
  7. 7
  8. 8
Navegue usando los números

Mestura

Oviedo, la capital asturiana, no tiene ningún restaurante con estrella Michelin. Sin embargo, su oferta gastronómica es un fiel reflejo de la de toda Asturias. Una oferta de calidad en la que hay establecimientos para todos, desde la alta cocina hasta sitios desenfadados, con una carta centrada en tapas y raciones, pasando por las sidrerías y otros restaurantes en los que prima la tradición. Y para rematar, excelentes pastelerías, con especialidades muy ovetenses. Complemento todo de una importante oferta cultural que va desde la catedral, con su Cámara Santa, hasta los monumentos prerrománicos. Si tienen pensado pasar por allí, estas son algunas pistas que les orientarán a la hora de comer.

El mejor

Mestura. Gran Hotel España. Jovellanos, 2. www.mesturarestaurante.es

Un año después de su apertura, es el más firme aspirante a lograr para Oviedo una estrella Michelin. Al frente un joven cocinero, Javier Loya, tercera generación de una familia muy vinculada a la cocina asturiana. En sus platos hay un excelente producto, mucha técnica y una gran vinculación con Asturias. Ofrece tanto carta como dos menús degustación, el más largo, de ocho platos, por 56 euros. Llama la atención una magnífica centolla del Cantábrico que sirve ya limpia. Las patas y toda la carne en el plato y el caldo de la cabeza al lado para servirse sobre esa carne. Para disfrutar sin trabajo. Entra sus elaboraciones más destacadas, los guisantes asturianos con morcilla, menta y limón; el lomo del salmonete con jugo de sidra, o el pitu guisado a la manera tradicional. Comedor muy cuidado, servicio profesional y una buena bodega completan la que es actualmente la más atractiva oferta gastronómica de alto nivel de la ciudad.

Un clásico: Casa Fermín

Casa Fermín, en Oviedo-

Desde hace mucho tiempo este es uno de los restaurantes imprescindibles de la capital asturiana cuando se habla de cocina actual. Llegó incluso a tener una estrella Michelin, absurdamente retirada hace unos años. Hay en Oviedo pocos comedores como el de esta casa. Luis Alberto Martínez, un riojano que lleva muchos años en Asturias, mantiene una gran regularidad, basada en una excelente técnica, mucha sensatez y gran producto. Tiene carta y un menú degustación (65 euros), con platos muy logrados como la ostra del Eo escabechada; los callos de bacalao con fabas y espárrago; el salmonete con quinoa de ibérico, o el pichón con caparrones. Y un rico postre para rematar, la manzana con gelée de aguardiente de manzana Alquitara de Obispo. La continuidad de la casa está garantizada con Guillermo, el hijo de Martínez, ya en los fogones.

Casa Fermín. San Francisco, 8. www.casafermin.com

Un emergente: Ca Suso

Dos im√°genes de Ca Suso, en Oviedo-

Merecidamente premiado este año por el diario El Comercio en la categoría de «nuevo cocinero», Iván Fernández Feito, con el apoyo de su hermano Vicente en la sala, está demostrando que la cocina asturiana tiene muy buen relevo. Además de la carta ofrecen un interesante menú degustación (42 euros) con platos como la croqueta líquido de queso de La Peral, tartar de botona (un pescado del Cantábrico), guisantes con perrechicos y callos de bacalao o salmonete con pesto. Además, Iván es un buen repostero, como demuestra con uan estupenda tarta líquida de queso. Cocina actual en un ambiente desenfadado.

Ca Suso. Marqués de Gastañaga, 10. www.ca-suso.com

Tradicionales

Casa de Comidas Gloria-

Casa de comidas Gloria

Casa de Comidas Gloria. Cervantes, 24.

Nacho Manzano es uno de los más destacados cocineros asturianos. En su restaurante Casa Marcial, cerca de Arriondas, tiene dos estrellas Michelin, y otra más en Gijón, en otro restaurante llamado La Salgar. Hace unos meses cambió el registro abriendo esta casa de comidas en Oviedo, con un ambiente muy informal y una cocina puramente casera, aunque con el tamiz que le da un gran cocinero. Desde su apertura registra llenos diarios. Son imprescindibles las croquetas, casi líquidas, entre las mejores de España. Y luego todo un repertorio tradicional que incluye fabada, callos, tortilla de patata, arroz con pitu, tortos e incluso una versión del popular cachopo de ternera. Están muy buenas las lapas (llámpares) con salsa de sidra. Y de postre, la tarta de queso o el arroz con leche. Además, se puede comer con sidra.

Casa Gervasio

Casa Gervasio. Fuente de la Plata, 68. www.lagarcasagervasio.com

A diferencia de Gijón, no abundan las buenas sidrerías en Oviedo. Esta es una de las excepciones. Lejos del centro y de las rutas turísticas, frecuentada por los ovetenses con cierto nievl, se trata de un sitio muy sencillo y bullicioso, con su antiguo lagar incluido, donde se ofrece un excelente producto tratado con la máxima sencillez. Bocartes; excelentes fritos de pixín, con el rape bien jugoso; adictivas patatas fritas a la inglesa de las que sirven fuentes y fuentes... El secreto de todos estos fritos está en la calidad del aceite de oliva empleado y en su permanente renovación. Correcta tortilla de patata y rica la ensalada, aliñada con un vinagre de sidra que elabora el propietario. De postre, quesos asturianos o canutillos de crema caseros bien crujientes. Para beber, sidra.

El Tizón

El Tizón. Caveda, 18. www.restauranteeltizon.com

Si lo que se quiere es comer un buen guiso, este es el sitio. Aquí, todos los martes, sirven uno de los mejores potes de Asturias. También hacen rica fabada. Y en ocasiones especiales, una menestra a la asturiana, caldosa y con carne. Los arroces (como el pitu de caleya) y los bacalaos también están entre sus especialidades. Hay que probar también la ensaladilla, la tortilla de patata con cebolla, el popular cachopo o un roast beef francamente bueno. Tiene además una buena barra.

Informales

La Taberna del Zurdo-

Naguar

Avenida de Galicia, 14. www.naguar.es

Pedro Martino es uno de los mejores especialistas que hay en España en la elaboración de pinchos y platos de cocina en miniatura. Naguar es su establecimiento en Oviedo, con un comedor moderno y acogedor, y con una carta informal que fundamentalmente se basa en platos y raciones pensados para compartir. Eso sí, informalidad no significa menos calidad. El cocinero vuelca aquí toda su larga experiencia y su buen hacer en esos platos y raciones. Bocaditos como las croquetas de bacalao al pilpil o las clásicas de picadillo, el coulant de cocido, el burrito vegetal , las vainas rellenas de guacamole, la ensalada de berenjenas y acederas, las alitas de pollo tai, la caldereta, el tataki de secreto, o el flan de limón están a gran nivel dentro de esa línea desenfadada.

La Taberna del Zurdo

Cervantes, 27. www.latabernadelzurdo.com

Al igual que Pedro Martino, Rodrigo Roza es una gran especialista en esa cocina informal que va desde un salpicón de bogavante hasta una brocheta de langostinos con parmesano o desde unas patatitas rellenas de ternera, muy asturianas, hasta unos dimsum de gambas y jengibre. El cocinero ha ganado numerosos premios en campeonatos de pinchos y tapas por toda España. La suya es una carta con opciones para todos los gustos a unos precios muy asequibles. Buen salpicón de bogavante, ricos guisantes con panceta y huevo, bocartes fritos con jamón o unos divertidos tortos de carne gobernada que enlazan Asturias con México. Y además, buenos postres como la tarta de limón o la de manzana asada con jengibre.

Barras

No es Oviedo una ciudad muy aficionada a las barras, pero hay algunos sitios imprescindibles para el visitante. Uno de ellos es La Paloma (Independencia, 3), donde llevan más de cuarenta años sirviendo un excelente vermut, que dejan macerar ellos mismos en viejos toneles, acompañado de unas gambas con gabardina. Un clásico. Otro es El Raspón (Manuel Pedregal, 11), en la llamada «ruta de los vinos», con una tortilla de patata (sin cebolla) que merece sobradamente la visita. Y un tercero, El Ovetense (San Juan, 6), a un paso de la catedral, una veterana sidrería donde sirven un jamón asado con salsa magnífico y un rico pollo frito al ajillo. Además, le escanciarán la sidra, algo que no ocurre en todos los sitios. Visita obligada es también la «ruta de la sidra», en la calle Gascona. Aunque el nivel general no es muy alto hay un par de sidrerías que merecen la pena, sobre todo La Pumarada. Más turística, pero con buen queso y embutidos para acompañar la sidra, Terra Astur.

De copas

The Black Bar-

En los bajos del restaurante Mestura, un bar con decoración muy moderna, un ambiente agradable y una completísima oferta de cócteles y de destilados a precios muy razonables. Llama la atención su carta de ginebras y de tónicas.

The Black Bar. Jovellanos, 2.

Pastelerías

Rialto, en Oviedo-

Abundan en Oviedo las buenas pastelerías. Si quieren disfrutar con las especialidades asturianas y ovetenses, las mejores casadiellas o casadielles, una masa de harina frita rellena de una pasta de nueces, azúcar y anís, las encontrarán en Auseva (Avenida de Galicia, 11). Los carbayones son el dulce más típico de la ciudad. Se trata de un hojaldre con huevo y almendra molida recubierto de almíbar glaseado. Los mejores, en Camilo de Blas (Jovellanos, 7). Algo menos populares, pero también ovetenses, son las moscovitas, unas finas pastas de almendra bañadas en chocolate. Las crearon hace más de 80 años en la pastelería Rialto (San Francisco, 12), y allí las siguen vendiendo. Por último, los amantes del chocolate no deben dejar de probar los bombones de Peñalba (Milicias Nacionales, 4) o de Ovetus (Santa Susana, 1).

AnteriorSiguienteToda la actualidad en portada

comentarios