Mick Cam

El secreto para preparar un buen café en casa

Actualizado:

Los amantes del buen café saben que no todo vale a la hora de destilar esta semilla molida. Modernas cafeteras compiten en el mercado con la clásica italiana para convertirse en la máquina elegida por el usuario. El experto en la elaboración de café Óscar de Toro, ha incidido en la importancia de ciertos elementos básicos que pueden determinar que una taza de café sea buena como la constitución del café –grano o molido-, su procedencia, su temperatura de infusión, el agua o la leche.
Seis sencillos pasos ayudarán a conseguir el mejor expresso del mercado.

Buena materia prima

La materia prima es fundamental por eso el primer paso es elegir un buen café y el agua adecuada. Existen en el mercado básicamente dos tipos de café según la variedad de cafeto, el arábica y el robusta así como dos tipos en función del método de tueste, el natural y el torrefacto. El café que se consume normalmente es una mezcla de ambos tuestes y en las cafeteras modernas es el propio usuario el que elige la cápsula que más se adapta a sus gustos.

Para los cafeteros más clásicos y amantes de la cafetera italiana, el agua juega un papel importante. Si tiene demasiado cloro o cal afectará al sabor por lo que los expertos recomiendan usar agua mineral.

Otra discusión entre los cafeteros es la cantidad de agua a añadir. Es fundamental conseguir el punto justo. Ni pasarse ni quedarse corto. Algunas cafeteras tienen una muesca o marca que indica el nivel apropiado pero la mayoría carecen de ella. El truco que usan los italianos es servir el agua hasta alcanzar el centro de la válvula circular por la que la cafetera deja escapar vapor. De esta manera, cada taza tendrá la proporción justa de agua y de café.

Dosificar el café

La cantidad de café y su colocación en el filtro es importante. Los cafeteros recomiendan emplear la proporción adecuada poniendo el grano molido con suavidad, con pequeños golpes y nunca presionar para que quepa más cantidad en el filtro.
Una vez con el café y el agua adecuado es el momento de poner la cafetera en el fuego. El calor debe ser constante para conseguir sacar todo el sabor y no se debe retirar del fuego hasta que llene el depósito por completo.

El secreto para conseguir un buen café pasa por remover en la misma cafetera antes de servir. De esta forma la concentración de café será la misma en todas las tazas.

La leche juega un papel importante

Más allá del tipo de cafetera en el decálogo de la buena elaboración y presentación del café, la leche tiene un papel importante. El barista Óscar de Toro subraya la necesidad de conocer los componentes lácteos y las diferentes temperaturas de servicio, ya que éstas pueden modificar el sabor final de una taza de café.