Restaurantes

ABCViajar

Restaurantes

Tapeando por España: Santander

La lista de los mejores lugares para tomar pinchos por la capital cántabra

Día 07/11/2012 - 12.04h
Tapeando por España: Santander
11870
Pinchos en el Cañadío

Santander, además de ser una de las ciudades más bonitas de España, sorprende por su amplísima oferta de bares, tascas y tabernas en los que tapear de manera muy satisfactoria. Aunque están repartidos por toda la ciudad, buena parte de ellos los encontramos en Puertochico y sus alrededores, en los antiguos barrios de marineros. En casi todos encontraremos un tentador surtido de pescados y mariscos del Cantábrico, en especial las tradicionales rabas y las anchoas en salazón, pero también guisos populares cántabros, los buenos quesos de la tierra y, en los últimos tiempos, tapas y pinchos de diseño. Las opciones son muchas y muy buenas por lo que resulta complicado elegir. No obstante, estos son nuestros diez favoritos

CAÑADÍO. Gómez Oreña, 15

Toda una institución en la capital santanderina, en la céntrica Plaza de Cañadío, el restaurante de Paco Quirós cuenta con una excelente barra, siempre bien surtida de pinchos y tapas que se renuevan con frecuencia. Entre sus especialidades, el bacalao al pilpil, la hamburguesa de bonito, las rabas, los imprescindibles buñuelos de merluza o las croquetas de chorizo. Buena oferta de vinos.

CASA LITA. Paseo de Pereda, 37

En poco menos de una década se ha consolidado como uno de los lugares imprescindibles de Santander cuando se quiere comer a base de pinchos. Joseba Guijarro prepara cada día cerca de un centenar de pinchos fríos y calientes, tradicionales y modernos, siempre muy elaborados. Algunos de ellos han sido premiados en diferentes campeonatos, como el de bacalao tomaca con olivas negras.

LA CIGALEÑA. Daoíz y Velarde, 19

Miles de botellas colocadas en las paredes y el techo dan fe de que este tradicional bar es un especio en el que el vino adquiere un gran protagonismo. Los hermanos Conde, tercera generación al frente del negocio manejan una extraordinaria bodega con más de 30.000 botellas. Y para acompañar el vino, en la barra se ofrece un buen surtido de tapas, especialmente jamón y embutidos.

EL BAR DEL PUERTO. Hernán Cortés, 63

Más de 80 años de historia tiene este bar-restaurante que ofrece a sus clientes los mejores productos del mar. Sus expositores son toda una tentación, con amplísima variedad de mariscos que se preparan cocidos o a la plancha. Y además, un notable surtido de raciones y tapas entre las que sobresalen las gambas con gabardina, las rabas, los callos, la tortilla con tomate o el salpicón de bogavante.

BODEGA DEL RIOJANO. Río de la Pila, 5

Otro clásico de Santander. Abierto en 1940, reabrió sus puertas en 2009 tras una amplia rehabilitación y cambio de propiedad pero manteniendo toda la esencia de la etapa anterior, con las barricas pintadas por importantes artistas. En su barra, tapas de raíz riojana como chorizo al vino, ensalada de pimientos asados o asadurillas de lechazo, junto a otros cántabras como las rabas y las anchoas en salazón.

DIAS DESUR. Hernán Cortés, 47

Abierto hace tres años, este es un lugar muy adecuado para quienes busquen un ambiente moderno, tanto en su decoración como en su oferta de pinchos o en el público que lo frecuenta. A la vez bar, restaurante y coctelería, en su barra conviven las tradicionales rabas santanderinas con tapas internacionales como un salteado indio de langostinos y rape, hamburguesas ecológicas o nachos y tacos.

LA FLOR DE TETUÁN. Tetuán, 25

Una de las mejores marisquerías de Santander, con un género de primera categoría. El vivero en el que se exponen pescados y mariscos es ya de por sí todo un espectáculo. Los percebes de esta casa gozan de merecida fama, pero no hay que hacerle ascos al resto, desde cigalas hasta bogavantes. Tampoco a sus excelentes salpicones, a la ensaladilla de marisco, a las rabas, o a las anchoas en salazón.

LA CONVENIENTE. Gómez Oreña, 19

Situada en un antiguo almacén de vinos, la gran especialidad de esta casa son los fritos, especialmente las croquetas. Todo servido en raciones generosas y con muy buena relación calidad-precio. Si se va en grupo, una buena opción es la tabla de frituras, que incluye las citadas croquetas, huevos rebozados con bechamel, pechuga empanada, empanadillas y morcilla. Además, buena cecina, embutidos y quesos.

BODEGA LA MONTAÑA. San Fernando, 28

Otro clásico santanderino, con ambiente rústico y un buen surtido de pinchos y raciones, la mayor parte de ellos basados en la cocina tradicional cántabra. Destacan pinchos como el de bacalao ajoarriero con huevo de codorniz o el de morcilla. Y de las raciones, las de oreja crujiente, callos o pulpo a la gallega. Una buena opción son las mini sartenes de huevos rotos, con distintos ingredientes como, por ejemplo, jamón y foie.

EL MACHI. Calderón de la Barca, 9

Antigua taberna marinera recientemente remodelada que tiene fama de servir unas rabas que están entre las mejores de la ciudad. Ambiente que recrea los años 40 y un buen surtido de tapas y raciones, con mención, además de las rabas, para los mejillones en cazuela, para las almejas a la sartén, para las anchoas en salazón y para la amplia variedad de mariscos que ofrecen cada día.

Compartir

  • Compartir

publicidad
Consulta toda la programación de TV programacion de TV La Guía TV

Comentarios:
Camino de Santiago

Encuentra los mejores restaurantes

Por tipo de cocina

Lo bello
lo útil